LAS OBRAS DE LA CARNE: EL RESULTADO

OBRAS DE LA CARNELAS OBRAS DE LA CARNE: EL RESULTADO

Pablo explica los resultados de hacer las obras de la carne:

“… de las cuales os advierto, como ya lo hice antes, que los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios” (Gálatas 5:21).

Dios ha dado una manera de evitar este castigo:

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9).

CAMINE EN EL ESPÍRITU

¿Cómo se deja de hacer las obras pecadoras de la carne?
Primero: Arrepiéntase de su pecado y tiene fe hacia Dios a través de aceptar a Jesús como el Salvador personal:

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (1 Corintios 5:17).

Dios no toma al hombre pecador y le da un curso de auto superación. Él crea una nueva criatura.
Las cosas viejas fallecen. Las obras de la carne serán reemplazadas por el fruto del Espíritu Santo.
Segundo: se llene del Espíritu Santo. Es el Espíritu Santo que le permitirá que camine en el Espíritu en lugar de caminar en los caminos pecadores de la carne:

“Porque la carne desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu lo que es contrario a la carne” (Gálatas 5:17).

Tercero: Comprenda que usted no puede librarse de las obras de la carne y caminar en el Espíritu a su propio esfuerzo.
El Apóstol Pablo describió la lucha que él tenía en su propio esfuerzo para vivir una vida piadosa:

“Porque lo que hago, no lo entiendo, pues no practico lo que quiero; al contrario, lo que aborrezco, eso hago. Y ya que hago lo que no quiero, concuerdo con que la ley es buena. De manera que ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que mora en mí. Yo sé que en mí, a saber, en mi carne, no mora el bien. Porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero; sino al contrario, el mal que no quiero, eso practico” (Romanos 7:15-19).

Pablo experimentó la dificultad de vivir una vida santa pero él continuó siguiendo esta meta a pesar de sus fracasos.
Pídale a Dios que ponga un deseo de ser santo en su corazón. Siempre que usted fallar y pecar, confiéselo inmediatamente y pide al Espíritu Santo para ayudarle a superarlo. Esto es cómo usted aprende a caminar en el Espíritu y…

“Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Porque Dios hizo lo que era imposible para la ley, por cuanto ella era débil por la carne: Habiendo enviado a su propio Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justa exigencia de la ley fuese cumplida en nosotros que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque los que viven conforme a la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que viven conforme al Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque la intención de la carne es muerte, pero la intención del Espíritu es vida y paz. Pues la intención de la carne es enemistad contra Dios; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede. Así que, los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Sin embargo, vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él (Romanos 8:1-9).

El fruto de las calidades de semejanza de Cristo sólo desarrollan mientras usted camina en el poder del Espíritu Santo. Esto es por qué es tan importante para los creyentes entender el ministerio del Espíritu Santo.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*