Visión de Juan en Patmos: Poder sobre la Muerte Y el Hades

Poder sobre la Muerte Y el Hades
(97) Visión de Juan en Patmos: Poder sobre la Muerte Y el Hades (a)

Leer versículos aquí

Pero ahora estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del Hades. Apocalipsis 1:18 NBLH)

Reflexión
En términos bíblicos, llaves simbolizan poder. Recuerde que Jesús dio a la iglesia las llaves (poder) para atar y desatar cualquier cosa en la tierra y Él haría lo mismo en los cielos respaldándonos, porque esta autoridad o poder se ejerce en Su Nombre. Aquí nos dice, que la muerte y el Hades están sujetos a Él. Pablo lo dice así: y hallándose en forma de hombre se humilló a si mismo hasta la muerte, por lo cual Dios le exaltó hasta lo sumo y le dio un Nombre sobre todo nombre, para que todo esté sujeto a Él en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra (Filipenses 2:6-11).

(98) Visión de Juan en Patmos: Poder sobre la Muerte Y el Hades (b)

Y He aquí, que estoy vivo por los siglos de los siglos y tengo las llaves de la muerte y del Hades. (Apocalipsis 1:18 LBLA)

Reflexión
Jesús nos dice que tiene poder o las llaves de la muerte y del Hades; ¿Pero, que son estos dos agentes o elementos, que quiere decir Jesús? Primero debemos entender que, desde la perspectiva bíblica, hay tres tipos de muertes: (1) Física. (2) Espiritual. (3) Segunda muerte. La muerte en sentido de persona o potestad es un espíritu y forma parte del reino de las tinieblas, tema que se ampliará más adelante. Dice el diccionario bíblico sobre la muerte física: “Fenómeno universal que marca la terminación de la vida, generalmente muy lamentado”.

(99) Visión de Juan en Patmos: Poder sobre la Muerte Y el Hades (c)

Estuve muerto, pero ahora vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del infierno. (Apocalipsis 1:18 NVI)

Reflexión
Continúa descripción del diccionario, sobre la muerte: “En el orden de la naturaleza, lo experimentan las plantas y los animales. Los primeros seres humanos, Adán y Eva, no fueron creados para morir, sino con una capacidad: ellos debían de escoger entre la inmortalidad y la muerte. Todo dependía de su obediencia a Dios (Génesis 2:17). Tanto Adán como Eva desobedecieron al comer del fruto prohibido y murieron (Génesis 3:6). La muerte humana, sin embargo, fue distinta de la de los animales, en que Adán no dejó del todo de existir”.

(100) Visión de Juan en Patmos: Poder sobre la Muerte Y el Hades (d)

Estuve muerto, ¡pero mira! ¡Ahora estoy vivo por siempre y para siempre! Y tengo en mi poder las llaves de la muerte y de la tumba. (Apocalipsis 1:18 NTV)

Reflexión
Continuación… “Su muerte (de Adán, el primer hombre creado) tenía dimensiones físicas, morales y espirituales, y por causa de su desobediencia la misma clase de muerte pasó a todos sus descendientes, y a toda la raza humana (Romanos 5:12). La muerte humana no implica dejar de existir; más bien consiste básicamente en una separación. La muerte física es la separación entre lo físico y lo inmaterial, o sea entre el cuerpo y el alma. La muerte espiritual es la separación del ser humano de su Dios”. Este último se puede evitar, confesando a Cristo como Señor.

(101) Visión de Juan en Patmos: Poder sobre la Muerte Y el Hades (e)

Y tengo las llaves de la muerte y del Hades. Más el árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. (Apocalipsis 1:18; Génesis 2:17 RVR)

Reflexión
Se está describiendo la muerte desde el diccionario bíblico, cual Cristo venció: “La muerte física fue resultado del pecado original, pero Adán no perdió la vida el día que comió el fruto prohibido, sino vivió 930 años (Génesis 5;5). Su muerte consistió en dejar de ser inmortal; comenzó a envejecer desde aquel momento, y la muerte le fue inevitable. Se supone que, si no hubiera desobedecido a Dios, hubiera sido inmortal, tanto física como espiritualmente. Normalmente la muerte física sigue siendo inevitable para todo ser humano”.

(102) Visión de Juan en Patmos: Poder sobre la Muerte Y el Hades (f)

¡Ahora estoy vivo por siempre y para siempre! Y tengo en mi poder las llaves de la muerte y de la tumba. Pero permítame revelarles un secreto maravilloso. ¡No todos moriremos, pero todos seremos transformados! Sucederá en un instante, en un abrir y cerrar de ojos. (1 Corintios 15:51-52 NTV)

Reflexión
Hablando siempre de la muerte (de Adán y del hombre), desde diccionario… “Sin embargo, ha habido y habrá excepciones. Enoc (Hebreos 11:5) y Elías (2 Reyes 2:1-11) fueron trasladados al cielo sin sufrir la muerte física, y en los últimos días, cuando el Señor arrebate a su Iglesia, todos los creyentes que aún vivan en aquel día serán trasladados directamente al cielo (1 Tesalonicenses 4:13-18). Por eso Pablo dice: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados (1 Corintios 15:51). Esto es motivo de gran esperanza y consolación para el pueblo de Dios”.

(103) Visión de Juan en Patmos: Poder sobre la Muerte Y el Hades (e)

Y tengo las llaves de la muerte y del Hades. Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. (Apocalipsis 1:18; Romanos 5:12 RVR)

Reflexión
Parte de lo que se ha enfocado sobre la muerte física es que, esta es básicamente una separación del cuerpo del alma; implica que el alma o espíritu, está en un estado incorpóreo, porque el cuerpo es el estuche donde funciona visiblemente la persona verdadera. La muerte física es una consecuencia del pecado (Génesis 3:19), y la universalidad del pecado demuestra la universalidad del pecado (Romanos 5:12-14). No obstante, la muerte física solo afecta el cuerpo, no significa la cesación de la existencia o consciencia (Lucas 16:23; Apocalipsis 6:9-10).

(104) Visión de Juan en Patmos: Poder sobre la Muerte Y el Hades (e)

Y tengo las llaves de la muerte… Pero no queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen… Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también Dios traerá con Él a los que durmieron en Jesús. (Apocalipsis 1:18; 1 Tesalonicenses 4:13-14 LBLA)

Reflexión
El fin de la muerte física es la resurrección del cuerpo (Job 19:25). Porque la muerte física es una consecuencia del pecado, no por eso tiene que ser evitable para los redimidos (Génesis 5:24; 1 Corintios 15:51-52; 1 Tesalonicenses 4:15-17). No obstante, la muerte física para el cristiano tiene un carácter peculiar; se le llama “dormir” porque el cuerpo de ese creyente puede despertarse en cualquier momento (Filipenses 3:20-21; 1 Tesalonicenses 4:14-18); a este evento la Biblia lo define como: Arrebatamiento; y Cristo mismo toca la trompeta y recibe a los redimidos en el aire.

(105) Visión de Juan en Patmos: Poder sobre la Muerte y el Hades (f)

Pues sabemos que, cuando se desarme esta carpa terrenal en la cual vivimos (es decir, cuando muramos y dejemos este cuerpo terrenal), tendremos una casa en el cielo, un cuerpo eterno hecho para nosotros por Dios mismo y no por manos humanas. Pues nos vestiremos con un cuerpo celestial; no seremos espíritus sin cuerpo. (2 Corintios 5:1-3 NTV)

Reflexión
Hace días se refirió al cuerpo como un estuche; en esa virtud , el alma y el espíritu viven independientemente de la muerte del cuerpo, al cual la Biblia describe como un “tabernáculo” o “tienda” donde vive el yo (humano); tabernáculo del que nos podemos despojar de acuerdo a (2 Corintios 5:1-8; 1 Corintios 15:42-44; 2 Pedro 1:13-15). Cuando el creyente muere inmediatamente está con el Señor y su cuerpo regresa a la tierra para esperar la resurrección (en paz) cuando Cristo regrese (2 Corintios 5:1-8; Filipenses 1:23; 1 Tesalonicenses 4:13-15).

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*