Tu rostro busco, señor

Deja por un momento tus preocupaciones habituales, hombre insignificante; entra por un instante en ti mismo, alejándote del tumulto de tus pensamientos confusos y las preocupaciones inquietantes que te oprimen. Descansa en Dios por un momento, descansa sólo un instante en El.

Entra en lo más profundo de tu alma; aleja de ti todo excepto a Dios y lo que te pueda ayudar a encontrarlo. Cierra la puerta de tu habitación y búscalo en silencio. Di a Dios con todas tus fuerzas, díselo al Señor: ?Busco tu rostro. Tu rostro busco, señor?.

Y ahora, señor y Dios mío, enséñame cómo y dónde tengo que buscarte, en donde y como te alcanzaré.

Si no estás en mí, Señor, si estas ausente, ¿en dónde te encontrare?, Si estás en todas partes, ¿Por qué no te haces aquí presente? Es cierto que habitas en una luz inaccesible, pero ¿en donde esta esa luz inaccesible? ¿Cómo me acercaré a ella? ¿Quién me guiará y me introducirá en esa luz para que en ella te contemple? ¿E qué huellas, en que signo te reconoceré? Nunca te vi, Señor y Dios mío; no conozco tu rostro.

Dios altísimo, ¿Qué hará este desterrado lejos de Ti? ¿Qué hará este servidor sediento de tu amor, que vaga lejos de Ti? Desea verte, y tu rostro está muy distante de él. Desea reunirse contigo, y tu morada es inaccesible. Arde en deseos de encontrarte, e ignora dónde moras. No suspira sino por ti, y nunca vio tu Rostro.

Señor tu eres mi Dios, tu eres mi Señor, pero no te conozco. Tú me creaste y me redimiste. Tú me distes cuanto tengo, pero aún no te conozco. Fui creado para verte y aún no puede alcanza el fin para el que fui creado.

Y Tú, señor ¿hasta cuándo nos olvidarás, hasta cuándo esconderás tu rostro? ¿Cuándo miraras hacia nosotros? ¿Cuándo nos escucharas? ¿Cuándo iluminaras nuestros ojos y nos enseñaras tu rostro? ¿Cuándo responderás a nuestros deseos?

Señor, escúchanos, ilumínanos, revélate a nosotros. Atiende a nuestros deseos y seremos felices.

Sin ti, todo es fastidio y tristeza. Compadécete de nuestros trabajos y de los esfuerzos que hacemos para llegar a Ti, ya que sin Ti nada podemos.

Enséñame a buscarte, muéstrame tu rostro, porque si Tú no me lo enseñas no te podre encontrar. No te podre encontrar si Tú no te haces presente. Te buscare deseándote, te deseare buscándote. Amándote te encontrare. Encontrándote te amare. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*