TOMAR DECISIONES CON LA VOLUNTAD DE DIOS: 5. ¿CÓMO APLICAR EL DISCERNIMIENTO EN DECISIONES SABIAS?

interrogacion¿CÓMO SE APLICAN LOS PRINCIPIOS DEL DISCERNIMIENTO PARA TOMAR DECISIONES SABIAS EN SITUACIONES CONCRETAS? Hay varias preguntas que debes hacerte cuando vas a decidir qué es lo que Dios quiere o lo que es sabio en alguna situación concreta:

¿Está de acuerdo esta decisión con la eterna Palabra de Dios? Quiere decir, no versículos aislados fuera de contexto, sino con el espíritu de la Palabra total.

¿Es la decisión consecuente con el carácter de Dios? Dios nunca te dirá nada que no sea amoroso, amable, cor­tés (1 Cor. 13:4-7 y Gál. 5:22, 23). Por ejemplo, él puede pedirte que te enfrentes a alguno por causa de una ofensa, pero nunca te dirá que lo hagas con ira o condescendencia. Puede pedirte que te hagas misionero, pero nunca te exigirá que lo hagas súbitamente si eso fuera un escándalo para tu familia. Dios tiene en su corazón el mayor bien para todos.

¿Es una decisión sabia? (Ver sabiduría y discernimiento).

¿Proviene de Dios todo lo que la decisión implica? Nuestro corazón tiende a elaborar lo que Dios dice. Al buscar la dirección de otros, pon atención al equilibrio bí­blico. Puedes haber escuchado de Dios que él te ha esco­gido una esposa, pero ¿escuchaste también que la per­sona es de esta y de esta otra manera?

¿Es la decisión confirmada por otros miembros del cuerpo de Cristo, cristianos maduros y respetados y que me conocen bien? Escucha la dirección de tus lí­deres. Si alguien con autoridad te corrige, no vayas bus­cando a alguien que apoye lo que deseas creer. Si no cuen­tas con cristianos maduros respetados por muchos otros, y que te conocen bien, toma pasos deliberados para hacer algo al respecto. La ruta más segura al engaño es andar por ti mismo sin rendirle cuentas a nadie.

¿Es persistente la Palabra que te ha conducido a esa decisión? Si Dios te está conduciendo en alguna dirección, él llamará tu atención sobre ello. Tómate tiempo para com­probar la dirección con la realidad objetiva y consejeros respetables. Conserva tu corazón abierto a la corrección.

¿Es la dirección que te ha conducido a esa decisión consecuente con direcciones dadas por Dios anterior­mente? Si después de mucha oración, lectura de la Pala­bra, consejo de creyentes respetados y que te conocen bien, y de una confirmación objetiva has decidido que Dios quie­re que hagas algo, cíñete a esa decisión. Si viene alguien a decirte: “Dios me dijo que te diera que debes hacer otra cosa distinta”, no lo creas sin una evidencia incontrovertible de que Dios tiene un nuevo camino para ti.

Fuente: Guía de bolsillo para la vida cristiana -K.C. Hinckley, compilador

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*