Señor de la victoria

Cuando todo se desmorona en nuestros proyectos humanos, en nuestros apoyos terrestres; cuando de nuestros más bellos sueños sólo nos queda la desilusión; cuando nuestros mejores esfuerzos y nuestra más firme voluntad no alcanzan el objetivo propuesto; cuando la sinceridad y el ardor del amor nada consiguen, y el fracaso está ahí, desolador y cruel, frustrando nuestras más bellas esperanzas, Tú permaneces señor, indestructible y fuerte, nuestro amigo que todo lo puede.

Tus designios permanecen intactos, nada puede impedir que tu voluntad se cumpla.

Tus sueños son más bellos que los nuestros y Tú los realizas.

Conviertes los fracasos en un triunfo mayor, nunca eres vencido.

Tú, que de la pura nada haces surgir el ser y la vida, tomas nuestra impotencia en tus manos creadoras, con el infinito amor, y la haces producir un futuro, obra tuya, mejor que todos nuestros deseos.

En Ti, nuestra esperanza se salva del desastre, cumplida en plenitud.

AMEN!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*