Seguridad de que Cristo no Rechaza a Nadie II

Seguridad de que Cristo no Rechaza a Nadie
(9) Seguridad de que Cristo no Rechaza a Nadie

Ver Link

Todo lo que el Padre me da, vendrá a Mí; y al que a Mi viene, no le echo fuera. (Juan 6:37 RVR)

Meditación
Quizás el relato más emblemático en cuanto a la salvación, lo ofrece Lucas, al describir el diálogo de los malhechores crucificados al lado de Jesús, que confirma su declaración: “Al que a Mí viene, no lo rechazo”. He aquí parte de la narrativa: “Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; más este ningún mal hizo. Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando venga en tu reino. Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso (Lucas 23:39-43). Él fue recibido y salvado; no rechazado.

(10) Seguridad de que Cristo no Rechaza a Nadie

Todos los que el Padre me da, vienen a mí; y a los que vienen a mí, no los echaré fuera. (Juan 6:37 DHH)

Meditación
Estamos en la declaración donde Cristo afirma: no rechazar a nadie; Pablo lo dice así: “Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús. Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo vino al mundo para salvar a los pecadores (todos), de los cuales yo soy el primero. Pero por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero de toda su clemencia, para ejemplo de los que habrían de creer en Él para vida eterna” (1 Timoteo 1:14-16). De esta manera, Pablo confirma la declaratoria de Cristo.

(11) Seguridad de que Cristo no Rechaza a Nadie

Todos los que el Padre me da vendrán a Mí; y al que a Mí viene, no lo rechazaré. (Juan 6:37 NVI)

Meditación
¿Por qué Cristo hizo esta declaración (el contenido del pasaje) a los judíos? Por su incredulidad. En otras palabras, lo que separa alguna persona del Señor en la actualidad, es la misma razón de los judíos, ayer: la incredulidad. Al respecto, Juan dice: “Ya les dije, a pesar de que ustedes me han visto, no creen. Es que Jesús conocía desde el principio quienes eran los que no creían y quién era el que iba a traicionarlo. Así que añadió: por eso les dije que nadie puede venir a Mí, a menos que se lo haya concedido el Padre” (Juan 6:36, 64-65). La incredulidad es el pecado sobresaliente.

(12) Seguridad de que Cristo no Rechaza a Nadie

Todo lo que el Padre me da, vendrá a Mí; y al que viene a Mí, de ningún modo lo echaré fuera. (Juan 6:37 LBLA)

Meditación
¿Por qué Jesús no puede rechazar a nadie? (1) La Escritura declara que Dios no hace acepción de personas; es decir, no tiene favoritos; por tanto, violentaría su propia palabra y eso es imposible; porque, la misma Escritura afirma: que “es imposible que Dios mienta” (Hebreos 618). (2) Además, también dice: “A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tiene dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche” (Isaías 55:1). Este pasaje es una clara alusión a la salvación por gracia; entiéndase, nadie está excluido; todos, tienen acceso a ella.

(13) Seguridad de que Cristo no Rechaza a Nadie

Pues ustedes saben que Dios pagó un rescate para salvarlos de la vida vacía que heredaron de sus antepasados. Y el rescate que pagó no consistió en oro o plata sino fue la preciosa sangre de Cristo, el Cordero de Dios, que no tiene pecado ni mancha. (1 Pedro 1:18-19 NTV)

Meditación
Se expuso el por qué Cristo no rechaza a quiénes lo buscan o vienen a Él. La clave está en Isaías 55:1-2; en donde, setecientos años antes de Su venida, la salvación fue ofrecida a la humanidad mediante la gracia. La gracia es el único medio que podría y puede salvar a la humanidad, ya que todos estábamos condenados a muerte espiritual por nuestros pecados. Habrá quién pregunte; ¿por qué la gracia y no cobrar algo simbólico? En verdad, la humanidad no tiene capacidad de pagar el precio por su salvación. El sacrificio de Cristo no tiene precio; por eso, es por gracia.

¡Jesús Resucitó y está Vivo; ¡Hay Vida y Victoria Él!

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*