Por una buena muerte

Oh buen Señor,
concédeme la gracia de emplear mi vida
de tal forma
que cuando llegue el día de mi muerte,
aunque en mi cuerpo experimente dolor,
sienta consuelo en mi alma;
y con esperanza llena de fe en tu misericordia,
en el debido amor hacia ti
y caridad para con el mundo,
pueda, por tu gracia,
partir hacia tu gloria.
Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*