Persona del Espíritu Santo y Sus Ministerios II

Persona del Espíritu Santo y Sus Ministerios II
(13) Persona del Espíritu Santo y Sus Ministerios (g)

Leer versículos aquí

Él (Espíritu Santo) tomará de lo mío para revelárselo a ustedes, y Yo seré glorificado por Él (Juan 16:14 BLAT)

Meditación
Visto que glorificar es dar gloria o el rendimiento de esa condición digna; entonces, ¿qué es gloria? En sentido del diccionario bíblico, es: “Expresión de la excelencia del carácter y la perfección de los atributos de Dios, hechos manifiestos en toda la creación (Salmos 19:1; Habacuc 3:3). Esta gloria se revela principalmente en Cristo (Hebreos 1:3), quien la muestra a los hombres (Juan 1:14; es apreciada en su nacimiento (Lucas 2:9,14), en su transfiguración (Mateo 17:1-18), su muerte (Juan 7:39; 12:23-28), su resurrección (Lucas 24:26) y ascensión (Hechos 3:13;7:55; 1 Pedro 1:21)”.

(14) Persona del Espíritu Santo y Sus Ministerios (h)

Él me glorificará, porque tomará de lo mío y os lo hará saber. Pues el hombre no debe cubrirse la cabeza, ya que él es la imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del hombre. (Juan 16:14; 1 Corintios 11:7 LBLA)

Meditación
“En sentido absoluto sólo Dios es glorioso; sólo en Él existe la hermosura de la santidad. Sin embargo, se habla, con sentido relativo, de la gloria de los hombres (Job 19:9; 1 Corintios 11:7), que es equivalente a su honor. Por haber sido hecho a la imagen y semejanza de Dios, el hombre tiene gloria, pero ésta es efímera (1 Pedro 1:24). Gloria es también la alabanza que se le rinde a Dios, en reconocimiento de su grandeza, bondad y poder”. Esta gloria corresponde al Señor Jesucristo también, porque Él irradia la gloria de Dios y expresa el carácter de Dios.

(15) Persona del Espíritu Santo y Sus Ministerios (i)

Él me glorificará, porque tomará de lo Mío. No saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo que está en ustedes, el cual tienen de Dios. Por tanto, glorifiquen a Dios en su cuerpo y en su espíritu, los cuales son de Dios. (Juan 16:14; 1 Corintios 6:19-20 NBLH)

Meditación
“En muchísimas partes de la Biblia se exhorta al pueblo de Dios a dar gloria a Su nombre (Salmos 29:2; 115:1; Filipenses 4:20; Apocalipsis 7:12), nuestra vida misma, como cristianos, debe ser para la gloria de Dios (1 Corintios 10:31; 6:20). El estado final de los redimidos se describe como participación en la gloria de Dios, como algo infinitamente superior a lo que experimentamos ahora (Romanos 8:18; 1 Pedro 4:13)”. El creyente debe glorificar y honrar a Dios con su cuerpo, porque es templo del Espíritu Santo.

(16) Persona del Espíritu Santo y Sus Ministerios (j)

Él (Espíritu Santo) me glorificará. Y un ángel del Señor se les presentó, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. (Juan 16:14; Lucas 2:9 LBLA)

Meditación
“La gloria de Dios se vio en el Antiguo Testamento principalmente en el tabernáculo (Éxodo 40:34,35), en forma de una nube resplandeciente; y en el templo (1 Reyes 8:11; 2 Crónicas 7:13). En el Nuevo Testamento la fe es una condición indispensable para ver la gloria de Dios (Juan 11:40), la cual debe reflejarse incluso en los miembros y vida humana (1 Corintios 6:20)”. La gloria de Dios en el AT se conoce como Shekinah (referencia a la presencia) y en el NT puede entenderse en milagros, apariciones de ángeles u otras manifestaciones del Espíritu (que glorifica al Señor).

(17) Persona del Espíritu Santo y Sus Ministerios (j)

Pero cuando venga el Consolador, a quien Yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, Él dará testimonio acerca de Mí. (Juan 15:26 RVR)

Meditación
Cristo identifica al Espíritu Santo como el Consolador. Uno de los ministerios del Espíritu Santo es consolar al creyente en sus tribulaciones o ser fuente de refugio y consuelo para los que sufren de distintas maneras. Parte del consuelo consiste en proporcionar al creyente, de la fuerza espiritual y levantarlo aún en condiciones imposibles, humanamente. Todos necesitamos ser consolados en algún momento de nuestras vidas; a veces, puede hacerse mediante un hermano espiritual; otras,  a través de la oración; muchas otras, por medio de la Escritura; particularmente, los Salmos.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*