PARABOLA DE LOS TALENTOS. (Cfr. Mt. 25, 14-30)

El evangelio de San Mateo nos presenta la parábola de los talentos, en ella vamos a meditar, reflexionar rogándole al señor  que derrame se gracia abundante y nos de luces para discernir lo que el buen Jesús nos quiere decir en esta parábola. El versículo 14 dice ?que el hombre llamo a sus criados y les encomendó sus bienes?; mis buenos hermanos en Cristo Nuestro señor los bienes ?No Son Nuestros? SON DEL SEÑOR, y es él quien los reparte, es él quien los da, a quien él quiere, cuando él quiere, como él quiere, porque él quiere, porque él es Dios.

Es Él quien llama al hombre, lo llama a la existencia, es él quien ha creado todo cuanto existe en el cielo, en la tierra, y debajo de la tierra, pero? es al hombre a quien le encomienda sus bienes, no son nuestros, que nos quede claro, son de Dios. El problema es que nosotros tratamos de quitarle a Dios lo que es de él y nos queremos apropiar diciendo es mío, y yo pregunto: ¿qué es tuyo? ¿qué es nuestro?, ¿tu vida?, ¿tus hijos?, ¿tu esposo?, ¿tu esposa?, ¿tu empresa?, ¿tu casa?, ¿el carro o los carros con los que tanto alardeamos?, ¿el dinero?, etcétera, en fin ¿qué es nuestro?

Mis buenos hermanos todo es del señor, a nosotros solo nos ha encomendado cuidar sus bienes, somos responsables de cuidar todo lo que es de él, y esos bienes que tenemos que cuidar son: la tierra, los mares, ríos, bosques, el ecosistema, en fin la naturaleza entera; pero también esos bienes son: los hijos, la familia el hogar, etcétera.

A los padres nos ha encomendado la responsabilidad de cuidar los hijos que él nos ha dado, a los esposos nos ha encomendado la tarea de cuidar nuestro matrimonio, nuestra familia; se trata de cuidar no de descuidar.

En esta parábola nos dice que a los que llamó, cada uno de ellos recibieron talentos, uno recibió cinco, otro dos y otro uno, la palabra talento deriva del griego ?talanton? (????????), era originalmente un peso de oro, plata o cobre, mas tarde sería una moneda de altísimo valor, variable según las regiones, se trata en todo caso de una cantidad enorme imposible de pagar y esto es lo que nosotros hemos recibido gratis. El señor nos ha dado ?talentos? que son todos los valores, capacidades, cualidades, facultades, energías, pero no olvidemos que es Dios quien nos las ha dado, y los ha dado para que los pongamos al servicio no solamente de nosotros, sino que al servicio del pueblo santo de Dios. De nosotros depende que esos talentos que hemos recibido estén ociosos o bien se multipliquen y fructifiquen al máximo.

Todos somos llamados por Dios y estamos invitados para ser sus colaboradores, ya que Dios no obliga  a nadie sino que invita además de dotarnos de talentos especiales para cumplir la misión que nos ha encomendado, peor cuantas veces en lugar de multiplicar los talentos somos como el que hizo un hoyo en la tierra y escondemos en ella el talento, enterrar el talento, es pasar por la vida sin hacer nada que valga la pena, es no tener ideales, es no tener metas, deseos de triunfo, hay muchos lamentablemente que van por la vida sin hacer nada. Cuántos jóvenes, hombres, mujeres, perdiendo el tiempo, perdiendo su vida, en drogas, alcohol, etcétera.

Cuántos de nosotros quejándonos ya que somos tremendos a quejarnos, cuántos estamos enterrando los talentos porque somos perezosos, haraganes, indiferentes, en fin? es tan fácil ser ambiguo, es tan fácil no hacer nada porque hay que evitar la fatiga.

Los que entierran el talento son aquellos que no son ni blanco ni negro, son gris, no son ni fríos ni calientes, son tibios, tienen consignas propias, dicen: ?no hay que entregarse por completo?, ?no hay que dejarse llevar por los entusiasmos?, también tienen su diccionario, en cuanto a religión dicen: ?Dios no pide tanto?, en cuanto a disciplina: ?para que esforzarse?, esto es o estos son quienes enterramos los talentos, algo que no debemos olvidar y debemos tener muy presentes, es que vamos a rendir cuenta de los talentos que se nos ha dado.

Hermanos, hermanas, cada uno de nosotros tenemos facultades que Dios nos ha dado, que nos ha regalado insisto, no son para usarlos de una manera egoísta en beneficio propio, muchas veces empleamos estos dones, talentos para fomentar nuestro orgullo y la vanidad, y no son para eso. Son para que nos acerquemos con agradecimiento a él y para que le sirvamos en nuestros hermanos porque todo es gracia, todo lo hemos recibido gratis de Dios, por lo tanto de gratis tenemos que darlo.

Por eso al ver la grandeza con que dios ha adornado al hombre nos quedamos asombrados y repetimos con el salmista
?Señor Dios nuestro,
que admirable es tu nombre en toda la tierra
tu majestad se levanta por encima de los cielos.

Al ver el cielo obra de tus dedos
la luna y las estrellas que has creado
¿qué es el hombre para que te acuerdes de él?
¿el ser humano para que cuides de él?

Lo hiciste apenas inferior a un dios
coronándolo de gloria y esplendor
le distes poder sobre la obra de tus manos
todo lo pusiste bajo sus pies
rebaños y ganados todos juntos
y aún las bestias salvajes
los pájaros del cielo
los peces del mar
y todos cuanto surca la senda de los mares.? (Cfr.Sal.8:2-10)

Por eso la mejor manera de estar ante Dios es de rodillas porque todo lo ha hecho para nuestro bien, para que seamos felices aquí en la tierra y para que nuestro gozo se perpetúe en la eternidad

 

¡Amen!

 

Por: Freddy Manzanares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*