Orar de corazón

Nada hay mejor que la oración
y el diálogo con Dios…
Me refiero, claro está, a aquella oración
que no se hace por rutina, sino de corazón,
que no se limita a unos determinados momentos,
sino que se prolonga sin cesar día y noche.

San Juan Crisóstomo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*