Oración Por La Economía

Padre Dios, en el nombre de Jesús, me arrepiento de seguir la economía del hombre en vez de la tuya.

He pecado contra ti y actuado corruptamente contra tu Palabra y tu voluntad. Me arrepiento de no guardar tus mandamientos. Ahora mismo, Dios, pido sabiduría y guía para seguir tu sistema económico. Me arrepiento por los pecados del liderazgo del gobierno, del mercado de valores, de la industria de bienes raíces, de la industria automotriz y de toda industria del país. Me postro sobre mis rodillas y clamo con sincero arrepentimiento.

Lo necio de Dios es más sabio que la economía del hombre, y lo débil de Dios, más fuerte que la economía del hombre.

Clamo la sangre de Jesús sobre toda área de la economía. Que los asuntos financieros estén bajo tu cobertura y tu favor. Ato toda palabra falsa que salió de la boca de los economistas.

Ato todo pesimismo de los pronosticadores. Digo que nuestra economía se recuperará ¡Y será mejor que nunca antes!
Nuestros hogares acrecentarán su valor, y el mercado recuperará su fuerza y la confianza de los inversionistas.

¡Ato ahora mismo en el nombre de Jesús el espíritu de avaricia que opera detrás de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP por sus siglas en inglés)! Este espíritu maligno no hará subir el precio del petróleo. Decreto y declaro que experimentaremos precios de nafta justos y alcanzables para todos. Vengo contra el espíritu devorador que ha estado eliminando los empleos del mercado, en el nombre de Jesús. No cortarás el salario de los hogares nunca más.

Pido para la reducción del índice de desempleo. Dios, oro especialmente por los que diezman, pagan las primicias y por las finanzas del reino. Dios, guarda los negocios de los creyentes y dales incrementos sobrenaturales durante estos tiempos difíciles.

Ato todo espíritu que hace que los creyentes disminuyan sus ofrendas.
Declaro que las iglesias prosperarán como nunca antes.
Dios, te doy gracias por las ingeniosas invenciones y las industrias emergentes que están generando nuevos empleos y empresas.

Quito el espíritu de temor de los líderes de las naciones.
Declaro confianza, valentía y fe al nuevo liderazgo de las naciones. Ato el espíritu de totalitarismo sobre nuestros asuntos financieros.

Ato los celos, los complots malignos y toda negatividad que sea encendida por el odio de otros países.
Pido que las naciones se dediquen a Dios y moren bajo el favor de Dios. El aroma del clamor de los santos está llegando a Dios y llama su atención. Señor, hay muchos justos en nuestra nación; ten misericordia de nuestras situación económica.

Declaro equilibrio al déficit de en las naciones. Profetizo que los países no serán atados por el espíritu de deuda. Declaro las naciones en prosperidad.

Nuestro país es bendito, y tenemos ingresos que llegan desde el norte, sur, este y oeste.
Levanto al gobierno y oro que tome decisiones sabias con nuestros recursos naturales. Mientras busco el reino de Dios y su justicia, todas las cosas me serán añadidas. El mercado de bienes raíces recuperará su fortaleza, y el interés será conducente a su prosperidad. Se proveerán programas realistas de viviendas para personas con bajos recursos. No serán colocados en posiciones temporarias que les conducirían a la pobreza o les darían falsa esperanzas.

Dios, gracias por generar nuevos emprendedores que serán mayordomos piadosos y se someterán a la autoridad de tu economía. La riqueza de los impíos está siendo transferida al justo. Los ojos no han visto, ni los oídos han oído, ni ha subido al corazón de hombre lo que tú has preparado para quienes te aman.

Padre, gracias por oír nuestras oraciones y sanar nuestra tierra.
Te alabo por volver a traer prosperidad a nuestra cosa. Me arrepiento por todos los pecados que han hecho que perdamos tu favor. El mundo sabrá que tú has hecho que fluya leche y miel de nuestra tierra por tu bondad y tu misericordia sobre nosotros.
Oro en el nombre de Jesús.

Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*