ORACIÓN POR DISCERNIMIENTO ESPIRITUAL

Padre, gracias por el discernimiento sacerdotal, el don de discernimiento y el discernimiento del creyente nacido de nuevo.

Me coloco en posición de operar en estas unciones donde se aplican a mi vida. Conéctame con las cinco funciones del ministerio que agudizarán mi discernimiento. Extraigo de la unción por la cual el hierro aguza al hierro. Renuncio a toda falsa motivación y a los espíritus de error que afectaban mi discernimiento de manera negativa. Me propongo buscar las cosas que son según el Espíritu y renuncio a las cosas que son según la carne. Declaro que la justicia de la ley se cumplirá en mí porque he renunciado a las cosas de la carne y no ando en ellas (Ro. 8.4-5) Declaro que la carnalidad es mi enemigo. Tengo una mente espiritual y renuncio a la carnalidad mortal. La mente carnal es un enemigo de Dios y también mi enemigo. Renuncio a las cosas de la carne, que no pueden agradar a Dios (Ro. 6:6-8).

Me entrego totalmente a la Palabra de Dios y al Espíritu de Dios. Crezco diariamente en las cosas de Dios y nunca me volveré adicto a la leche espiritual. Ansío la madurez de Dios.

Mis facultades mentales se entrenan por la práctica para diferenciar y distinguir entre lo que es moralmente bueno y noble, y lo que es malo o contrario a la ley divina. Dios me ha ungido para ejercitarme y discernir entre lo que es luz y lo que es oscuridad (He. 5:13).

Me esfuerzo para ser diestro y experimentado en la doctrina de la justicia. Estoy en conformidad con la voluntad de Dios en propósito, pensamiento y acción. Estoy calificado para hablar los oráculos de Dios (He. 5:14). Soy una oveja y no seguiré voces extrañas. Camino en la unción de eido (“conocer a Dios”-Juan
10:4-5). Oigo lo que Dios está diciendo, y estoy capacitado para repetirlo.

El manto de discernimiento está sobre mí. Señor, extiende tu cetro hacia mí en cada situación para que tenga sabiduría y autoridad para usar lo que tú me revelas. Declaro que estoy investido del poder por Dios para ver en el ámbito espiritual. Este ámbito incluye lo que es tiniebla y lo que es luz. No temeré a lo que Dios me muestra en el ámbito de la oscuridad. Dios me ha dado poder sobre todos los poderes de las tinieblas. Él no me ha dado espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y dominio propio.

Gracias Jesús, por las cosas que me revelas por mis cinco sentidos. Seré un buen administrador. Renuncio a las cosas con las que mi mente tratará de engañarme por medio de las fortalezas. Las echo fuera. Anuncio que mi comprensión proviene del reino del Espíritu Santo, y que cualquier tercer ojo en mi línea sanguínea (aún desde el huerto del Edén) se cierra en el nombre de Jesús. Sólo recibiré lo que es comunicado por el Espíritu Santo. Prometo operar en la integridad espiritual del discernimiento, que me prohíbe entrar en cosas que Dios no ha permitido que me sean reveladas. Me atendré a la revelación en el Espíritu Santo, porque mantendré un sano equilibrio en el discernimiento. Renuncio al hombre natural, al mundo y al diablo. Mi espíritu no puede ser influenciado por los poderes de estas fuerzas.

Señor, te agradezco por usar el discernimiento espiritual en mi vida para que sea un bien para mi familia. También permite que eso constituya una contribución para tu reino. Que la información y la revelación vengan a los santos mediante la enseñanza. Que los dones sean dados a tus santos a través de la impartición. Que los recursos lleguen a tu iglesia por medio del equipamiento. Que el discernimiento se encienda en la vida de tu pueblo por medio de la activación. Declaro que el pueblo de Dios no ignorará las estratagemas del enemigo, y detectará claramente las artimañas de la oscuridad. Oro en el nombre de Jesús.

Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*