Oración por avivamiento en las calles

Padre, gracias por los apóstoles, profetas, pastores, maestros y evangelistas que están siendo liberados de las calles a tu maravilloso reino para predicar el evangelio.

Dios Padre, en el nombre de Jesús, oro por cada persona que ha sido víctima de las calles. Levanto a cada traficante de drogas, a los drogadictos, estafadores, proxenetas, jugadores, prostitutas, los indigentes, las personas mentalmente enfermas, fugitivos o cualquier otra persona atada en las calles. Oro por la salvación de cada matón, pandilla, grupo, banda, homicida, jugador, ladrón y asaltante. Quiebro el poder del sistema de la red criminal. Me dirijo a los demonios que encabezan los grupos de minorías para encerrarlos detrás de barrotes. Maldigo al espíritu de mamón. Ato la avaricia, la envidia, la escasez, la pobreza, y la codicia. Desplazo todo guardián demoníaco que abre embudos en el espíritu para hacer que los hombres tengan mentes criminales.

Las fortalezas de cada espíritu gobernante que mora sobre los vecindarios de alto índice delictivo son derribadas en el nombre de Jesús. Clamo la sangre sobre cada condado, ciudad, región, estado y sobre el país entero. El avivamiento está desplazando las estadísticas de reincidencia. Echo fuera de mi comunidad los espíritus de matón, los espíritus de bravucón, los espíritus de rechazo, asesinato y odio. La represalia y la venganza del enemigo son atadas y bloqueadas. Los índices de crimen no aumentarán, sino que disminuirán.

Los espíritus de lombriz de tierra, escalofríos, terrores nocturnos, monstruos y muertos que caminan, no tienen poder.

La intercesión sobre las ciudades está prevaleciendo sobre toda conspiración, misión y ataque maligno. Los disparos de un vehículo en movimiento, los robos, los secuestros, los delitos con escalamiento, los asaltos a mano armada, violaciones de domicilios, los hurtos, están en descenso sin precedentes. Las personas que tienen tendencia a cometer estos crímenes están siendo salvadas y viviendo para el Señor. La sangre inocente no será derramada más en las calles. Decreto que los corazones de los violentos están siendo ablandados por la unción de Dios.

Profetizo que los hijos de la noche están saliendo de las tinieblas.
La luz de Jesucristo ha venido a las áreas de alto índice criminal de nuestro país. Padre Dios, que tu luz brille en cada lugar oscuro. Todos los planes del enemigo de las casas de crack, tiro al blanco, esquinas, callejones, fondos, subsuelos, calles, habitaciones en alquiler, zonas urbanas deprimidas, guetos, y hasta los suburbios que se han infestado con drogas, son cubiertos con la sangre de Jesús.

Dios, te pido que sanes a los desconsolados y quiebres las  fortalezas de adicción al alcohol, las drogas ilegales, el sexo y el asesinato. Derribo estas fortalezas. Manifiesta tu espada contra el orgullo, la hechicería, el suicidio, y todas las formas de maldad.

Que tu sangre sature las calles y las limpie de los espíritus de lujuria, perversión, acoso, violación, prostitución, homosexualidad e incesto. Desarmo todo reino demoníaco construido en las calles para destrucción y muerte. Quiebro la triple cuerda de la muerte, el infierno y la tumba. Los vórtices están impidiendo que el mal arrastre almas al infierno de los pecados de las calles.

Los espíritus de desobediencia y rebelión son arrestados. Los grilletes y las cadenas que atan a los hombres y mujeres a las calles son quebrados. Oro por los integrantes de las familias perdidos que vagan sin esperanza por las calles. El poder de las calles está bajo mis pies. Todas las cosas viejas de la calles mueren por causa del avivamiento que está surgiendo de esta generación. Las cosas son hechas nuevas. Pronuncio lo nuevo de Cristo sobre las calles. Jesús se convertirá en la costumbre de esta época.

Las ataduras impías de las almas, los juramentos demoníacos, y los pactos de sangre hechos con las calles, son quebrados… ¡mientras lo estoy diciendo! Todos los sacrificios de pandillas, bandas, adoradores del diablo, sectas, aquelarres, y cualquier otra organización de las tinieblas, no tienen poder.

Toda forma de influencia demoníaca por medio del dinero, el sexo y las drogas no tiene autoridad sobre la vida de la gente. Sus pecados han sido redimidos por la sangre de Jesús, han sido perdonados y son liberados de las calles. El hombre fuerte de las calles está vencido por la sangre del Cordero y la palabra del testimonio de quienes ya han sido liberados de las calles.

Padre Dios, decreto que está rota toda obra en la vida de la gente que está atada en las calles. Todo portillo, toda brecha o cerco es cubierto por la intercesión en el nombre de Jesús. Todo espíritu recurrente y círculos viciosos se cierran y son arrancados en el nombre de Jesús. Las cuerdas de títere del príncipe de la potestad del aire son cortadas de los rebeldes, los abandonados y los inconversos. Todo detonador y disparador demoníaco es desactivado en el nombre de Jesús. El círculo está roto. Las maldiciones generacionales ya no existen. Padre, gracias porque todas las limitaciones y restricciones son quebradas y quitadas de la vida de tu pueblo en el nombre de Jesús.

Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*