ORACIÓN PARA ROMPER LA FALTA DE ORACIÓN Y LA NEGLIGENCIA ESPIRITUAL

FALTA DE ORACIÓN

ORACIÓN PARA ROMPER LA FALTA DE ORACIÓN Y LA NEGLIGENCIA ESPIRITUAL

Padre Dios, en el nombre de Jesús cierro toda puerta demoníaca que se ha abierto para estorbar mi vida de oración.

Ato las preocupaciones del mundo y el orgullo de la vida.
Leviatán es atado de mi cuello, y Behemot no tiene lugar en mis lomos. El orgullo y el engaño son mis enemigos y no mis amigos. Rompo todo pacto de oscuridad que se haya establecido contra el llamado de Dios en mi vida. Soy liberado de toda cosa pecaminosa que se deslizaba por los corredores de mi vida espiritual.

Renuncio a todas las ataduras del alma que distraían mi mente de mi tarea de oración. Ato todas las distracciones financieras, emocionales, físicas, relacionales y profesionales contra mi tiempo privado con Dios y mi tarea de oración en el muro.

Renuncio a cualquier hechicería o forma de manipulación que se haya infiltrado en mi vida espiritual. Es atado el espíritu de ‘enfermedad, el espíritu de sueño, el espíritu de indolencia, el espíritu de desesperanza, de codicia y de egoísmo; son atados y quitados de mí para siempre. Soy incitado por el Espíritu del

Dios Altísimo a ayunar, vigilar y orar, a estudiar la Palabra y hacer guerra espiritual en el nombre de Jesús.
La disciplina espiritual del Señor es mi porción. Las cuerdas del Espíritu han caído sobre mí para estar firme en la brecha.

Tomo mi lugar y mi posición en el muro. Maldigo los espíritus de Sanbalat y Tobías. Y declaro que no descenderé del muro.

¡Estoy haciendo una gran obra para el Señor! Señor, muéstrame cualquier persona, lugar o cosa que hayan sido puestos estratégicamente en mi camino para cegar mis ojos, cerrar mis oídos y cerrar mi boca en el Espíritu. Aplico la sangre de Jesús sobre mis ojos, mis oídos y mi boca. Serán usados por
Dios en esta hora. Renuncio a la idolatría abierta y subliminal que pudiera estar afectándome. No soy mío, y no me apoyo en mi propio entendimiento. Mi vida espiritual es próspera, y ninguna cosa buena me será quitada.

Echo fuera de mi casa al espíritu que viene contra mi vida de oración. Toda pesadez y depresión se va de mí y de mi familia.

Me visto con toda la armadura de Dios, y todo dardo de fuego del enemigo es quitado de mi mente y echado fuera de mi corazón.

Mis lomos están ceñidos con la verdad, y toda mentira contra mi intercesión o relación con Dios es derrotada. Mis pies están calzados con el apresto del evangelio de la paz. Llevo la unción de la intercesión en mi vientre. En una mano tengo la espada del Espíritu y en la otra el escudo de la fe. La Palabra de Dios está cercana a mí, y decretaré y declararé los oráculos de Dios ante los hombres y detrás de las puertas cerradas. La Palabra de
Dios irá de logos a rema mientras la declaro en oración. Las cosas que digo en oración se arraigarán y harán lo que el Señor les ha ordenado por medio de mi boca.

Señor, gracias por ayudarme a orar oraciones que producen resultados y son de mucho provecho. Toda la creación espera la manifestación de los hijos y las hijas de Dios. No dejaré a la creación esperando. Fui creado para tener una relación personal con Dios, para estar en la brecha, para estar en el muro y formar la cobertura. Me doy cuenta de que mis oraciones pueden cambiar mi familia, mi ciudad y mi nación. Soy consciente de que las almas pueden perderse si no soy obediente en oración.
No perderé el llamado de Dios en mi vida, y’ me arrepiento por ceder a la carne para que sea perezosa en la oración. Desde este momento en adelante, rindo y someto mi vida de oración al Espíritu Santo.

Amén.

Tomado de: Kimberly Daniels – Oraciones que producen Cambios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*