ORACIÓN DEL “COMANDANTE” DE LA MAÑANA

¡Padre Dios, en el nombre de Jesús, me levanto temprano para declarar tu señorío!
Me coloco bajo la cobertura y unción del madrugador.

¡Hago un acuerdo con los cielos para declarar tu gloria! Señor, revélame tus misterios para traer el cielo a la tierra. Las estrellas (los ángeles jefes) se anticipan a batallar a mi favor. Mis tiempos han sido establecidos por Dios en los cielos. Declaro palabras espermáticas que harán contacto con el vientre de la mañana y la embarazarán. Al amanecer, el alba dará a luz la voluntad de Dios y la luz brillará sobre las tinieblas para sacudirlas de los cielos. Al crepúsculo, mis enemigos huirán y botines recién hallados me aguardarán a mi arribo. ¡Mi destino es inevitable!

Oh Dios, deja que mis oraciones te encuentren esta mañana.
Ordeno a la mañana que abra sus oídos para mí y oiga mi clamor.
Que al concebir, la oración sea como lluvia, esparcida sobre la tierra para hacer tu voluntad. Ordeno a la tierra que se aliste para recibir las instrucciones celestiales a mi favor. ¡Mis tierras están dominadas! ¡Mando a todos los elementos de la creación que presten atención y obedezcan! Mientras mi oración resuena y el día rompe, la tierra dará sus frutos para mí. ¡Declaro que la primera luz ha llegado!

Las primicias de mi mañana son santas, y el día entero será santo. Profetizo la voluntad de Dios a la mañana para que el amanecer (el alba) conozca su lugar en mis días. Decreto que la primera luz debilitará la perversidad de los cuatro puntos de la tierra. Las cuerdas (mi porción) han caído en lugares deleitosos (dulces, agradables) y tengo una herencia segura.

Estoy alineado estratégicamente con la escalera que toca el tercer cielo y se apoya en la tierra. Los ángeles están descendiendo y ascendiendo según las palabras que hablo. Todo lo que ato o desato en la tierra, ya está atado o desatado en los cielos.

La revelación, la sanidad, la liberación, la salvación, la paz, el gozo, las relaciones, las finanzas y los recursos que han sido bloqueados demoníacamente ¡son desatados sobre mí ahora! Lo que está siendo soltado hacia mí es transferido a cada persona con quien me relaciono. ¡Soy contagiosamente bendecido!

Cuando le ordeno a la mañana y capturo el día, el tiempo es redimido. El pueblo de Dios ha tomado autoridad sobre la cuarta vigilia del día. Las rutas y las avenidas espirituales están siendo secuestradas para Jesús. La atmósfera de los aires sobre mi familia, mi iglesia, mi comunidad, mi ciudad, mi estado, mi nación, el mundo, y sobre mí está produciendo un nuevo clima. Este nuevo clima está construyendo una fortaleza divina en tiempo de problemas. El pensamiento de la gente está siendo propicio a los asuntos del reino de los cielos. Todo asunto demoníaco o cualquier patrón de pensamiento malvado contra el propósito del reino de los cielos es destruido desde la raíz de su concepción, ¡en el nombre de Jesús!

Me pongo de acuerdo con los santos; ¡como he sufrido violencia, lo tomo por la fuerza! Nunca más aceptaré nada que venga contra mí en mis días. Declaro que el reino ha llegado y que la voluntad de Dios será hecha en la Tierra como en el cielo. A medida que el sol se levanta hoy, que brille favorablemente sobre el pueblo y los propósitos de Dios. El destino es mi porción cada día, porque no me preocupo por el mañana.

Cabalgo en las alas de la mañana en un nuevo día de victoria.
Dios, tú separaste la noche y el día para declarar mis días, años y estaciones. Yo soy la luz de la tierra, y he sido separada de las tinieblas. ¡Esta luz declara mi destino!

Amén.

Tomado de: Kimberly Daniels – Oraciones que producen Cambios

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*