Oración De Trinchera (Cuando Se Está Bajo Un Ataque En Gran Escala)

Padre, en el nombre de Jesús, estoy en el borde de mi Mar Rojo, pero te doy gracias por los milagros que ocurrirán cuando yo enfrente situaciones imposibles.

Gracias por tu gracia salvadora, tu diestra poderosa y tu brazo extendido. ¡Nadie tiene un brazo como el tuyo!
Así como llevaste a los hijos de Israel a través del Mar Rojo, sé que estás haciendo lo mismo por mí. Dependo completamente de ti. No hay absolutamente nada que sea imposible para ti, Jesús.

Tomo coraje y me reconforto sabiendo que tú eres mi fuerza cuando soy débil. Te llamo fiel en medio de lo que parece tan horrible e inexplicable. Mi confianza está en ti, Dios. Me aferro de ti y de tu palabra, porque tu palabra no volverá a ti vacía. Espero en tu palabra se me devuelva todo lo que perdí o me fue robado, en el nombre de Jesús. Pronuncio Proverbios 6:31 sobre mi vida: todo lo que me fue tomado me será devuelto siete veces. Decreto que ninguna arma forjada contra mí podrá prosperar, y que cada lengua que se levante contra mí evidenciará estar equivocada.

Señor, gracias por ser escudo alrededor de mí. Tú eres mí gran compensación, y mi refugio está en ti. Tú eres mi refugio y mi fortaleza. No hay absolutamente nada que pueda separarme de tu amor. Estoy completamente persuadido de que ni la muerte ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni poderes, ni lo presente, ni lo futuro, ni la altura, ni la profundidad, ni ninguna otra cosa creada podrá separarme del amor de Dios.

Declaro que tú cumplirás tu propósito en mí. Echo toda mi ansiedad sobre ti porque sé que me cuidas. Señor, cuando me rindo a ti me regocijo. Sé que todas las cosas operan en conjunto para el bien de los que te aman y son llamados de acuerdo con tu propósito. Yo estoy llamado de acuerdo con tu propósito; por lo tanto, sé que esto también pasará. Esto acarreará un gran testimonio y gloria para ti. Señor, gracias por confiarme esta tribulación. Sé que no pondrías sobre mí más de lo que puedo soportar. Este desafío de mí vida está desarrollando paciencia en mí. La paciencia que estoy recibiendo me está dando experiencia,
y la experiencia me está dando esperanza. Por la esperanza que estoy extrayendo de esta experiencia, no estaré desilusionado al final.

Ningún espíritu de miedo, preocupación, desesperanza, depresión o preocupación atormentará mi alma. El espíritu de derrota es desplazado por la victoria. No tengo un espíritu de temor; por lo tanto, afirmo audazmente que tengo el espíritu de poder, amor y dominio propio. Señor, tomo autoridad sobre cada espíritu de oposición que viene a contender con tu divino propósito para mi vida. Declaro que cumpliré el destino que has dispuesto para mí, y no seré distraído. Ato el espíritu de distracción que viene a enredarme y desanimarme. ¡No soy movido por lo que veo! Camino por fe y no por vista. Suelto la voz de la fe sobre mi situación y digo que Jehová-Jiré es mi proveedor. Cada necesidad ya está cubierta en lo concerniente a este tema.

No hay carencia en mi vida. Las puertas se están abriendo a mi favor. Me regocijo de saber que nunca me has dejado ni me has abandonado. Prometiste estar conmigo en el problema y salvarme, porque he conocido tu nombre. Gracias por librarme de mi enemigo poderoso.

Jesús, tu nombre es una torre fuerte. Corro a. ella y estoy seguro. Todas las adversidades, ataques, catástrofes, calamidades, emergencias, tormentas, desastres, peligros, difamación, acusación, flechas repentinas, traumas y cualquier otra cosa que venga a lastimar a mi familia o a mí no nos dañará, porque estamos cubiertos por la sangre de Jesús. Ato las flechas que vienen de día y los terrores que vienen de noche. Me pongo toda la armadura de Dios para poder estar firme contra las artimañas del malvado.

Ciño mis lomos con la verdad y corto toda mentira del enemigo.
Me pongo la coraza de la justicia y digo que soy la justicia de Dios. Mis pies son calzados con el evangelio de la paz. Tomo el escudo de la fe y extingo todos los dardos de fuego del maligno.

Me pongo el casco de la salvación. La espada del espíritu está en mi mano, y estoy orando sin cesar en el Espíritu.
Soy más que vencedor. Señor, gracias por la unción de prevalecer que me hace triunfar ante la adversidad. Me aferro de los cuernos del altar y me niego a soltarme. Me comprometo a bendecirte en medio de mi problema.

Tu divina voluntad para esta etapa de mi vida debe cumplirse. Lo que el diablo ha planeado para destruirme causará mi ascenso y prosperidad. El más Grande está dentro de mí. Ordeno que el poder de la resurrección de Jesús se manifieste a mi favor, en el nombre de Jesús.

Amén.

2 comentarios

  1. federicolambraño luna

    hay poder en la palabra de dios y en esta hermosa oracion en cuentro las repuesta para enfrentar situacionen la que me encuentro hoy yo y mi familia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*