Oración de Alabanza al Espíritu Santo

Ven, Espíritu divino,
de Jesús, vida y aliento.
Ven, soplo eterno del Padre,
que creas el hombre nuevo.
Ven, intimidad de Cristo,
que das savia a los sarmientos.

Ven, energía divina,
tempestad de Dios y viento,
que abres las puertas cerradas,
que quitas todos los miedos,
que liberas al esclavo,
que rompes todos los cepos.

Baja, hoguera trinitaria,
bautízanos con tu fuego,
somos carbón apagado,
todo oscuridad y sequía,
enciéndenos en amores,
conviértenos en luceros.

Ábrete, fuente dichosa,
agua que mana en el cielo,
que limpia las impurezas,
que riega todos los huertos,
sacia nuestra sed profunda,
conviértenos en riachuelos.

Enséñanos tu lenguaje,
que es coro y silencio,
lengua que todos entienden
y propicia los encuentros,
que esta lengua del amor
la aprendan todos los pueblos.

Úngenos, óleo santo,
un perfume de embeleso,
danos a beber tu vino
que emborracha sin exceso,
báñanos en tu alegría,
que es propia del hombre nuevo.

Ven, consejero y amigo,
ven defensor y maestro,
ven tesoro inagotable,
de todos los dones lleno,
intimidad misteriosa,
nuestro yo más verdadero.
Ven, que te necesitamos,
que eres lo que más queremos.
de esta cosa embarazosa
a la que llamo yo.
Concédeme, Señor, la gracia de comprender
una broma y un chiste,
para experimentar un poco de alegría en la vida
y saber comunicarla a los demás.
Dame alguna canción para mis labios.

Equipo Teyocoyani. Al encuentro con Dios Oraciones para la vida cristiana. Recopilación y Prólogo de José Argüello

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*