¡Oh tú, que estás en mí!

estás en mí

¡Oh tú, que estás en mí!

¡Oh tú, que estás en mí,
en el fondo de mi ser,
concédeme penetrar
en el fondo de mi ser!
¡Oh tú, que estás en mí,
en el fondo de mi ser,
concédeme estar atento
a tu Presencia!

¡Oh tú, que estás en mí,
en el fondo de mi ser,
recibe de mi silencio
la confesión de mi amor!

¡Oh tú, que actúas en mí
con tu silencio,
concédeme fiarme
de tu acción!

¡Oh tú, que eres mi sol,
en el fondo de mi ser,
concédeme que permanezca
bajo el calor de ese sol!

Gracias por visitar mi vida en abundancia

si tiene algún escrito o poema que quisiera publicar, con gusto lo haremos para usted.

Dios le bendiga y unja de su amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*