MOMENTOS DE QUIETUD: 3. ¿QUÉ SI MI TIEMPO DE QUIETUD PARECE ESTÉRIL?

Descansa lo suficiente.

Examínate para saber si estás siendo desobediente.

Si algunas semanas atrás Dios te pidió algo y no lo has hecho, o si estás practicando algún pecado sin tratar de abandonarlo, entonces Dios no te dirá nada nuevo hasta que actúes sobre lo que ya te ha dicho.

No te apresures.



Evita la rutina.
¿Estás reuniéndote con una persona o con un hábito? ¿Lo que haces es un ejercicio para com­placer las demandas de Dios o para sentirte una persona virtuosa, o es una oportunidad para encontrarte con el Señor viviente a quien amas?

Fuente: Guía de bolsillo para la vida cristiana -K.C. Hinckley, compilador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*