Meditación Domingo De La Ascensión: Ascensión De Jesucristo

Texto Bíblico: Lucas 24:46-53

Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciera y resucitara de los muertos al tercer día; 47 y que se predicara en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. 48 Vosotros sois testigos de estas cosas. 49 Ciertamente, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén hasta que seáis investidos de poder desde lo alto. 50 Después los sacó fuera hasta Betania y, alzando sus manos, los bendijo. 51 Aconteció que, mientras los bendecía, se separó de ellos y fue llevado arriba al cielo. 52 Ellos, después de haberlo adorado, volvieron a Jerusalén con gran gozo; 53 y estaban siempre en el templo, alabando y bendiciendo a Dios. Amén.

INTRODUCCION

San Lucas ha contado la vida, el ministerio, la muerte y la resurrección de Jesús de Nazaret en los primeros 24 capítulos de su Evangelio. Esta parte es un puente entre la Vida de Jesús y los Hechos de los Apóstalos?el nacimiento y inicio de la Iglesia. La historia de la ascensión es un mecanismo de transición entre los tiempos en que Jesús andaba en la tierra con los discípulos y la vida de la Iglesia, cuando el Espíritu Santo de Jesús los acompañaba.

COMENTARIO

Hoy vivimos en un mundo secularizado. Hay mucha gente que tiene dificultad en creer en las historias de la Biblia, en milagros y resurrección, etc. Y cuando encuentran esta historia de la ascensión de Jesús, después de leer sobre la resurrección, están listos para abandonar por completo la Biblia y sus cuentos. En la Iglesia, existe gente que intenta contrarrestar este proceso por insistir en una lectura literalista de la Biblia. Insisten que uno tiene que aceptar todo, al pie de la letra?o nada.

Pero no es así. Lucas era un médico. O sea, un hombre con experiencia científica?en los términos de su tiempo, claro. También era un escritor, contando los eventos de Jesús para que su amigo, Teófilo, podría entender?y creer. La historia de la ascensión de Jesús es la manera que Lucas encontró de explicar lo que pasó en la experiencia de [email protected] discí[email protected]: después de su muerte, Jesús volvió a aparecer entre ellos de tal forma que la única explicación era la Resurrección. O sea, que Jesús volvió a vivir en una forma nueva y única?e inexplicable. Y durante unos 40 días, Él caminaba con [email protected] discí[email protected], enseñándoles y orientándoles sobre su misión y reino.

Cuando Jesús estaba físicamente presente con sus discí[email protected], Él estaba limitado por el tiempo y espacio, como todos nosotros. O sea, Él no podía estar en más de un lugar a la vez. Pero la experiencia de la Iglesia, después del día de Pentecostés, fue que el Espíritu de Jesús estaba con ellos en todo lugar a todo el tiempo. El evento de la Ascensión era nada más ni menos de que un mecanismo de Lucas para explicar este cambio en la experiencia de la Iglesia. No es que Jesús entró en un disco volador; ni tampoco que desapareció en una nube. Es simplemente que dejó de estar con [email protected] discí[email protected], físicamente. Y luego, en el Segundo Capítulo del Libro de los Hechos de los Apóstalos, vino el Espíritu Santo y quedó con los seguidores de Jesús?para siempre.

ACTUALIZACION

Al estudiar el Libro de los Hechos, después de leer el Evangelio de San Lucas, uno no puede escapar la realidad de que Jesús de Nazaret era un profeta en la línea de Isaías y Amós. Él insistió, siempre, que la voluntad de Dios es justicia para todo el pueblo y para todos los pueblos.

Al inicio de su ministerio, Jesús se levantó en el sinagoga de Nazaret para leer:

«El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanara los quebrantados de corazón, a pregonar libertad a los cautivos y vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos 19 y a proclamar el año agradable del Señor».

Y este mandato, del Profeta Isaías, es el mandato de la Iglesia. El Espíritu que fue derramado en el día de Pentecostés es el mismo?y con este Espíritu la Iglesia es vacacionada a cumplir el mismo ministerio.

Cuales son buenas nuevas para los pobres? La única buena nueva es que no será pobre más.
?Libertad a los cautivos.? ?Vista a los ciegos.? ?Libertad a los oprimidos.? Jesús no nos mandó a preparar la gente para ir al Cielo. Todo su mensaje tuvo que hacer con nuestra vida aquí y ahora. Entrar en el Reino de los Cielos no es morir y partir para un lugar celestial?lo que sea. Entrar en el Reino de Cristo es participar con Él en la lucha por justicia, libertad, y la vida en abundancia para [email protected]

Jesús ni tampoco ordenó sus discípulos a convertir todo el mundo para ser Cristiano. (Recuerda: Él mismo no era Cristiano). Él nos mandó a amar a [email protected] y a invitar a [email protected] a participar en su Reino?de justicia y abundancia?ahora y aquí.

Tenemos de recordar también que Él no nos mandó a conquistar al mundo. Él nos invitó a ser obedientes y fieles a Él y su Reino. Él nos invitó a participar en la vida de su Familia?la Iglesia. Los resultados pertenecen a Él.

Rev. Fred Morris Faith Partners of Americas Nindirí, Masaya, Nicaragua
Contacto: E-mail: [email protected]

Tomado de : MEDITACIONES BÍBLICAS SOBRE EL CICLO DE PASCUA: CUARESMA-SEMANA SANTA-PASCUA-PENTECOSTES, Iglesia Nuestra Señora de Solentiname, Río San Juan, Nicaragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*