Matrimonio Cristiano ? 3 Claves Para Llevarse Bien 2

Tres Claves Para Llevarnos Bien en la Pareja y Para Llevarnos Bien con Casi Todo el Mundo.

Primero, es Saber Hablar en las Peleas.

Tener discusiones en la pareja es normal, es necesario, es saludable. Sí, es normal. ¿Tener peleas discusiones significa que no nos amamos? No, no significa eso, no significa que no estamos hecho el uno para el otro, eso es falso. Las peleas es la manera de crecer que tenemos, de cambiar, de liberar la tensión. El problema está cuando tenemos una diferencia, una pelea y en vez de saber hablar tragamos la bronca, evitamos hablar. No hablemos más. Los varones hacemos mucho eso. No me molestes, no, otra vez con el tema y entonces tragamos la bronca y nos enfermamos.


O hay personas, por ejemplo, que castigan con el silencio. Recibimos correos de parejas que hace años que están juntas y no se hablan. Él castiga con el silencio, le manda los mensajes. No le responde, está mirando tele, no habla porque la falla es no saber discutir, no saber pelear. Pelear, discutir, es bueno. El problema está en aprender las reglas para discutir con bendición. Hay parejas que tienen una diferencia tonta y se agreden. Entonces, ni tragar ni guardar ni agredir sino aprender a conversar.

¿Qué significa aprender a pelear? Tenemos que partir del concepto de que somos un equipo. Los matrimonios somos un equipo, no somos oponentes. Cuando discutimos, tenemos que ver qué estamos juntos para resolver un problema, una dificultad. En los matrimonios no hay culpables o inocentes, ni alguien que tiene razón o alguien que no tiene razón sino que necesitamos juntos resolver.

¿Qué pasa si discuto con Alejandra y creo que ella es mi oponente? Entonces vamos a ver quién tiene más fuerza, quién convence al otro, quién tiene la razón y quién no la tiene. Y si en vez de oponentes nos volvemos enemigos, entonces ya no va a ser una pelea, va a ser una guerra, hay que destruir. Por eso las parejas que se separan se separan sorpresivamente y dicen, no puedo creer que nos odiemos o que me odie tanto, no supieron manejar las discusiones.

Lo primero que tenemos que aprender es que somos dos para resolver lo que nos pasa y tenemos que aprender a hablar. Me encantaría poder hacerle un test de boca, antes que la gente se case, para ver si saben hablar, porque si no sabés hablar en las diferencias, en las discusiones, vas a sufrir como un condenado en el matrimonio, porque las diferencias son parte de cualquier pareja. Por ejemplo, proponerse las reglas de discusión. Nunca jamás descalificar al otro. La pareja tiene que funcionar con el plan maravilloso con el que Dios la creó. No descalificar.

Tenemos que aprender a validar. Cambiamos cuando nos muestran las cosas buenas que hacemos. Me gustó que me trajeras las flores, me gustó que me trataras así, me gustó que me dijeras eso. Validar es la mejor manera que tenemos. Hoy recibimos miles de correos de parejas jovencitas. Hace dos meses están saliendo y ya se descalifican, se insultan, porque no han aprendido a hablar en las discusiones. Validar, no descalificar.

Dejar de quejarse es otro elemento importante. Cuando estamos discutiendo y nos quejamos, la queja es veneno. Tenemos que dejar de quejarnos y transformar las quejas en pedidos. Quiero pedirte tal cosa, me gusta cuando hacés tal cosa, anhelo tal cuestión. Dejar de quejarnos, dejar de descalificar, dejar de ordenar. Muchas parejas pelean, tenés que, debés. Cambiar la orden por la pregunta. Aprender a hablar.

(CONTINÚA?)

Por Bernardo Stamateas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*