Mateo El caso de Cristo Evidencias a Favor de la Fe – LEE STROBEL

mateo el caso de cristo evidencias a favor de la fe-lee strobel

Mateo el caso de cristo evidencias a favor de la fe

Click para descargar

Ver Link Ver Link Ver Link

Libro parcial

TEMAS
1. Jesús es el Mesías. Mateo enseña claramente que en Jesús se daba el cumplimiento de todas las promesas del Antiguo Testamento (5:17), en especial la del Mesías que vendría (1:18-23; 2:13-15; 8:16-17; 21:1-9).

2. Justicia. Los ciudadanos del «reino de los cielos» son llamados a ser justos (5:19-20; 7:20-21), por lo que los problemas éticos son el principal enfoque de Mateo. Las primeras palabras de Jesús en Mateo tienen que ver con el cumplimiento de la justicia (3:15), por lo cual exigió que sus discípulos invirtieran sus tesoros en el reino de Dios, no en posesiones terrenales (6:19-24; 19:16-26). El amor por los demás se pone también de relieve (5:43-47; 22:34-40).

3. La comisión del creyente. En sus versículos conclusivos Mateo revela el plan para la expansión del reino de los cielos. Los creyentes han de ser «sal» y «luz» (5:13-16), difundiendo las buenas noticias del reino por todo el mundo (28:16-20).

En cierto sentido, hoy Jesús es más popular que nunca. Se han publicado innumerable cantidad de libros que debaten y analizan su vida y sus enseñanzas. Los documentales que transmiten los canales de televisión por cable exploran el misterio en torno a su muerte y resurrección. Un puñado de académicos incluso se ha embarcado en una gesta para descubrir y revelar al «Jesús histórico».

Sin embargo, tras toda esta fascinación con Jesús está la incómoda suposición de que no se puede considerar que los Evangelios son un relato confiable de su vida. Se reúnen concilios académicos para votar cuáles de los supuestos dichos de Jesús tienen mayores probabilidades de ser auténticos. Y todo lo que sea sobrenatural se recibe, por supuesto, con inmediato escepticismo.

¿Un informe que no es imparcial?
Algunos críticos afirman que no se pueden tomar en serio los Evangelios y el Libro de los Hechos porque sus autores no eran historiadores neutrales. Que escribieron con intención de hacer quedar bien a su Mesías. Y que interpretaron la vida de Jesús bajo la lente de su propio sesgo ideológico.

Como resultado, estos escépticos afirman que los antiguos escritores presentan al Jesús de los Evangelios diciendo y haciendo cosas que el verdadero Jesús jamás habría dicho o hecho. Entonces, el antídoto es la deconstrucción de las capas que embellecen, exageran y, en algunos casos, directamente inventan, con tal de revelar el artículo original, el Jesús histórico.

No existe la historia libre de intenciones Que se quiera someter a los Evangelios y al Libro de los Hechos a tal parámetro ?con el objeto de validar un relato histórico solo si está libre de intenciones ulteriores? es exigir algo que no se exige a ninguna otra obra de la literatura histórica.

No existe el relato histórico libre de intenciones, escrito por alguien que no haya tenido alguna perspectiva ideológica o motivación, en particular en el mundo antiguo. Sin embargo, esto no nos impide tomar otros documentos históricos tal como fueron escritos.
De modo que, ¿por qué tienen que tratar los académicos modernos de manera distinta a los Evangelios y el Libro de los Hechos? En El caso de Cristo, el estudioso del Nuevo Testamento, Dr. Craig Blomberg, ofrece un paralelo de la época moderna: Algunas personas, por lo general debido al antisemitismo, niegan o minimizan los horrores del Holocausto. Sin embargo, fueron los académicos judíos los que crearon los museos, los que escribieron libros, preservaron artefactos y documentaron el testimonio de testigos oculares con respecto al Holocausto. Ahora, ellos tienen un propósito muy ideológico que es el de asegurar que no vuelva a ocurrir nunca más una atrocidad como esa. Sin embargo, también han sido lo más objetivos y fieles posibles en su presentación y relato de la verdad histórica.

Así como lo hicieron los historiadores del Holocausto, los escritores de los Evangelios escribían con un propósito ideológico y documentaron con todo cuidado sus relatos para preservar la verdad con la mayor fidelidad.

Al hacerlo, incluyeron las partes más molestas de la historia. Por ejemplo, de la genealogía de Jesús no omitieron mencionar a personajes poco «santos» como Rajab (Mateo 1:5). También escribieron con toda sinceridad sobre los desacuerdos entre figuras respetadas como Pablo y Bernabé (ver Hechos 15:36-40). Quien inventa una historia siempre intenta omitir los detalles más incómodos.

Además, no podemos esperar nada menos que un relato fiel de quienes, para citar a Blomberg, «no tenían nada que ganar, excepto la crítica, el ostracismo y el martirio». Es justamente eso lo que recibieron los escritores de los Evangelios y el Libro de los Hechos por proclamar a Jesús.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*