LOS SIETE PERSONAJES I (El primer y segundo personaje)

LOS SIETE PERSONAJES una-mujer-vestida-del-sol-dragon-7-cabezas-coronas-apocalipsis_capitulo5_contenido_ilust1
LOS SIETE PERSONAJES I

Ver Link

[box type=”info” align=”aligncenter” class=”” width=””]

El bosquejo del capítulo:

I. (Apoc 12.1-2) El primer personaje: La mujer. Israel

A. (v1) Ella es elegida por Dios
B. (v2) Ella es elegida para Dios

II. (Apoc 12.3-4) El segundo personaje: El dragón

A. (v3) La descripción del dragón
B. (v4a) La destrucción del dragón (su historia pre-adámica) C. (v4b) El deseo del dragón (su historia pos-adámica)

[/box]

Con Apocalipsis 12 estamos empezando la tercera vez que Dios nos lleva a través de los eventos de la Gran Tribulación. Primero estudiamos los siete sellos, después vimos las siete trompetas y ahora vamos a analizar lo que la Biblia dice acerca de los siete personajes que llegan a la escena durante los últimos tres años y medio de la septuagésima semana de Daniel. Como siempre, este relato, aunque un poco diferente de los otros en detalles, se trata del mismo tiempo (la Gran Tribulación). Dios simplemente nos está mostrando el mismo lapso desde una perspectiva diferente.

Este tercer relato de la Gran Tribulación consta de tres capítulos en el Libro de Apocalipsis: los capítulos 12, 13 y 14. En el capítulo 12 vemos los primeros cuatro personajes?la mujer, el dragón, el Hijo varón y Miguel. Luego, en el capítulo 13, vemos al Anticristo (la bestia) y su ?asistente?, el falso profeta. Apocalipsis  14 contiene la historia del séptimo personaje, que es realmente un grupo de personas?los 144.000 (los mismos que vimos antes, en el capítulo 7).

Aunque este capítulo es un poco extenso, vale la pena agrupar estos siete personajes para que veamos la continuidad de este relato sin interrupción. Después, en el siguiente capítulo, terminaremos nuestro estudio de este tercer relato analizando el ?paréntesis? en Apocalipsis 14.6-20.

EL PRIMER PERSONAJE: LA MUJER, ISRAEL Ella es elegida por Dios

Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. [Apoc 12.1]

Esta mujer no es una persona literal (no es, por ejemplo, María). Sabemos esto porque el versículo dice que ella es una ?señal?, no una persona. Así que, sólo observando lo que dice la Biblia en este primer versículo, sabemos que lo que sigue no es literal sino simbólico.

Se puede identificar a esta mujer por su descripción porque ella tiene que ver con un conjunto del ?sol?, la ?luna? y ?doce estrellas?. La mujer es cuadro?un símbolo?de la nación de Israel. Vemos la misma descripción en otro pasaje bíblico y ahí Dios nos da la definición del simbolismo en Apocalipsis 12.1 (la manera bíblica de definir símbolos y cosas de este estilo es la de comparar la Escritura con la Escritura? lo espiritual con lo espiritual; 1Cor 2.13).

Soñó aun otro sueño, y lo contó a sus hermanos, diciendo: He aquí que he soñado otro sueño, y he aquí que el sol y la luna y once estrellas se inclinaban a mí. Y lo contó a su padre y a sus hermanos; y su padre le reprendió, y le dijo: ¿Qué sueño es este que soñaste? ¿Acaso vendremos yo y tu madre y tus hermanos a postrarnos en tierra ante ti? [Gen 37.9-10]

Esta es la historia de José, uno de los doce hijos de Israel, y los sueños que él tuvo cuando era un niño, antes de ser vendido por sus hermanos como esclavo. En el sueño el sol, la luna y 11 estrellas se inclinaron a José. Jacobo, su padre, da la interpretación del sueño diciendo que él (Israel, el padre de José) es el sol, que Raquel (la madre de José) es la luna y que las 11 estrellas son sus hermanos. La duodécima estrella es, por supuesto, el otro hermano, José. Podemos ver en otros pasajes bíblicos que los hijos de los patriarcas se llamaban ?estrellas? y es por esto que se puede incluir a José entre las 12 estrellas de la mujer de Apocalipsis 12?la nación de Israel (Gen 22.17; 26.4).

La ?gran señal? en Apocalipsis 12.1 es una mujer y no un hombre porque en la Biblia la nación de Israel siempre se retrata como la esposa de Jehová?la esposa adúltera y ahora divorciada de Él. Por la descripción de esta mujer, entonces, sabemos que es un cuadro de la nación de Israel. Sólo hay una descripción parecida en toda la Escritura, y se trata de la familia de Jacob?los 12 hijos de Israel.

La mujer tiene una corona en Apocalipsis 12.1 porque la nación de Israel va a reinar. Dios apartó la nación de Israel para reinar sobre todos los pueblos de la tierra.

Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel. [Exod 19.5-6]

El someterá a los pueblos debajo de nosotros, y a las naciones debajo de nuestros pies. [Sal 47.3]

Es por esto que en el Nuevo Testamento la Biblia dice que Israel es un ?real sacerdocio??es la nación que Dios escogió para reinar sobre todas las demás.

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable. [1Ped 2.9; observe que en el contexto ?vosotros? se refiere únicamente a los judíos; 1Ped 2.12]

Israel, como una nación, va a reinar sobre la tierra con Dios (ver también: Deut 4.40; Isa 2.2; 11.1-10; Zac 14.16-19; Mat 5.5). Por esto, el símbolo la nación (la mujer en Apocalipsis 12.1) tiene una corona. Ella es la esposa del Gran Rey Jehová y debido a esta posición va a reinar con Él.

Hay que tener mucho cuidado con las religiones que adoran a una ?reina del cielo? que es una persona literal. La ?reina? en Apocalipsis 12 es una nación?es la nación que Dios escogió incondicionalmente: Israel. Hay otra ?reina? que se menciona en la Biblia y la gente la adora a ella como si fuera una persona literal. Se hacen tortas (como una galleta plana y redonda) a esta reina falsa.

Los hijos recogen la leña, los padres encienden el fuego, y las mujeres amasan la masa, para hacer tortas a la reina del cielo y para hacer ofrendas a dioses ajenos, para provocarme a ira. [Jer 7.18]

Se ofrece incienso a esta otra reina.

Sino que ciertamente pondremos por obra toda palabra que ha salido de nuestra boca, para ofrecer incienso a la reina del cielo, derramándole libaciones, como hemos hecho nosotros y nuestros padres, nuestros reyes y nuestros príncipes, en las ciudades de Judá y en las plazas de Jerusalén, y tuvimos abundancia de pan, y estuvimos alegres, y no vimos mal alguno. Mas desde que dejamos de ofrecer incienso a la reina del cielo y de derramarle libaciones, nos falta todo, y a espada y de hambre somos consumidos. Y cuando ofrecimos incienso a la reina del cielo, y le derramamos libaciones, ¿acaso le hicimos nosotras tortas para tributarle culto, y le derramamos libaciones, sin consentimiento de nuestros maridos? [Jer 44.17-19]

También se hacen votos a ella.

Así ha hablado Jehová de los ejércitos, Dios de Israel, diciendo: Vosotros y vuestras mujeres hablasteis con vuestras bocas, y con vuestras manos lo ejecutasteis, diciendo: Cumpliremos efectivamente nuestros votos que hicimos, de ofrecer incienso a la reina del cielo y derramarle libaciones; confirmáis a la verdad vuestros votos, y ponéis vuestros votos por obra. [Jer 44.25]

Así que, tenga mucho cuidado con los sistemas religiosos que incluyen la adoración a una ?reina del cielo? que es una persona. La ?reina? en la Biblia?en Apocalipsis 12.1?no es una persona sino una nación. Es la nación de Israel.

Ella es elegida para Dios

Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento. [Apoc 12.2]

 

Además de ser la nación elegido por Dios, esta mujer es elegida para Dios. Cuándo Él la escogió con el propósito de hacer llegar el Mesías prometido y así cumplir con la profecía de Génesis 3.15. En esta primera profecía mesiánica, Dios prometió la salvación por medio de la simiente física de la mujer. Jesucristo es esta ?simiente prometida?.

Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. [Gen 3.15]

Esta es la simiente de Abraham (Gen 22.18) a través de Isaac su hijo (Gen 26.4) y luego a través de Jacob, el hijo de Isaac (Gen 28.14). Al fin y al cabo, es Jesús que cumplió con la profecía?Él es la simiente prometida.

Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo. [Gal 3.16]

Por lo tanto, cuando vemos a la mujer de Apocalipsis 12 con dolores de parto, lista para dar a luz el ?Hijo varón?, hemos de entender que se refiere a Cristo Jesús que nació como judío?la nación de Israel ?dio a luz? al Mesías, la simiente prometida.

Que son israelitas, de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas; de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén. [Rom 9.4-5]

Así que, aunque la mujer en Apocalipsis 12 no es María, podemos ver que ella (María) es un cuadro de la nación de Israel porque Cristo vino de ella, según la carne (exactamente como vino, según la carne, de la nación de Israel).

Sin embargo (aunque es repetitivo decirlo otra vez), María no es la gran señal de Apocalipsis 12 porque la descripción de la mujer en este capítulo va mucho más allá de María, la madre de Jesús. Cristo es la simiente de ?la mujer? (que podría tratarse de María).

No obstante, Cristo es también la simiente de Abraham (Gal 3.16) y esto no tiene nada que ver con María sino con la nación que vino de los lomos de Abraham (Israel). Además, la Biblia dice que Jesucristo es la simiente de David (Rom 1.3).

Entonces, no podemos decir que la mujer de Apocalipsis 12, la que da a luz al Mesías, es María. Cristo es la simiente de (viene de) Abraham, Isaac y Jacob (quien se llamaba también Israel). Viene a través de la tribu de Judá, el rey David y por último María. No se trata sólo de ella; es la nación de Israel que ?da a luz? a Jesucristo.

Así que, la mujer en Apocalipsis 12 es elegida por Dios porque es un cuadro (una gran señal) de la nación de Israel. Además, ella es elegida para Dios porque Dios la apartó con un propósito específico. A través de Israel vino la simiente prometida?el Mesías, Jesucristo. Ella es el primer personaje de los siete.

EL SEGUNDO PERSONAJE: EL DRAGÓN La descripción del dragón

También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas. [Apoc 12.3]

Su descripción e identificación

Otra vez Dios nos dice que lo que tenemos aquí no es literal sino un símbolo porque dice que, como con la mujer, este dragón es ?otra señal?. Por la descripción que tenemos en Apocalipsis 12, no es difícil identificar quién es este dragón.

Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años. [Apoc 20.2]

El dragón en la Escritura es el diablo; es Satanás. Este dragón es la serpiente antigua que se llama Leviatán.

En aquel día Jehová castigará con su espada dura, grande y fuerte al leviatán serpiente veloz, y al leviatán serpiente tortuosa; y matará al dragón que está en el mar. [Isa 27.1]

El capítulo de plena mención, entonces, del diablo y sus obras es Job 41 porque se trata única y completamente de la criatura Leviatán (Job 41.1). Él es el enemigo más poderoso que existe en toda la creación.

Pon tu mano sobre él; te acordarás de la batalla, y nunca más volverás. [Job 41.8]

El cuadro que Dios nos da de él es uno de un dragón que puede echar fuego por su boca.

Con sus estornudos enciende lumbre, y sus ojos son como los párpados del alba. De su boca salen hachones de fuego; centellas de fuego proceden. De sus narices sale humo, como de una olla o caldero que hierve.

Su aliento enciende los carbones, y de su boca sale llama. [Job 41.18-21]

Este dragón no teme a nadie, ni siquiera a Dios, y es el rey sobre todos los soberbios (es rey de los reino del mundo).

No hay sobre la tierra quien se le parezca; animal hecho exento de temor. Menosprecia toda cosa alta; es rey sobre todos los soberbios. [Job 41.33-34]

En Job 41 Dios nos da una descripción detallada de un reptil?de una serpiente veloz. Es una descripción de Satanás, el mismo dragón escarlata de Apocalipsis 12.

Sus cabezas y cuernos

El dragón de Apocalipsis 12.3 tiene siete cabezas (con diademas) y diez cuernos. Leviatán también tiene más de una cabeza porque él es el mismo dragón de Apocalipsis.

Magullaste las cabezas del leviatán, y lo diste por comida a los moradores del desierto. [Sal 74.14]

Las siete cabezas con siete reyes porque cada cabeza tiene un diadema?una corona.

Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer, y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo. La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición. [Apoc 17.9-10]

Hay muchas diferentes teorías de quienes son estos siete reyes a través de los cuales Satanás ha reinado sobre los reinos del mundo. Una de las más interesantes es que son reyes pre-adámicos (reyes que existían antes de la creación de Adán y Eva; reyes que vivían y reinaba en el mundo de Lucero en Génesis 1.1).

Según Apocalipsis 17.9-10, es obvio que Satanás ha levantado a siete reyes (líderes principales y mundiales) a través de la historia del hombre para llevar a cabo sus planes en oposición a lo que estaba haciendo. Sin embargo, según el Libro de Eclesiastés, estos siete reyes de nuestro mundo puede ser una imitación?un segundo intento?de algo que el diablo tenía antes de su caída, antes de la brecha entre Génesis 1.1 y 1.2. Todo esto es pura especulación, pero el principio se halla en el tercer capítulo de Eclesiastés. Entienda, por favor, que no pretendo enseñar ninguna doctrina nueva aquí; es simplemente una idea que se puede sacar de Eclesiastés 3.15 si se toma el versículo literalmente y su contexto inmediato.

11 Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.

12 Yo he conocido que no hay para ellos cosa mejor que alegrarse, y hacer bien en su vida;

13 y también que es don de Dios que todo hombre coma y beba, y goce el bien de toda su labor.

14 He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y lo hace Dios, para que delante de él teman los hombres.

15 Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó.[Ecl 3.11-15]

El contexto se establece en el versículo 11. El autor de Eclesiastés, Salomón, está hablando de lo que Dios ha hecho ?desde el principio??desde Génesis 1.1?y ?hasta el fin? (que, según Mateo 24.3, es la segunda venida que señala el comienzo del Milenio; luego viene la eternidad). En el versículo 14 vemos el mismo contexto de ?todo lo que Dios hace?. El versículo 15, entonces, es el que nos da un posible (¡posible!) principio de interpretación bíblica. ?Aquello que fue? se refiere al principio de Génesis 1.1 (como, por ejemplo, Ezequiel 28.11-19 y el estado de perfección de Lucero). ?Ya es? se refiere a la historia registrada en la Biblia?el ?presente? de los hombres (las siete dispensaciones desde Adán y hasta el Milenio). ?Ha de ser?, entonces, tiene que ver con el futuro?la eternidad?cuando la Biblia vuelve a cómo era antes en el principio (la Biblia es un gran círculo; cuando llegamos a Apocalipsis 22, realmente estamos de nuevo en el plan perfecto de Dios que Él estableció en Génesis 1.1). Lo que ?ha de ser? es lo que ?fue ya??es lo que Dios restaurará porque es Su plan original y perfecto.

Podemos aplicar este principio a las siete cabezas del dragón?los siete reyes de Satanás?tomando Apocalipsis 17.9-10 como ?el presente? de lo que ?ya es? de Eclesiastés 3.15. Estas cabezas son siete reyes mundiales que han reinado a través de la historia del hombre, desde Génesis hasta ahora. Si aplicamos el principio de Eclesiastés 3.15, entonces, ?aquello que fue? era lo mismo. Lo que ?ya es?, entonces, es un cuadro de ?aquello que fue?. Según el principio, Satanás tenía siete cabezas?siete reyes

?a través de los cuales reinaba en el mundo perfecto de Génesis 1.1. Puesto que ?Dios restaura lo que pasó?, tendría que haber siete reyes principales a través de los cuales se reinará en el futuro?en la eternidad.

Todo esto es sólo un principio para contemplar como podría haber sido antes de la brecha. No es un principio para crear y establecer nuevas doctrinas. Sin embargo, si el principio de interpretación que se ve en Eclesiastés 3.15 es válido, hay dos aplicaciones doctrinales. Siempre hablamos de tres aplicaciones principales de la Escritura. La aplicación histórica tiene que ver con lo que el autor human dijo dentro del contexto de la historia.

Además, según 2Timoteo 3.16-17, hay una aplicación personal de cada pasaje de la Biblia?hay algo en cada pasajes que Dios quiere usar para enseñarnos, redargüirnos, corregirnos o instruirnos en justicia. En tercer lugar, cada pasaje tiene también una aplicación doctrina que se podría llamar la aplicación ?profética? porque se trata de algo específico en el futuro (a menudo por medio de tipos y cuadros o las palabras y frases claves).

El principio de Eclesiastés 3.15 dice que hay una segunda aplicación doctrinal que no es ?profética? en el sentido de ?futura?, sino que es del pasado. Nos muestra algo acerca del pasado de Génesis 1.1, antes de la brecha?el pasado que Dios quiere restaurar.

Imagínese la profundidad de la Palabra de Dios si este principio es válido. Hay miles de hombres que han pasado toda la vida estudiando los tipos y cuadros, la aplicación doctrinal, los eventos por venir, etc. Hay tantos libros que se han escrito acerca de este tema que sería imposible juntarlos todos. Sin embargo, según Eclesiastés puede ser que haya otra aplicación doctrinal que tiene que ver con el pasado y el mundo de  Lucero  en  Génesis  1.1.  Cada  pasaje  de  la  Biblia,  entonces,  además  de  tener  una  aplicación ?profética? (futura), tiene también una aplicación ?del pasado? porque de una manera u otra, muestra algún aspecto de ?aquello que fue? y que Dios quiere restaurar. ¡Qué profundidad en el Libro que Dios nos ha dado!

¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! [Rom 11.33]

Jehová dijo así: El cielo es mi trono, y la tierra estrado de mis pies; ¿dónde está la casa que me habréis de edificar, y dónde el lugar de mi reposo? Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra. [Isa 66.1-2]

Regresando a Apocalipsis 12.3, parece que las cabezas del dragón son los reyes mundiales de la historia del hombre. En este versículo el dragón tiene siete cabezas y diez cuernos. Luego, en Apocalipsis 13.1, vemos que la bestia (el Anticristo) es igual.

Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. [Apoc 13.1]

Esta es la misma bestia sobre la cual viene la gran ramera.

Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. [Apoc 17.3]

Sin embargo, note una diferencia. En Apocalipsis 12.3, Satanás tiene las coronas (las diademas) en sus cabezas. La bestia de Apocalipsis 13 tiene las coronas (las diademas) en sus cuernos. Entonces, tanto las cabezas como los cuernos hablan de ?reyes?, exactamente como vemos en Apocalipsis 17.9-12.

Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer, y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo. La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición. Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia. [Apoc 17.9-12]

Si las siete cabezas son siete reyes mundiales que Satanás ha controlado a través de la historia del hombre, son los mismos que vimos antes en Apocalipsis 11, en el contexto de nuestro estudio sobre la bestia (Apoc 11.7; la primera mención de la bestia en Apocalipsis).

  1. Nimrod: Génesis 10.8 (el primer líder mundial; un tipo y cuadro del Anticristo)
  2. Faraón
  3. Nabucodonosor
  4. Ciro, rey de Persia
  5. Alejandro el Grande de Grecia
  6. César
  7. El Anticristo (el hombre, antes de que el espíritu de Judas entre en él).

Según Daniel 2.40-45, el último reino de los gentiles consta de las dos ?piernas? de la imagen de metal del sueño de Nabucodonosor. Él (y su reino de Babilonia) es la cabeza de oro. El reino que gobernaba el mundo conocido después de Babilonia fue Medo-Persia (el rey representante sería Ciro; él es el pecho y los brazos de plata. Alejandro de Grecia conquistó el mundo después de Persia, entonces él es el viento y los muslos de bronce.

Después de Grecia, Roma controlaba el mundo, aun durante la primera venida del Mesías. Roma forma las dos piernas de la imagen de metal porque el reinado de ella se divide en dos etapas: Roma política (el Imperio Romano, que estamos en control durante la primera venida) y Roma papal (el ?Santo? Imperio Romano, que estará en control cuando Cristo viene la segunda vez).

Así que, el Anticristo va a tener alguna relación con Roma papal (el reinado mundial de la Iglesia Católica Romana) durante la Tribulación. Esto es exactamente lo que vemos en la descripción de la gran ramera en Apocalipsis 17?un sistema religioso que controla el mundo entero y que anda ?sobre la bestia?.

Exactamente como los pies de la imagen en Daniel 2 tienen diez dedos (dedos que crecieron de los pies de las piernas?o sea, de la última etapa del reinado de Roma), la última cabeza de Satanás (el Anticristo; el rey mundial que representa Roma) va a tener diez reyes diez cuernos) a través de los cuales él reinará durante la Tribulación (Apoc 13.1 con Dan 7.7-24). Puesto que son los reyes de la bestia ?del Anticristo ?sólo reinarán durante el reino de él (durante la Tribulación).

Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia. [Apoc 7.12]

Observe que cuando Juan escribió Apocalipsis (en 95 d.C.), los diez reyes (cuernos) todavía no había recibido su reino. Ellos recibirán su autoridad durante la Gran Tribulación y así reinarán subordinados a la bestia?al Anticristo.

Vamos a desarrollar todo esto un poco cuando analicemos Apocalipsis 17. Ahora, sólo dese cuenta de que las cabezas del dragón son reyes que han gobernado sobre el mundo entero por Satanás a través de la historia del hombre. Los diez cuernos parece ser reyes subordinados al Anticristo durante la Tribulación. Todos tienen coronas?tanto las siete cabezas como los diez cuernos?porque todos reinan (o reinarán) bajo la dirección del diablo. Así es la descripción del enemigo de Israel que Dios nos da en Apocalipsis 12.3.

La destrucción del dragón (su historia pre-adámica)

Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. [Apoc 12.4a]

Los ángeles arrastrados

Con el versículo 4, Dios nos lleva hacia atrás para mostrarnos lo que pasó con el dragón antes de la brecha entre Génesis 1.1 y 1.2. Vemos la destrucción que él hizo cuando se rebeló contra Dios.

¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. [Isa 14.12-14]

En la antigüedad, la cola del dragón arrastró la tercera parte de las estrellas del cielo. Según Job 38.7, estas estrellas son ángeles y muy probablemente unos de los que alababan la primera creación perfecta que Dios hizo en Génesis 1.1.

¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia… Cuando alababan todas las estrellas del alba, y se regocijaban todos los hijos de Dios? [Job 38.4-7]

Estas ?estrellas? ya son los ángeles de Satanás?son ?sus? ángeles, según Apocalipsis 12.7, exactamente como Dios también tiene los Suyos. Satanás y ?sus? ángeles están condenados a pasar toda la eternidad en el castigo del fuego eterno.

Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. [Mat 25.41]

Lo que hemos de observar en Apocalipsis 12.4a es el hecho que Satanás arrastró a esta tercera parte de los ángeles. La palabra ?arrastrar? implica que Satanás los llevó, en cierto sentido, contra su voluntad. Esto, por supuesto, no quiere decir que los ángeles?ahora llamados demonios y espíritus inmundos?no escogieron rebelarse contra Dios por su propia voluntad. Sólo es decir que había un elementos de engaño de parte del diablo en lo que pasó en Génesis 1.1 con la rebelión de Lucero y sus ángeles. De hecho, esto es exactamente lo que vemos en Ezequiel 28, un capítulo que se trata del pasado de Satanás (cuando todavía era el ?quinto querubín? y el ?querubín grande y protector?).

A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. [Ezeq 28.16]

Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran. [Ezeq 28.18]

Satanás, cuando era aún Lucero el querubín, hizo ?contrataciones? con alguien en el pasado?en el mundo perfecto de Génesis 1.1. Una contratación es la acción o el efecto de contratar con alguien (de pactar, de convenir, de hacer contratos y negocios con otro). Satanás hizo un trato con los ángeles de la creación original y tal vez con otras criaturas también (los ?hijos de Dios? de Job 38.7, si es que no son los mismos ángeles).

Luego en su profecía, Ezequiel dice que los ángeles de Satanás descenderán con él al Seol y allí serán ?consolados?.

1 Aconteció en el año decimoprimero, en el mes tercero, el día primero del mes, que vino a mí palabra de Jehová, diciendo:
2 Hijo de hombre, di a Faraón rey de Egipto, y a su pueblo: ¿A quién te comparaste en tu grandeza? [Ezeq 31.1-2]

Esta profecía sobre Faraón rey de Egipto trata doctrinalmente de Satanás, el rey sobre los reinos del mundo. Comos vemos en los versículos que siguen, la profecía muestra el fin de él y de sus subordinados (los demonios).

15 Así ha dicho Jehová el Señor: El día que descendió al Seol, hice hacer luto, hice cubrir por él el abismo, y detuve sus ríos, y las muchas aguas fueron detenidas; al Líbano cubrí de tinieblas por él, y todos los árboles del campo se desmayaron.

16 Del estruendo de su caída hice temblar a las naciones, cuando las hice descender al Seol con todos los que descienden a la sepultura; y todos los árboles escogidos del Edén, y los mejores del Líbano, todos los que beben aguas, fueron consolados en lo profundo de la tierra.

17 También ellos descendieron con él al Seol, con los muertos a espada, los que fueron su brazo, los que estuvieron a su sombra en medio de las naciones.

18 ¿A quién te has comparado así en gloria y en grandeza entre los árboles del Edén? Pues derribado serás con los árboles del Edén en lo profundo de la tierra; entre los incircuncisos yacerás, con los muertos a espada. Este es Faraón y todo su pueblo, dice Jehová el Señor. [Ezeq 31.15-18]

Ezequiel 31.15, que tiene que ver con el juicio final del diablo, establece el contexto de lo que sigue (aunque el versículo habla del pasado, este juicio queda todavía futuro; muy a menudo los profetas de Dios hablan de lo que ven de esta manera, como si fuera algo ya del pasado, porque así es en la mente de Dios). En el versículo 16 vemos que los ?árboles escogidos de Edén? son sus seguidores (lo que estaban con él en el Edén de Génesis 1.1). Serán, de alguna manera, ?consolados? en lo profundo de la tierra. Ellos descenderán al mismo lugar que Satanás?al Seol (Ezeq 31.17).

Satanás ?arrastró? a estos ángeles a través de tratos engañosos?a través de sus ?contrataciones?. Obviamente sus ángeles escogieron rebelarse por su propio libre albedrío. Sin embargo, como Eva (quien también escogió pecar por su propia voluntad), esta tercera parte de los ángeles fue engañada por el gran dragón escarlata y ahora son sus esclavos que no tienen esperanza.

Los ángeles arrojados

Cuando Satanás arrastró a la tercera parte de los ángeles en su rebelión contra Dios, Apocalipsis 12.4a dice que ?los arrojó sobre la tierra?. Parece que esto se refiere a su esclavitud a Satanás, no tanto a que están confinados a la tierra. Son criaturas espirituales y debido a esto puede andar tanto en la tierra como en el espacio (el segundo cielo).

Luego, en la Gran Tribulación, ellos y Satanás serán arrojados a la tierra y en aquel entonces serán confinado a este planeta (Apoc 12.9). Así que, primero Satanás arrojó a estos ángeles y luego serán arrojados con Satanás por Miguel y los ángeles de Dios. Son dos diferentes hechos que toman lugar en dos diferentes puntos de la historia.

El deseo del dragón (su historia pos-adámica)

Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese. [Apoc 12.4b]

El deseo del diablo ha sido el mismo desde Génesis 3.15. Quiere destruir la simiente prometida (el Mesías). El Antiguo Testamento contiene la historia de Satanás tratando de destruir el linaje física de la simiente prometida y todo llegó a su culminación cuando Cristo nació y el diablo usó a Herodes para tratar de ?devorar? al Hijo varón de la mujer (de la nación de Israel). Herodes mandó matar a todos los niños menores de dos años (Mat 2.13-16) porque había indagado diligentemente de los magos cuando apareció la estrella que los guiaba al niño Jesús (Mat 2.7-8). No sabía cual niño era que nació Rey de los judíos, por lo tanto mató a todos los niños que tenían una edad parecida al del Mesías en aquel entonces.

El segundo de los siete personajes es el gran dragón escarlata?Satanás, el diablo, Leviatán. Él causó una destrucción por sus contrataciones y su rebelión durante la historia pre-adámica y fue él que trató de devorar al Hijo varón que nació de la mujer (la nación de Israel). Esto ha sido su deseo desde Génesis

3.15?parar el plan que Dios  tiene para salvar al hombre pecador?y así será  su  deseo hasta que descienda en el Seol con todos sus ángeles. El tercer personaje que vemos en Apocalipsis 12 es, entonces, el Hijo varón.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*