LOS PADRES Y LOS HIJOS.

El evangelio de San Lucas nos dice que el ángel del señor se les presento a unos pastores que cuidaban su rebaño y les dijo: ?No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo, os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador? (Cfr.Lc.2, 8-12). El nacimiento de un hijo es proclamado como una gozosa noticia, el nacimiento de un hijo debe ser causa de alegría, y alegría no solo para los que van a ser padres, sino que también debe ser alegría para todos los miembros que conforman esa familia y alegría también para toda la comunidad. El anuncio del nacimiento de un niño no es, ni puede ser, una noticia triste, no es un problema, no es una equivocación, mucho menos un error en la cuenta y peor aún no es una carga, los hijos no son un estorbo, menos aun decir que son una molestia.

Los hijos son ?una bendición de Dios?, son un Don-Gracia que Dios da a quien él quiere, cuando él quiere, porque él quiere. No es cuando nosotros queremos, basta lanzar una mirada para ver cuántos hombres anhelan vehemente escuchar que un día le digan PAPA, y cuantas mujeres ansiosas de escuchar MAMA y aun más de recibir las caricias de esas manitos tan dulces.

Hay algo en lo que debemos estar claros, y es que no se puede ser Papa, sino hay una Mama, nuestros hijos nacen del fruto del amor del padre y la madre, nuestros hijos son frutos de amor. esperados con amor y algo muy importantísimo que decir, es que nos preparamos por tanto tiempo para obtener un título profesional, pero lamentablemente no empleamos ni el mas mínimo tiempo para prepararnos para ser buenos padres, buen papa, buena mama, habría que ver que tanto y cuantos nos estamos educando, formando para ser padres. Muchos creemos que debemos pensar en la formación hasta que los niños nacen y no es así debemos empezar ya.

Porque los hijos son también una gran RESPONSABILIDAD nuestra, y un día tendremos que dar cuenta Dios de esos Hijos, que antes de ser nuestros son de Dios. Por lo tanto es Responsabilidad nuestra como Padres: Educarlos, Formarlos, Guiarlos, Conducirlos por caminos de Paz, Gozo, Alegría, Felicidad, en fin por caminos que lleven a Dios, dura tarea, sobre todo en estos tiempos tan difíciles.

La educación de los hijos debe ser la tarea fundamental de toda Familia, pero para poder cumplir con esta difícil labor se requiere de que seamos auténticos y verdaderos padres que asumimos con responsabilidad el compromiso de sacar adelante el deber natural de Educar de una manera Integral a nuestros hijos.

Se dice que una vez San Juan Bosco fue a visitar a una familia y durante la plática uno de los hijos dijo una palabrota y San Juan Bosco como buen educador intervino y le dijo al niño: Niño esa palabra no debe decirse, a lo que el niño respondió: ?mi papa la dice siempre?. El papa que se encontraba presente se sonrojo y san Juan Bosco le respondió al niño: ?tu papa ya no volverá a decir esa palabra?. De ahí que el evangelio de San Juan nos dirá al respecto: ?El Hijo no puede hacer nada por su cuenta, sino lo que ve hacer al Padre, lo que hace el, eso también lo hace igualmente el Hijo. Porque el Padre quiere al Hijo y le muestra todo lo que él hace. Y le mostrara otras aun mayores que estas. (Cfr. Jn.5, 19-20).

Qué hermoso, pero que tremendo lo que nos dice el evangelio de San Juan, El Hijo hace lo que ve hacer al padre?lo que hace el padre eso también lo hace el hijo y notemos que dice: ?igualmente?. Pero tendríamos que cuestionarnos y pensar: ¿Papa, Mama, que te está viendo hacer tu hijo? Porque lo que te este viendo hacer, IGUALMENTE lo va hacer tu hijo. No nos olvidemos que para los niños sus Padres son sus Héroes, son sus Ídolos. Al niño le encanta reír como su Papa, Peinarse como su Papa, Repite lo que su Papa dice, Hace lo que su Papa hace. A la niña le gusta vestirse como su Mama, atiende a las amiguitas así como su Mama, se sienta como la Mama.

Mis buenos hermanos, hermanas, los hijos son el reflejo de los padres.

Se cuenta que el Rey José de Austria sacaba a los presos de la cárcel para que fueran a barrer las calles. Un día un jovencito se acerco a uno de los prisioneros y con gran afecto, cariño y respeto le beso la mano; el Rey al ver al joven que había besado la mano de aquel prisionero, mando a traerlo y le pregunto al joven, ¿Quién es ese señor a quien con tanto cariño, afecto y respeto has besado en la mano? El Joven respondió al Rey, ?el es mi padre?. Entonces el rey dijo: dejen en libertad a ese preso, ese hombre no puede ser un criminal. Quien educa a un hijo así no puede ser un criminal. Insisto los hijos son el reflejo de los padres. Esta es una afirmación muy seria, ya que si decimos que los jóvenes andan mal o bien afirmamos que los jóvenes están desorientados, tendríamos que buscar la raíz de su desconcierto en los hogares, en sus padres.

Hermanos, hermanas, lamentablemente, tristemente, si lanzamos una mirada a la realidad que está viviendo la familia, especialmente en lo que atañe a la educación de los hijos podemos ver que:

  • Los hijos andan sin rutas claras. (Desorientados)
  • Muchos padres no se preocupan por el progreso de sus hijos.
  • Tal parece que se acabaron los padres responsables.
  • La autoridad paterna es la patente para abusar de los hijos.

Qué fácil es decir: ?Esta juventud no sirve?, ?que mal andan los muchachos?, ?que estrafalarios?, ?pobrecitos?, ?Alcohólicos, drogadictos, vulgares, vagos, pandilleros, irrespetuosos, incultos, y que se yo cuantas cosas más, ya que somos muy rápidos, duros y tremendos para señalar:

  • Los defectos de los demás.
  • Nos creemos que somos mejores que los demás.
  • Pensamos que nosotros somos los buenos y los demás son los malos.
  • Asumimos que nosotros los ?MUY BUENOS? ?LOS MUY SANTOS? NUNCA vamos hacer esto o aquello.
  • Lo que nosotros hacemos son pequeñeces y lo que los otros hacen es lo gigantesco.
  • Somos chismosos y entrometidos.

Padecemos de amnesia precoz ya que muy pronto se nos olvida todo lo que hemos, hecho, dicho y que seguramente son peores las cosas, los errores, las barbaridades, que hemos cometidos, pero?pero?como nos hacemos los olvidadizos, creemos y pensamos que nosotros somos los BUENAZOS y los demás son los malos ¿pero la verdad es que no queremos recordar?, No queremos recordar que nosotros…

  • Fuimos alcohólicos.
  • Consumimos drogas.
  • Éramos violentos.
  • Decíamos Mentiras.
  • Lastimamos y dañamos a seres queridos.
  • Dejamos hijos abandonados, por las circunstancias y atenuantes que hoy queramos argumentar.
  • Nos divorciamos, nos separamos pero ahora pretendemos disimularlo de cualquier manera simplemente porque hoy, tenemos tantos argumentos.
  • Fuimos o Somos soberbios, arrogantes.

Pero pienso que lo que tenemos es mucho temor a sentirnos señalados y sobretodo culpables. Lo cierto es que muchos jóvenes andan mal, porque los papas estamos mal, recordemos lo que el evangelio de San Juan nos dice: ?El Hijo hace lo que ve hacer al padre. Si tu hijo te ve borracho, ¿Qué esperas que haga tu hijo?, si el hijo ve que el papa se embriaga, que la mama también lo hace, que el tío, la tía, el vecino, la vecina, entonces el va a aprender a conjugar bien el verbo beber y entonces el va a decir:

  • Mi papa bebe
  • Mi mama bebe
  • ío bebe
  • Mi tía bebe
  • Mi abuelo bebe
  • buela bebe
  • Mi hermano mayor bebe
  • Mi familia bebe
  • El vecino bebe
  • La vecina bebe
  • Los vecinos beben
  • Todos beben.

Entonces saca sus propia conclusión y dice, lo normal es embriagarse, entiéndase emborracharse, lo normal para este muchacho será ser ?borracho? y que decir cuando la niña, la joven ve cuando su papa golpea a su mama, o el hijo ve haciendo este acto cobarde con su mama, ¿qué les estamos enseñando?, le estamos enseñando a maltratar, herir, dañar, golpear, lastimar. Tal parece que los responsables de educar en el amor,, formar en el cariño, orientar en el respeto hacia el prójimo somos muchas veces los que enseñamos todo lo contrario, hermanos, hermanas, nuestros hijos no van a hacer lo que nosotros digamos, van a hacer lo que nosotros hagamos.

Papa, Mama, en cuanto más responsables seamos los padres, entonces tendremos menos jóvenes en:

  • Drogas
  • Pandillas
  • Las Calles
  • Libertinaje sexual
  • Alcohol

Tendremos menos jóvenes matando a su propio hijo, dado que el aborto es eso, un asesinato, es matar a un ser inocente e indefenso y léase SER ya que no es una COSA,, en fin mis buenos hermanos en cuanto más responsables seamos en la familia: Entonces estaremos promoviendo la Cultura del Amor, que no es mas que promover la cultura de la vida.

Se dice que varias matronas romanas mostraban con Vanidad su colección de Joyas, entonces una de las matronas romanas se puso de pie y mando a llamar a sus hijos y les dijo a sus compañeras: ?estas son mi mejores joyas?, y mis buenos hermanos es que no debemos olvidar, que el tesoro más grande que hemos recibido de Dios son nuestros hijos.

El Papa Juan Pablo II en su carta encíclica Exhortación Apostólica ?Familiaris Consortio? dice: ?Familia se lo que eres, una comunidad de vida, una comunidad de amor? (FC. No 17).

Debemos tener presente que lo que más se parece a Dios es la Familia, ya que Dios es: Padre, Hijo y Espíritu Santo, Dios es una comunidad de Vida, una comunidad de amor, por lo tanto cada una de nuestras familias están llamadas a ser una comunidad de amor, pero que difícil, cada quien anda por su cuenta y lo triste es que quienes deberíamos de ser ejemplo de Amor, Justicia, Respeto, Cariño, Generosidad, muchas veces no lo somos.

El Segundo Concilio Provincial de Nicaragua en el No 500 nos dice: ?La familia tiene la misión de revelar, custodiar y comunicar el amor como reflejo vivo del amor de Jesucristo. Que difícil se nos vuelve a muchos comunicar el amor, entendiendo que amar es respetar, amar es no herir, amar es no dañar, no lastimar, no ponerle cargas más pesadas de las que ya se cargan, amar es guardar silencio

Por lo tanto nuestros hijos No solo deben crecer en estatura, deben crecer en amor, deben crecer también en santidad. Si nuestros hijos nos ven arrodillarnos y orar, eso van a hacer nuestros hijos, si nuestros hijos nos ven ser justos, eso van a ser nuestros hijos, si nos ven ser Generosos, eso mismo van aprender nuestros hijos, porque ?al pie de los hijos se está con el ejemplo fecundo, con la personalidad respetable, con las virtudes que atraen y con la fuerza recia del amor.?

Quisiera finalizar esta breve reflexión citando una escrito que aparece en un libro, y se titula: ¨carta de un hijo a su padre¨ y dice así:

Papa:

Hoy de mis errores te sorprendes
Me acusas de ellos, por ellos me reprendes.
¿Sabes acaso en cuantas ocasiones te llame y no estabas presente?

Cuantas veces de niño, espere tus caricias
Cuantas cosas yo hice para hacerte sonreír,
Sin embargo, no estabas, estabas ocupado?
Cosas más importantes te llenaban la mente.

¿Alguna vez, papa tu me arrullaste?
¿Jugaste conmigo?
¿Qué historia me contaste?
¿En las noches oscuras en que yo tenía miedo,
¿Me diste consuelo o acaso me besaste?

¿Dónde estabas papa, cuando deje mi infancia?
Cuando adolescente, inquieto mil veces te busque,
Cuando quise un amigo y no pude encontrarte,
Cuando a mis preguntas nunca existió un ¿por qué?.

Hoy me culpas papa de mis fracasos,
Tienes tiempo para mí, cuando ya es tarde,
Fui parte de tu vida y de tu historia
Pero? tal vez?para ti? no fui importante?

Hermanos (as) No sé como estas en este momento en que has podido leer esta corta y breve reflexión, se como estoy yo, se cuales son mis dolores, mis angustias, mis sufrimientos, mis debilidades, se cuales son mis quebrantos, que tristezas me abruman, se de mis faltas, se de mis PECADOS, Hago mía las palabras del Santo Rey David en el Salmo 51, ?Aparta tu rostro de mi Pecado, porque mi pecado YO BIEN LO CONOZCO?. Hermano Hermana, repito no sé como estas, ni como te sientas, pero, quisiera invitarte un momento, a que cierres tus ojos y abras junto conmigo los ojos de la fe, los ojos de corazón y te invito a que mires a:

Jesús siempre está a nuestro lado,
El nunca nos ha dejado solos,
El siempre camina con nosotros?

Quizás te sientas como yo, que he abandonado la casa del padre?que le he fallado?que no le he amado como debe ser amado?pero? Jesús sigue a mi lado, sigue a tu lado? y nos continúa diciendo: te amo? te perdono?quizás es momento de hacer caer nuestras defensas y pedirle perdón a Dios por lo que pensábamos hacer o bien por lo que ya hicimos, pero siempre será un buen momento para estar con Jesús?

Siempre será un buen momento, ahora, decirle: ?señor, tú me has dicho vengan a mi todos los que estén cansados y abatidos por que mi yugo es ligero y mi carga es liviana??señor date prisa en socorrerme? quiero descansar mi cabeza en tu regazo y llenarme de ti, de tu paz, de tu amor y abandonarme en tus brazos buen Jesús?

Hermano haz la prueba y veras qué bueno que es el señor y terminemos diciéndole:

Jesús danos el don y la gracia de la conversión, señor conviérteme, úngeme, sáname, sálvame quiero descansar en tu amor, en ti, solo contigo, solo en ti hay paz.

Gracias Jesús por lo que has hecho, por lo que sigues haciendo y continuaras haciendo, gracias por amarme, con tu amor eterno.

Pidámosle al buen Dios que nos enseñe a amarnos en el tiempo así como el nos ama en la eternidad.

Amemos a nuestros hijos, siempre.

Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*