Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Tiatira IV

(270) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Tiatira (aa)

Leer Versículos aquí

Mira, la postraré en cama, y a los que cometen adulterio con ella los arrojaré en gran tribulación, si no se arrepienten de las obras de ella. (Apocalipsis 2:22 LBLA)
Reflexión
Ojo, en el texto anterior (21), el Señor habla de que le ‘dio tiempo para arrepentirse’ y el pasaje en meditación, tiene enseñanza clara: ¡Disciplina! “Mira, la postraré en cama”; esto indica claramente enfermedad; aquí hay sabiduría, el pecado de fornicación, prostitución, etc. trae enfermedad natural y espiritual. La persona que no quiere arrepentirse debe entender que el pecado tiene consecuencias y una de ellas, es la enfermedad. Dios no es vengativo, ni punitivo; sino correctivo; la enfermedad, es una disciplina; un acto de amor; la persona decide que quiere hacer.
(271) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Tiatira (bb)
Por eso la voy a postrar en un lecho de dolor, y a los que cometen adulterio con ella los haré sufrir terriblemente, a menos que se arrepientan de lo que aprendieron de ella. (Apocalipsis 2:22 NVI)
Reflexión
Esta versión describe el texto con intensidad y dureza. Con el Señor no se juega; la sangre de Cristo es santa y pura, es el único remedio para el pecado. Después de haber conocido la verdad y haber escapado de las contaminaciones del mundo, mediante la reconciliación con Dios a través del Señor y Salvador Jesucristo, y vuelve otra vez la persona a enredarse, (peor aún) en idolatría, si no hay arrepentimiento, su estado puede ser peor que el primero. Esto ocurre al separarse del Señor y echarse en brazos nuevamente del príncipe de este mundo, quien no tiene misericordia.
(271) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Tiatira (cc)
He aquí, Yo la arrojo en cama, y en gran tribulación los que con ella adulteran, si no se arrepienten de las obras de ella. (Apocalipsis 2:22 RVR)
Reflexión
La advertencia está en dos direcciones: (1) A Jezabel, que ‘dice ser profetisa’ y quien es la responsable de enseñanzas falsas que afectan a una parte de la iglesia; y, (2) también a todos los creyentes que siguen o practican sus enseñanzas, adulterando. A la primera promete enfermedad, ‘será arrojado en cama’ y a los otros, ‘tribulación’. Es oportuno aclarar que Dios no pone enfermedades o males sobre el creyente que peca; sí permite al mismo enemigo que obedeciste, ocuparse de ti, con la intención de que reflexiones y produzca fruto de arrepentimiento.
(273) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Tiatira (dd)
Por eso, voy a hacerla caer en cama, y mataré a sus hijos; y a los que cometen adulterio con ella, si no dejan de portarse como ella los hace, les enviaré grandes sufrimientos. (Apocalipsis 2:22 DHH)
Reflexión
Para ampliar la explicación del pasaje, que refiere a la ‘postración o caer en cama’; es decir, enfermedad, es oportuno detallar, que: Entre los antiguos israelitas, la enfermedad no tenía su asidero desde el punto de vista médico, más bien se consideraba como un problema de origen espiritual (religioso o incumplimiento de la Ley); que, como, un proceso u origen natural. Las enfermedades se debían, casi en su totalidad, a transgresiones legales y al castigo divino por la desobediencia y el pecado; y su causa era de procedencia diversa.
(274) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Tiatira (ee)
Por tanto, a ella y a los que con ella adulteran los haré caer en cama; y si no se arrepienten de sus malas obras, los haré sufrir en gran manera. (Apocalipsis 2:22 RVC)
Reflexión
Por considerarlo de relevancia para el creyente y su comprensión, se ocupará el tiempo necesario para describir el origen de las enfermedades, que por cierto es espiritual. No quiere decir qué, no hay afecciones desde el ámbito natural; no obstante, la mayoría procede de lo espiritual y tiene su relación con el tipo de vida del creyente. Continuando con la entrega anterior, vemos que las enfermedades podían ser causadas por Dios directamente (Levítico 20:16; Deuteronomio 28:22-35), por su ángel (2 Samuel 24:15-16; 2 Reyes 19:35) o por Satanás (Job 2:7; Lucas 13:10-16).
(275) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Tiatira (ff)
Por tanto, a ella y a los que con ella adulteran los haré caer en cama; y si no se arrepienten de sus malas obras, los haré sufrir en gran manera. (Apocalipsis 2:22 RVC)
Reflexión
Este pasaje se puede traducir en el lenguaje popular, con el siguiente dicho: “Al entendido con seña” (si no se arrepienta); “al que no entiende con leña” (corrección o disciplina mediante la enfermedad o estar postrada en cama) y si aún no entiende, se le agregara dolor (disciplina se aumenta con sufrimiento mayores). El que escribe estas líneas, puede testificar en forma contundente, que estar postrado en cama, es una brillante oportunidad para reflexionar y arrepentirse; también, para acercase a Dios, aprender de su Palabra y recibir revelación.
(276) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Tiatira (gg)
Yo voy a hacer que esa mujer se enferme gravemente, y que se mueran los que obedecen sus enseñanzas y siguen creyendo en dioses falsos. Pero si se arrepienten y vuelven a obedecerme, no les haré ningún daño. (Apocalipsis 2:22 TLA)
Reflexión
Las enfermedades son un medio que Dios permite también para que las personas sean probadas, como en el caso de Job. Si las enfermedades dependían de Dios (al permitirlas), la curación también dependía de su voluntad y poder, y tal situación se desprende de la admonición de Moisés contenida en su canto antes de morir, contemplando la tierra prometida: “Ved ahora que Yo, Yo Soy, y no hay dioses conmigo; Yo hago morir, y Yo hago vivir; Yo hiero y Yo sano; y no hay quien pueda librar de mi mano” (Deuteronomio 32:39). La exposición es de acuerdo a la Ley.
(277) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Tiatira (hh)
Por lo tanto, la arrojaré en una cama de sufrimiento, y los que cometen adulterio con ella sufrirán terriblemente, a menos que se arrepientan y abandonen las maldades de ella. (Apocalipsis 2:22 NTV)
Reflexión
La intención de Dios no es que estemos enfermos; su deseo es, que tengamos buena salud (3 Juan 2); además, vemos la voluntad de Dios a través del ministerio de Cristo, sanando, libertando, restaurando y en algunas ocasiones, el Señor advirtió a la persona que había perdonado o sanado, diciéndoles: “vete y no peques más, para que no te sucede algo peor” (Juan 8:11; 5:14); inclusive, muchas veces antes de sanar a la persona le decía: “tus pecados te son perdonados” (Marcos 2:5) dando a entender, que uno de las consecuencias del pecado es la enfermedad.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*