Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Pérgamo IV

(214) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Pérgamo (v)

Leer Versículos aquí

De modo parecido, entre ustedes hay algunos nicolaítas que siguen esa misma enseñanza. Y ustedes son las piedras vivas con las cuales Dios edifica su templo espiritual. Además, son sacerdotes santos (Apocalipsis 2:15; 1 Pedro 2:5 NTV)

Reflexión
Continua el Rev. Branham sobre la doctrina de los nicolaítas: “Dios no ha divido dividido a su iglesia en clases para que las masas sean guiadas por un sacerdocio santo. Es verdad que el liderazgo tiene que ser santo, pero así también tiene que serlo toda la congregación. Además, no hay ni un lugar donde en la Palabra donde sacerdotes o ministros o semejantes, son mediadores entre Dios y el pueblo”. Esta exposición es verdad; porque, sacerdotes mediadores es una práctica de religiones paganas. En la Iglesia del Señor, todos los creyentes somos sacerdotes (1 Pedro 2:5).

(215) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Pérgamo (w)

Tampoco has rechazado a los que siguen las enseñanzas de los nicolaítas. (Apocalipsis 2:15 TLA)

Reflexión
Dios quiere que todos lo amemos y le sirvamos juntos y en armonía. Según el Rev. Branham, el Nicolaismo destruye este y otros preceptos; separa a los ministros del pueblo y convierte en señores a los líderes, en vez de siervos. Torcieron las Escrituras; particularmente, en dos palabras: ‘ancianos y obispos’: convirtieron a los obispos en jefes de los ancianos. En verdad, la Escritura ubica al anciano y el obispo como la misma persona: el anciano es la persona; obispo es el oficio del anciano. Los nicolaítas, iniciaron su trabajo dividiendo; y, estableciendo jerarquía, mientras crecían y se fortalecían.

(216) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Pérgamo (x)

Así tú también tienes algunos que de la misma manera mantienen la doctrina de los Nicolaítas. Y Jesús les dijo: Los reyes de los Gentiles se enseñorean de ellos; y los que tienen autoridad sobre ellos son llamados bienhechores. Pero no es así con ustedes; antes, el mayor entre ustedes hágase como el menor, y el que dirige como el que sirve. (Apocalipsis 2:15; Lucas 22:25-26 NBLH)

Reflexión
Los Nicolaítas alteraron el orden que Pablo estableció para la Iglesia. En verdad, la persona que está al frente de una congregación, no es un mandamás como en el mundo. Los ancianos deben trabajar más, sirviendo; son uno más, del cuerpo de Cristo. En la Iglesia del Señor, no existe masas y líderes con poder. Jesús instruyó a sus discípulos que el mayor deberá ser el menor y servir. Este principio, fue y es violentado por los Nicolaítas; más tarde, a la Iglesia, la etiquetaron: ‘madre’; precepto, no bíblico. La iglesia no tiene madre, es Una; santa, pura, sin mancha, y sin arrugas.

(217) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Pérgamo (y)

Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco. Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos, una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer. (Apocalipsis 2:15; 1 Corintios 1:10 RVR)

Reflexión
Aclaración: lo que se expone sobre la doctrina de los nicolaítas, son extracciones resumidas del documento escrito por el Rev. Branham y se hace de esta manera para ganar tiempo, sin perder la esencia del mensaje. Los nicolaítas comenzaron torciendo las Escrituras; su siguiente paso fue la estratagema del Imperio romano: “Dividir y conquistar”; y se considera que esta es una de las razones, porque Dios, aborrece esta doctrina. No debe haber división en la Iglesia; porque es un cuerpo; y este cuerpo es de Cristo, quien es la cabeza. Un cuerpo dividido o mutilado muere.

(218) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Pérgamo (z)

También tiene ahí a algunos que no quieren apartarse de la enseñanza (doctrina) de los nicolaítas. (Apocalipsis 2:15 DHH)

Reflexión
Dice el Rev. Branham: “Es un hecho histórico bien conocido que cuando este error (doctrina) entró en la iglesia, hombres empezaron a competir por el oficio de obispo, con el resultado de que esta posición estaba siendo dada a los hombres más educados, que progresaban en lo material y de mentalidad política. Entonces, el conocimiento y el programa humano empezaron a tomar el lugar de la sabiduría Divina y del Espíritu Santo”. Esto era trágico, ya que los obispos creyeron, que ya no era necesario tener el carácter cristiano para ministrar la Palabra y dirigir el culto; dando lugar a la práctica de ritos y ceremonias, ajeno al Evangelio.

(219) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Pérgamo (aa)

Toleras así mismo a los que sostienen la doctrina de los nicolaítas. Sé después de mi partida entrarán en medio de ustedes lobos feroces que procurarán acabar con el rebaño. (Apocalipsis 2:15; Hechos 20:29 NVI)

Reflexión
“Al ejercer control los obispos con la nueva mentalidad, permitieron luego, que hombres (lobos rapaces) destrozasen el rebaño. Con su doctrina, los nicolaítas siguieron avanzando e iniciaron una reforma, a partir de la torcedura de la Escritura, donde elevaron los obispos a un lugar que no está en la Palabra; su siguiente paso fue, el otorgamiento de títulos categorizados que llegó a establecer una jerarquía religiosa. Pronto apareció arzobispos sobre los obispos y cardenales sobre los arzobispos y para el tiempo de Bonifacio III, ya había un Pontífice sobre todos.

(220) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Pérgamo (bb)

Y también tienes a los que retienen la doctrina de los Nicolaítas. Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis vida eterna… (Apocalipsis 2:15; Juan 5:39 RVR)

Reflexión
La esencia de la doctrina nicolaíta (además de alteraciones de la Escritura), consiste en una mezcla de enseñanza: la integra parte de la ley, parte de la gracia y prácticas paganas extraídas del babilonismo; en término comparable se puede decir, que representa o es un ‘coctel letal o mortal’, espiritualmente hablando. Al consolidar su doctrina y establecer los requisitos propios para el obispado, determinaron que sólo los que ocupan cargos en la iglesia, son autorizados divinamente para leer e interpretar las Escrituras. Naturalmente, esto contradice a la Palabra (ver pasaje).

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*