Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso IV

Las-Cosas-Presentes-o-Las-que-Son-Mensaje-a-Éfeso3
(19) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (s)  

Ver Link

Sin embargo, tengo contra ti que has dejado tu primer amor. (Apocalipsis 2:4 VIN)

Reflexión
Continúa la explicación del amor desde la perspectiva bíblica: El término más frecuente usado en el Nuevo Testamento para expresar el amor de Dios es el “ágape”; que significa generalmente amor espontáneo, desinteresado, incondicional e inmerecido. Este sentido es evidente en la descripción que el apóstol Juan hace del amor de Dios quien dio de Sí mismo al entregar a su Hijo por el bien de los que eran completamente indignos (1 Juan 4:10). Otra palabra: “fileo”, que a veces coincide con “ágape”, se refiere principalmente al amor entre amigos (Juan 11:3,36; 15:13).

(20) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (t)

Pero tengo esto contra ti: que has dejado tu primer amor. El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. (Apocalipsis 2:4; 1 Juan 4:8 LBLA)

Reflexión
Sigue, el amor desde el enfoque bíblico: Se debe entender que todo amor tiene su origen en Dios, que por excelencia <es amor> (1 Juan 4:7), y ese amor está disponible al ser humano sólo por el Espíritu de Dios (Gálatas 5:22). El amor de Dios fue manifestado en y a través de Cristo y derramado en los corazones de los creyentes por el Espíritu Santo (Romanos 5:5). El amor de Cristo, en primer lugar, es sacrificial (dio a Sí mismo); y evidente en los milagros de sanidad, liberación, restauración, resurrección y consolación; es compasivo, fuerte y perdurable.

(21) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (u)

Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. (Apocalipsis 2:4 RVR)

Reflexión
Finalizado el resumen explicativo del amor desde la perspectiva bíblica y comprendido o conceptualizado en alguna manera la grandeza y dimensión del amor de Dios, abramos la puerta a meditar en la esencia del pasaje: “Has dejado tu primer amor”; (1) no se debe entender “el perder” el primer amor como muchos afirman, porque difícilmente se recupera algo de esa naturaleza cuando se pierde. (2) El “dejar o haber dejado”, puede entenderse en el contexto como: Enfriamiento, abandono temporal, olvido, no estás en la misma relación, etc.

(22) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (v)

Pero tengo una cosa contra ti: que ya no tienes el mismo amor que al principio. (Apocalipsis 2:4 DHH)

Reflexión
Abierta la puerta, entremos en la meditación del pasaje y el fundamento del reclamo de Dios. El amor de Dios debe ocupar el primer lugar en el corazón del creyente, porque Cristo debe tener la preeminencia (primer lugar) en todo (Colosenses 1:18). Significa, que la Iglesia de Éfeso, estaba activa profundamente en la obra del Señor, en todos los aspectos; y esa obra, que es importante, estaba en primer lugar en el corazón de los creyentes y no el Señor de la obra. Cualquier cosa o persona que ocupa el primer lugar del Señor en tu vida, desplazará el amor de Dios.

(23) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (w)

Sin embargo, tengo en tu contra que has abandonado tu primer amor. (Apocalipsis 2:4 NVI)

Reflexión
Continúa la meditación: (2) Cuando el amor de Dios (que debe ser el primero siempre en la vida del creyente) se enfría o se desplaza, tiende a traer consecuencias y la primera es: incumplimiento de la ley de Cristo, el nuevo mandamiento que nos dejó de Amar los unos a los otros como Él nos ha amado” (Juan 13:34). Esta falta a la ley de Cristo, genera un cambio en la actitud del creyente hacia sus hermanos, en virtud de que la fuente del amor verdadero no fluye con libertad a causa del obstáculo que lo impide; o sea, el abandono o enfriamiento, de ese primer amor.

(24) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (w)

Pero tengo una queja en tu contra. ¡no me amas a Mí ni se aman entre ustedes como al principio. (Apocalipsis 2:4 NTV)

Reflexión
El pasaje en esta versión bíblica, confirma, lo anteriormente expuesto; es decir, al dejar el primer amor de Dios, se corre el riesgo de un enfriamiento en el amor a otros creyentes. Más aun, el abandono del primer amor (primacía de Jesús en tu corazón), lleva inherente otra consecuencia que es funesta: Se pierde o se interrumpe la pasión por ganar las almas que no conocen a Cristo, que en la agenda de Dios es tan prioritaria e importante como tu salvación. Nuestro deber es ganar almas para Cristo y al abandonarlas; se entiende, como aborrecer al prójimo o no amarlo.

(25) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (x)

Pero tengo una queja en tu contra. ¡no me amas a Mí ni se aman entre ustedes como al principio. Cristo también es la cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo. Él es el principio, es supremo sobre todos los que se levantan de los muertos. Así que Él es primero en todo. (Apocalipsis 2:4; Colosenses 1:18 NTV)

Reflexión
Al dejar tu primer amor (Dios es amor), el lugar vacío lo ocupará alguien o algo. Sea lo que ocupe la prioridad de su corazón en substitución de Dios, esta se convierte en idolatría, pone en peligro tu salvación y este constituye el reclamo o reproche de Jesús a la Iglesia de Éfeso. Este mismo reclamo o censura está en el ambiente espiritual de muchos creyentes hoy, que han abandonado su primer amor; entiéndase, han desplazado al Señor de su corazón por alguien o algo; que puede ser: Trabajo, entretenimiento, fama, dinero, posesiones, hijos, [email protected], padres, adicciones, etc.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*