LAS CITAS ROMÁNTICAS

cita gente¿CUÁLES DEBEN SER MIS ACTITUDES EN LAS CITAS ROMÁNTI­CAS? Algunos cristianos piensan que salir con no cris­tianos es una tontería, pues esos encuentros pueden con­ducir al matrimonio y probablemente tengan normas morales inferiores a las que Dios quiere que tengas.

Buenas razones para un encuentro.

  • Para desarrollar habilidades sociales (comunicación, sensibilidad, etc.).
  • Para pasar un buen rato.
  • Para disfrutar de otra persona, de su personalidad total.
  • Para disfrutar genuinamente el ser aceptado por alguien.
  • Para crecer en Cristo por medio de la comunión con otro cristiano.

Malas razones para un encuentro.

  • Para impresionar a tu compañero o compañera o a otras personas.
  • Para conseguir gratificación sexual.
  • Para fortalecer tu ego.
  • Para lograr que la otra persona satisfaga tus necesidades.

Algunas buenas preguntas para controlar la conducta.

  • “¿Mi motivación es satisfacerme u honrar a esta persona?”
  • “¿Trato a esta persona como una preciosa creación de Dios con sentimientos y un destino eterno?”
  • “¿Me ayuda esta relación a conocer mejor a Cristo y a conocerme mejor a mí mismo?”
  • “¿Me anima esta persona a obedecer a Dios?­
  • “¿Hago esto presionado por mis padres, amigos o por la persona con la que salgo?”
  • “¿Trato de que esta persona satisfaga aquellas necesi­dades que solo Dios puede satisfacer en mí?

Las responsabilidades femeninas. Con frecuencia las mujeres hablan más que los hombres. Puedes contribuir al crecimiento de tu acompañante haciéndolo sentirse se­guro para comunicarse (por ejemplo, no manipulándolo con lo que aprendes acerca de él), siendo abierta, escu­chando y formulando buenas preguntas.

Necesitas restringir tu poder para cautivar con pala­bras, miradas, el vestido o acciones. Traicionas el amor cuando tientas a un hombre hacia la lujuria o utilizas tus encantos para manipularlo.

Las responsabilidades masculinas. Asume la responsabi­lidad de la dirección espiritual sin recargarte. Ten en mente el bienestar de tu acompañante. Planea el tiempo que pasa­rán juntos y no la pongas en situaciones comprometedoras.

Aprende a comunicarte con palabras más que por contactos; decide arriesgarte a exponer tus verdaderos pensamientos y sensaciones. Ábrete despacio para obser­var si puedes confiar en esta mujer. No te impliques con una mujer a quien no puedes confiarle tus pensamientos personales aunque la encuentres atractiva.

Reprime tu deseo de conquista; no hagas que la mujer piense que estás más comprometido emocionalmente de lo que lo estás. No utilices contra ella su necesidad de amor.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*