LA PAZ DEL PERDON – Charles Stanley

LA PAZ DEL PERDON

LA PAZ DEL PERDON – Charles Stanley

Click para descargar

Ver Link Ver Link Ver Link

Contenido

El perdón y la libertad
El cuadro completo
La única solución
La fe y el perdón
Nuestro Padre perdonador
El perdón y la confesión
Tratando nuestras heridas
La paz del perdón
Perdonándonos a nosotros mismos
La amargura
Cuando un hermano cae

Prefacio
Sucedió un domingo de mañana. Mientras conducía hacia la
iglesia, repasaba en mi mente los acontecimientos del mes pasado.
Yo era pastor asociado de la Primera Iglesia Bautista en Atlanta,
Georgia, Estados Unidos, y un comité buscaba un pastor que
sustituyera al que había renunciado. No pasó mucho tiempo antes
que la gente comenzara a tomar partido. Un grupo me quería a mí
como pastor; otro grupo quería a un hombre mayor, de más
experiencia, mejor conocido. Y yo me encontraba en medio de esa
situación. Mi responsabilidad era simplemente predicar mientras
que la congregación batallaba con este problema.
La lucha interna que sobrevino nos dejó exhaustos a mi familia
y a mí. En varias ocasiones se me pidió que me fuera, y yo, con
mucho gusto lo hubiera hecho a no ser por una razón. Dios me
dijo: “Quédate.” Mientras mi esposa Anna y yo orábamos, sabíamos
claramente que teníamos que esperar en Dios y quedarnos donde
estábamos.
Ahora, después de doce meses, parecía que comenzábamos a
ver el fin de este asunto. En una turbulenta reunión de negocios
que duró tres horas yo había sido elegido pastor de la iglesia.
Pareáa que habíamos salvado los obstáculos principales. Muy poco
sabía que el mayor obstáculo, el del perdón, todavía no se había
presentado.
Las páginas siguientes fluyen de mi lucha para perdonar a las
personas en quienes confiaba, amaba y consideraba mis amigos, y
que sin embargo me demostraron todo lo contrario. Más que nada,
este libro es simplemente una invitación para enfrentar y tratar con
el veneno de un espíritu que no perdona. Es un veneno capaz de
arruinar no solamente su vida, sino también la vida de sus
semejantes. Es mi oración que en estas páginas pueda descubrir la
libertad que recibimos al dejar atrás de una vez y para siempre las
heridas y las injusticias del pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*