LA ORACIÓN: ¿QUÉ DEBO HACER SI MI ORACIÓN PARECE ESTERIL?

Existe el grave peligro de ser seducido por el deseo de perfección en la oración cuando estamos lejos de alcanzarla. Cuando la oración es estéril, en lugar de rendirnos debemos hacer un mayor acto de fe y continuar orando. Debemos decirle a Dios: “estoy cansado, realmente no puedo orar; acepta, Señor, esta monótona voz y estas palabras de oración y ayúdame”.

Es el Espíritu Santo quien a su debido tiempo llenará la paciente y fiel oración con el sentido y la profundidad de una nueva vida. Es en esos momentos de abatimiento que debemos usar nuestra voluntad para estar en la presencia del Señor. Debemos orar desde la convicción y no desde las emociones, desde la fe que sabemos que tenemos, con el intelecto, si no podemos hacerlo con un corazón ardiente.

Fuente: Guía de bolsillo para la vida cristiana -K.C. Hinckley, compilador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*