La oración es…

Santa Teresita del Niño Jesús

Para mí la oración es un arranque del corazón,
una simple mirada dirigida al cielo;
es un grito de agradecimiento y de amor
lo mismo en medio de la tribulación
que en el seno de la alegría.

En fin, es algo elevado y sobrenatural,
que dilata el alma y la une a Dios.
Algunas veces,
cuando se halla sumido mi espíritu
en tan gran sequedad
que es incapaz de producir un solo pensamiento
bueno,
rezo muy despacio un Padrenuestro o un
Avemaría;
estas son las únicas oraciones que me cautivan,
que alimentan divinamente mi alma,
y le bastan.

Tomado de: Equipo Teyocoyani. Al encuentro con Dios, Oraciones para la vida cristiana. Recopilación y Prólogo de José Argüello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*