LA ORACIÓN: 5. ¿CUÁLES SON LOS PELIGROS PRESENTES EN LA ALABANZA Y CÓMO PUEDO EVITARLOS?

Una concepción errónea de la alabanza puede acarrear problemas:
Cristianos irreales, con máscaras sonrientes y emociones reprimidas. Cristianos rebeldes que, por medio de la alabanza, pretenden manipular a Dios para que haga lo que desean. Cristianos confundidos, que creen que Dios causa las pruebas que de hecho ellos mismos se buscan. Cristianos pasivos, que utilizan la alabanza como un sustituto a la búsqueda inteligente de soluciones para los problemas de la vida, y cristianos resentidos que culpan a Dios por no recompensar su alabanza con una vida libre de problemas.

Si pensamos que la alabanza es la cura de todos los males y el secreto principal del éxito en la vida cristiana, es muy probable que descuidemos otras cuestiones esenciales: la oración por nosotros mismos y por otros, el estudio diligente de la Palabra de Dios y la obediencia cotidiana a Cristo como Señor. Si ponemos un énfasis exagerado en los aspectos emocionales de la alabanza, nos desilusionaremos cuando lleguemos a uno de esos períodos emocionalmente estériles de la vida; o desalentaremos a creyentes sinceros que raras veces experimentan emociones fuertes en su alabanza, haciéndoles pensar que nunca serán capaces de desarrollar una vida de alabanza aceptable. Sin embargo, si tememos y evitamos las emociones en nuestra alabanza, perderemos mucho del gozo y muchos de los beneficios que podemos obtener.6

Para evitar estos escollos, recuerda los siguientes principios:

Vive de realidades, no de sensaciones. Las sensaciones son un patrón muy pobre para medir la realidad. Concéntrate en lo que sabes que es real acerca de Dios, de ti mismo y del mundo. Esto significa construir tu alabanza sobre la Palabra de Dios y vivir por tu voluntad y la gracia de Dios en lugar de hacerlo por tus emociones. Frecuentemente, alabar a Dios levantará tus emociones a medida que refuerza tu fe y te coloca en la presencia de Dios, pero nunca lo hagas para conseguir una cumbre emocional.

No simules sentirte maravillosamente acerca de Dios cuando realmente no es así. Puedes escoger adorar a Dios como un acto de tu voluntad aun si reconoces, ante Dios y otras personas, que te sientes triste, ansioso, escéptico o airado, pero no dejes que te gobiernen.

NO trates de utilizar la alabanza para conseguir que Dios haga lo que deseas. Esto no es más que lisonja calculada, no una alabanza y adoración verdaderas. Es lo mismo que un ritual mágico pagano.
No uses la alabanza como un sustituto de la búsqueda de soluciones inteligentes a los problemas de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*