La Gracia vs la Ley

La Gracia vs la Ley

La Gracia vs la Ley

Ver Link

Pues de su plenitud todos hemos recibido, y gracia sobre gracia. Porque la ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad fueron hechas realidad por medio de Jesucristo. (Juan 1:16-17 LBLA)

Meditación
Bíblicamente, la gracia es antítesis de la ley. Juan hace la diferencia de ellas, junto a cada persona que fue su actor o agente bíblico. Se puede resumir así: Gracia es la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor hacia la humanidad, que nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino conforme a su misericordia, por medio del lavamiento de la regeneración y la renovación por el Espíritu Santo, que Él derramó sobre nosotros por medio de Jesucristo (Tito 3:4-7). Por lo tanto, como principio está contrastada con la ley (Romanos 11:6).

(2) La Gracia vs la Ley

Porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree. Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra. (Romanos 10:4; 11:6 RVR)

Meditación
La meditación de ayer nos dejó en: “Como principio, la gracia está contrastada con la ley”. Bajo la ley, Dios demanda Justicia de los hombres; pero, bajo la gracia Él da justicia a los hombres, según Pablo: “Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en Él. Porque no hay diferencia, pues todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios; siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús” (Romanos 3:21-24).

(3) La Gracia vs la Ley

La ley fue dada por medio de Moisés, mientras que la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo. ¿No les ha dado Moisés la ley a ustedes? Sin embargo, ninguno de ustedes la cumple. (Juan 1:17; 7:19 NVI)

Meditación
La ley tiene relación con Moisés y con las obras; en lo contraste, la gracia fue establecida por Cristo, y tiene relación con Él y con la fe. Esto se refleja claramente en estos pasajes: porque Moisés escribe que el hombre que practica la justicia que es de la ley, vivirá por ella; pero, en la gracia, Cristo es el fin de la ley para justicia a todo aquel que tiene fe o cree (Romanos 10:4-10); es decir, Cristo facilitó a la humanidad el acceso a la salvación y la justicia de Dios, al cumplir la ley por nosotros, en virtud de que ella nos condenaba; y de esa manera, nos libró de su yugo.

(4) La Gracia vs la Ley

Porque por gracia sois salvo por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. ¡Qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia. Más el que no obra, sino cree en Aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia (Efesios 2:8; Romanos 4:3,5 RVR)

Meditación
Estamos en la gracia que es antítesis de la ley. Bajo la ley hay bendiciones cuando hay obediencia (Deuteronomio 28:1-15); bajo la gracia, la bendición es un regalo. Observe que el que cumple la ley tiene bendiciones (plural), pero la gracia hay bendición (singular). ¿Cuál es la diferencia? La ley corresponde y brinda a los que la cumplen bendiciones en lo material o natural; mientras bajo la gracia, la bendición es espiritual y corresponde a la salvación y sus derivados; es decir, regeneración, justificación, bautismo con el Espíritu Santo, dones, santificación y redención.

(5) La Gracia vs la Ley

Si obedeces al Señor tu Dios en todo y cumples cuidadosamente sus mandatos que te entrego hoy, recibirás las siguientes bendiciones. En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo donde vive el Señor Jesucristo; y esperamos con mucho anhelo que Él regrese como nuestro Salvador. (Deuteronomio 28:1-2; Filipenses 3:20 LBLA)

Meditación
Aclaración sobre bendiciones de la ley y la gracia. La ley era por obra; es decir, si cumplía con ella en su dimensión, recibía todas las bendiciones prescrita en ella (Deuteronomio 28:1-15). Las cosas son distintas en la gracia. Dios no promete bendición material a nadie como lamentablemente hoy se predica desde los púlpitos, radio y televisión. Jesús está formando un reino de reyes y sacerdotes (Apocalipsis 1:6); entiéndase, que la iglesia (creyentes sacerdotes; 1 Pedro 2:5,9) es un pueblo celestial, futura esposa de Cristo; no es un pueblo terrenal como Israel. He allí la diferencia.

(6) La Gracia vs la Ley

Me maravillo de que tan pronto hayáis abandonado al que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. Pero si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema. (Gálatas 1:6-7 LBLA)

Meditación
Continuando con la gracia versus la ley en cuanto a bendiciones, aclaro: La persona que predica por cualquier medio la ley como parte de la gracia, la mezcla con la gracia, o bendición material como parte de la gracia, es otro Evangelio y se constituye anatema. Anatema, una palabra que no suena tan estridente, lo es; significa: Maldito o maldición; Lo sustraído de todo empleo humano y, por tanto, maldito. En el nuevo testamento encierra la noción de entregar algo a la ira divina, de echarle una maldición. Reservado por Dios, para destrucción. Se aplica a cosas y personas.

¡Jesús Resucitó y está Vivo; ¡Hay Vida y Victoria Él!

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*