La Gracia vs La Ley VI

La Gracia vs La Ley
(34) La Gracia vs La Ley

Ver Link

Entonces ¿para qué fue dada la Ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniera la descendencia (simiente)… Y antes de venir la fe, estábamos encerrados bajo la Ley, confinados para la fe que había de ser revelada. (Gálatas 3:19,23 LBLA)

Meditación
Continuación ¿para qué sirve la Ley? Segmento (4.0) La ley encerró al hombre (humano) pecador para que la promesa que es por la fe fuera su única vía de escape o alternativa; en verdad, no hay otra opción para obtener la salvación, justificación, nuevo nacimiento, etc.; solamente, por medio de la simiente (Cristo Jesús); puesto que en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos, que el nombre de Jesús. Él es la piedra reprobada por los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza de ángulo (Hechos 4:12,11).

(35) La Gracia vs La Ley

Entonces, ¿para qué sirve la Ley? De manera que la Ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo. (Gálatas 3:19, 24-25 RVR)

Meditación
Segmento (5.0) “¿Para qué sirve la Ley?”: La ley era para los judíos lo que el ayo o encargado de la disciplina de los niños era en una familia griega; es decir, el custodio de los hijos mientras estos eran menores. La Ley tuvo su carácter hasta la venida de Cristo; o sea, como lo describen estos pasajes: “Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo; sino que está bajo tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el padre. Así nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo” (Gálatas 4:1-3).

(36) La Gracia vs La Ley

Entonces, ¿para qué se entregó la Ley? Dicho de otra manera, la Ley fue nuestra tutora hasta que vino Cristo; Y ahora que ha llegado el camino de la fe (Cristo), ya no necesitamos que la Ley sea nuestra tutora. (Gálatas 3:19, 24-25 NTV)

Meditación
Segmento (6.0) de: “¿Para qué sirve la Ley?”: Cristo vino, y el creyente ya no está bajo la autoridad del ayo o pedagogo (guía o tutor); es decir, la Ley; sino que se ha convertido en discípulo; es decir alguien que aprende de Cristo mismo (Lucas 10:39: Juan 17:6-8; Tito 2:11-13). Al efecto, Cristo nos dice a través del evangelista: “Tomad mi yugo sobre ustedes y aprendan de Mí, que Soy manso y humilde de corazón, y hallarán descanso para sus almas” (Mateo 11:29). Además, el Espíritu Santo, es nuestro Maestro, nos enseña (guía) la verdad y nos revela la Palabra (Juan 16:13).

(37) La Gracia vs La Ley

Entonces, ¿cuál fue el propósito de la Ley? Así que la Ley vino a ser nuestro guía encargado de conducirnos a Cristo; pero ahora que ha llegado la fe, ya no estamos sujetos al guía. (Gálatas 3:19,24-25 NVI)

Meditación
(6.1) En la era de la gracia, el Señor nos facilitó la enseñanza y el aprendizaje, porque nos ha dado su Palabra y su Espíritu. La mayoría de los creyentes cuentan con una Biblia. Muchos dicen que no dedican tiempo, porque leen y no entienden. El Señor jamás enseñó que se debía leer la Escritura, porque se lee mal; en consecuencia, se entiende y se enseña mal. Dios instruyó, a meditar en la Escritura (Josué 1:7-8); Cristo, a escudriñarla (Juan 5:39); es decir, investigar e inquirir con diligencia y profundidad, dedicarle tiempo, etc. Por leer, muchos están perdidos y sin norte.

(38) La Gracia vs La Ley

Yo no tomo la gracia de Dios como algo sin sentido. Pues, si cumplir la Ley pudiera hacernos justos ante Dios, entonces no habría sido necesario que Cristo muriera. (Gálatas 2:21 NTV)

Meditación
Aclaración: Quizás ha preguntado: ¿Por qué se ocupa en tocar tema como la Ley? En principio tenemos una obligación para difundir la verdad (2 Timoteo 2:15). (2) El creyente necesita estar claro que no está bajo la Ley o sus rigores (Romanos 6:14). (3) Todo lo que se escribió fue para nuestra advertencia y enseñanza (1 Corintios 10:11). (4) Hay mucho engaño, utilizando la Ley, particularmente en el área de prosperidad; y cuando se mezcla la Ley con la gracia, se convierte en otro Evangelio, que la Palabra tipifica como anatema o maldición (Gálatas 1:6-8).

(39) La Gracia vs La Ley

Entonces ¿para qué la Ley? Hasta que no llegaran los tiempos de la fe, estábamos custodiados por la Ley, a la espera de la fe que se iba a revelar. Pero al llegar la fe (gracia), ya no estamos sometidos al pedagogo (Ley). (Gálatas 3:19,23,25 BLAT)

Meditación
Después del comentario del tema de la Ley, se reanuda: ¿para qué sirve la Ley? (6.2) Se dijo que en la era de la gracia, El Señor nos enseña a través de la Palabra y su Espíritu. Juan dijo: “Les escribo para advertirles acerca de los que quieren apartarlos de la verdad. Ustedes han recibido al Espíritu Santo, y Él vive dentro de cada uno, así que no necesitan que nadie les enseñe lo que es la verdad. Pues el Espíritu les enseña todo lo que necesitan saber, y lo que Él enseña es verdad, no mentira. Así que, tal como Él les ha enseñado permanezcan en comunión con Cristo” (1 Juan 2:26-27).

(40) La Gracia vs La Ley

De manera que la Ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe (Gálatas 3:24 RVR)

Meditación
Ayo: guía, pedagogo, tutor. Para comprensión de la Ley Mosaica; aquí, un resumen: (1) El pacto Mosaico le fue dado a Israel en tres partes: (a) Los mandamientos que expresan la voluntad de Dios (Éxodo 20); (b) los juicios o reglas que regían la vida social de Israel (Éxodo 21:1-24:11); y (c) Las ordenanzas, que regían la vida espiritual de Israel (Éxodo 24:12- 31:18). (2) Los mandamientos y las ordenanzas eran un todo completo e inseparable. Si cuando un judío pecaba ofrecía el sacrificio requerido, era considerado “irreprensible” (Lucas 1:6; Filipenses 3:6). Continuará…

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*