La Gracia de Dios: Prosperidad del Alma VI

siembra y cosecha

La Gracia de Dios: Prosperidad del Alma

Leer Versículos aquí

(79) La Gracia de Dios: Prosperidad del Alma (jj)

Den, y les será dado; medida buena, apretada, remecida y rebosante, vaciarán en sus regazos. Porque con la medida con que midan, se les volverá a medir. (Lucas 6:38 NBLH)

Meditación
Ejemplos bíblicos de la enseñanza de Jesús sobre siembra y cosecha: “No juzguen a los demás, y no serán juzgados. No condenen a otros, para que no se vuelva en su contra (y no serán condenados). Perdonan a otros, y ustedes serán perdonados. Traten a los demás como les gustaría que ellos los trataran a ustedes. No vea la astilla en el ojo de tu amigo (o hermano) cuando tú tienes un tronco en el tuyo. Sean misericordioso (compasivo) como su Padre es misericordioso (compasivo), y alcanzaran misericordia” ((Lucas 6:37,31,41,36). Cuida tu siembra.

(80) La Gracia de Dios: Prosperidad del Alma (jj)

¿Acaso puedes recoger uvas de los espinos o higos de los cardos? Un buen árbol produce frutos buenos y un árbol malo produce frutos malos. Así es, de la misma manera que puedes identificar un árbol por su fruto, puedes identificar a la gente por sus acciones. (Mateo 7:16-17, 20 NTV)

Meditación
Otras enseñanzas sobre la siembra y cosecha: perseverancia, si perseveres, alcanzará tus objetivos o metas (siembra y cosecha). La Palabra dice: “Sigue pidiendo (a Dios, es tu siembra) y recibirás lo que pides (cosecha); sigue buscando y encontrarás; sigue llamando, y la puerta se te abrirá; todo el que busca, encuentra; y a todo el que llama, se le abrirá la puerta (Mateo 7:7-8). En la siembra y cosecha de la perseverancia, los hombres tenemos mucho que aprender de las mujeres; pues, para bien o para mal, es una virtud vista mucho más en ellas, juntamente con su cosecha.

(81) La Gracia de Dios: Prosperidad del Alma (ll)

Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la Palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente Evangelio del que habéis recibido, sea anatema. (2 Corintios 4:2; Gálatas 1:9 RVR)

Meditación
Es oportuno y necesario conocer las enseñanzas bíblicas sobre siembra y cosecha (dar y recibir); y su alcance, que cubre todos los aspectos de la vida; porque andan muchos adulterando la Palabra, para ganancia personal, con el ánimo de vivir como reyes (pasaje), aduciendo que son hijos de Dios. Estos “maestros” andan predicando “prosperidad”, como si fuera riqueza; así mismo, están tomando las promesas de beneficio material en la Ley para Israel, vendiéndolas como si correspondiesen a la era de la gracia. Esto es otro Evangelio; es decir Anatema (maldición).

(82) La Gracia de Dios: Prosperidad del Alma (mm)

Porque si por la transgresión de uno, por éste reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por medio de uno, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y el don de la justicia. (Romanos 5:17 LBLA)

Meditación
Continua la ley de siembra y cosecha: Adán sembró el pecado y cosechó muerte espiritual para toda la humanidad; Cristo sembró su muerte (el sacrificio) para salvación; y por gracia somos salvos; los que han creído. Veamos algunos pasajes que confirman la esencia expuesta: “Cuando Adán pecó, el pecado entró en el mundo. El pecado de Adán introdujo la muerte, de modo que la muerte se extendió a todos, porque todos pecaron. Cristo Jesús fue entregado por causa de nuestras transgresiones y resucitado para nuestra justificación” (Romanos 5:12; 4:25)

(83) La Gracia de Dios: Prosperidad del Alma (nn)

Así es, un solo pecado de Adán trae condenación para todos, pero un solo acto de justicia de Cristo trae una relación (mediante la salvación a través de la fe) trae una relación correcta con Dios y vida nueva para todos. (Romanos 5:18 NTV)

Meditación
Siembra y cosecha en: desobediencia y obediencia: Si sembramos desobediencia (como hizo Adán), se cosechará injusticia; y toda injusticia es pecado: Si sembramos fe, (en Cristo) se cosechará perdón, salvación y justificación; y la obediencia trae como fruto la justicia y santificación. “Pues el pecado de un solo hombre, Adán, (siembra) trajo muerte a muchos (cosecha); pero aún más grande es la gracia maravillosa de Dios (siembra por fe) y el regalo de su perdón para muchos por medio de otro hombre (cosecha), Jesucristo” (Romanos 5:15).

(84) La Gracia de Dios: Prosperidad del Alma (oo)

No os dejéis engañar, de Dios nadie se burla; pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará. (Gálatas 6:7 LBLA)

Meditación
Veamos algunos pasajes con respecto a la siembra y cosecha de la vida espiritual; es decir: pecado, y salvación; Justicia e injusticia; obediencia y desobediencia, etc.: “Los que siembran con lágrimas cosecharán con gritos de alegría (júbilo). Lloran al ir sembrando sus semillas, pero regresan cantando cuando traen la cosecha (Salmos 126:5-6). El impío gana salario engañoso (de su siembra cosecha el engaño), pero el que siembra justicia recibe (cosecha) verdadera recompensa (Proverbios 11:18). Habéis arado (sembrado) iniquidad, habéis segado injusticia” (Oseas 10;13).

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*