La Gracia de Dios: Prosperidad del Alma II

La Gracia de Dios: Prosperidad del Alma

La Gracia de Dios: Prosperidad del Alma

Leer Versículos aquí

(51) La Gracia de Dios: Prosperidad del Alma (h)

Amado, ruego que seas prosperado en todo, así como prospera tu alma, y que tengas buena salud. Y Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres. (3 Juan 2; Lucas 2:52 LBLA)

Meditación
En síntesis, la prosperidad no es en sí posesiones materiales; la verdadera prosperidad (del alma, bíblica) es o significa: maduración espiritual en tu relación con Dios; es decir, crecimiento en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres, como Jesús. Además, es salud física, mental, emocional, bienestar del alma; o sea, se puede entender cómo, un equilibrio en todas las áreas de la vida del creyente o una persona; salud, bienestar, finanzas, matrimonio, familia (buena relación con hijos y familiares) y, tener el favor de Dios en y sobre tu vida.

(52) La Gracia de Dios: Prosperidad del Alma (i)

Muy querido amigo, sabiendo que tu alma va por buen camino, te deseo que goces de buena salud y que todos tus caminos te den satisfacción. Y la paz de Dios, que es mayor de lo que se puede imaginar, les guardará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. (3 Juan 2; Filipenses 4:7 BLAT)

Meditación
La exposición sobre prosperidad no salió de las mangas. Con el ánimo, de que su origen bíblico sea entendido, paso a trascribir cuatro vocablos hebreos y el significado resumido de cada uno: (1) Tsalach: significa empujar hacia adelante. (2) Sakal: Ser circunspecto, inteligente, considerado; es decir, actuar con seriedad, prudencia y responsabilidad. (3) Shalah: Estar tranquilo, seguro o exitoso, feliz, en seguridad (tener confianza en Dios). (4) Shalom: Paz, bienestar, feliz y bien. Sólo Dios puede darte paz en el corazón, en medio de la adversidad, tribulación o dificultad.

(53) La Gracia de Dios: Prosperidad del Alma (j)

Conocemos lo que es el amor verdadero, porque Jesús entregó su vida por nosotros. De manera que nosotros también tenemos que dar la vida por nuestros hermanos. Si alguien tiene suficiente dinero para vivir bien y ve a un hermano en necesidad, pero no le muestra compasión, ¿cómo puede estar el amor de Dios en esa persona? (3 Juan 3:16-17 NTV)

Meditación
El vocablo griego para prosperidad es Euodoo; significa: ayudar en el camino, triunfar en lograr. Esto debe entenderse en el contexto bíblico como el hacer tu mayor esfuerzo, cumpliendo en primer lugar con el nuevo mandamiento que Cristo nos dejó: Amen los unos a los otros (Juan 13:34); significa perdonar a tu ofensor como Dios nos perdona (Mateo 6:12; Marcos 11:25); por tu naturaleza nueva del amor, se debe ayudar y compartir con los demás, porque es uno de los propósitos generales, que Dios puso en ti, y es una manifestación del amor (1 Juan 3:16- 19).

(54) La Gracia de Dios: Prosperidad del Alma (k)

Amado, ruego que seas prosperado en todo, así como prospera tu alma, y que tengas buena salud. Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley. (3 Juan 2; Gálatas 5:22 NBLH)

Meditación
Continuación… Prosperidad en el contexto bíblico significa vivir con propósito y permitir que el Espíritu De Dios cumpla su propósito en ti. Quiere decir que debes desarrollar el amor que Dios derramó en tu corazón por el Espíritu Santo (Romanos 5:5); así como, el fruto del Espíritu en toda su plenitud; es decir, vivir una vida de amor, con gozo, en paz, tener paciencia con tus semejantes, demostrar o ejercer la benignidad (gentileza), la bondad (hacer el bien), la fe (creer y vivir la Palabra, fidelidad), mansedumbre (humildad), templanza (control o dominio propio).

(55) La Gracia de Dios: Prosperidad del Alma (l)

Querido amigo, espero que te encuentres bien, y que estés tan saludable en cuerpo, así como eres fuerte en espíritu. Nadie puede servir a dos amos. No se puede servir a Dios y al dinero. Llevados por la avaricia, inventarán mentiras ingeniosas para apoderarse del dinero de ustedes; pero Dios los condenó desde hace mucho. (3 Juan 2; Mateo 6:24; 2 Pedro 2:3 NTV)

Meditación
Prosperidad del alma es también compartir, ayudar y edificar a otros. Aún, hay una variedad de elementos, que se pueden seguir exponiendo en relación a la prosperidad espiritual, que es a la que la Biblia refiere como: ‘prosperidad del alma’. Confío en el Señor que, con lo expuesto hasta el momento, el lector puede disponer de un mejor y más claro concepto de lo que es prosperidad, desde la perspectiva del NT; y de paso, poner oídos sordos a las falsas prédicas de riquezas, disfrazadas de o como, prosperidad; manoseada perversamente, para provecho personal.

(56) La Gracia de Dios: Prosperidad del Alma (m)

No hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y dónde los ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. (Mateo 6:19-21 RVR)

Meditación
El NT contempla conceptos distintos, sobre la prosperidad y riqueza, con sus antónimos, desde la perspectiva multiforme gracia de Dios. Estos antónimos pueden ser: adversidad, crisis y desdicha; pobreza, miseria, etc. La enseñanza e instrucción de los pasajes, denota ambos enfoques, y tiene como objetivo inmediato preservar al cristiano de falsos maestros (que enseñan estos antivalores); y evitar que se caigan en trampas, que conducen a crisis o catástrofes espirituales. Los textos, muestran en forma clara cómo proceder con la riqueza (o dinero); y prevenir caer en la desdicha.

(57) La Gracia de Dios: Prosperidad del Alma (n)

Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón. Y les dijo: Estad atentos y guardaos de toda forma de avaricia; porque aun cuando alguien tenga abundancia, su vida no consiste en sus bienes. (Mateo 6:21; Lucas 12:16 LBLA)

Meditación
Si fuera verdad bíblica que Dios desea que el creyente tenga abundancia de bienes materiales, y de esa manera reflejar o testificar su prosperidad; entonces, ¿por qué no existe declaración en su Palabra al respecto en el NT, que concierne a la era de la Iglesia? ¿Por qué los apóstoles pasaron luchas, hambres, persecuciones y andaban a grandes distancias a pie? ¿Con que ánimo dijo Jesús: “donde esté tu tesoro, allí estará tu corazón? En principio, Dios desea que el creyente dependa de Él, no de la riqueza material; pues, ella, es capaz de alejarnos de Cristo; porque, genera avaricia.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*