La Gracia de Dios: El amor de Dios

La Gracia de Dios: El amor de Dios

Leer Versículos aquí

Pero Dios, que es rico en misericordia, por causa del gran amor con que nos amó, aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia han sido salvados). (Efesios 2:4-5 NBLH)

Meditación
El mes de febrero está publicitado en distintos países como: ‘mes del amor’. Aprovechando lo que el mundo define como ‘el mes del amor’, deseo que nos enfoquemos en el verdadero amor; el de Dios. Este sub tema se verá desde la perspectiva de la gracia de Dios, porque la gracia en sí, es parte determinante del amor de Dios. La gracia es un producto de ese gran amor, manifestado en: “tanto amó Dios al mundo que dio (sin reservas, sin condición, gratuitamente) a su Hijo; para que todo aquel que crea en Él (fe), no se pierda, más tenga vida eterna” (mediante la gracia).

(91) La Gracia de Dios: El amor de Dios (b)

Todo el que ama es un hijo de Dios y conoce a Dios; pero el que no ama no conoce a Dios, porque Dios es Amor. Si me aman, obedezcan mis mandamientos. (1 Juan 4:7-8; Juan 14:15 NTV)

Meditación
Antes de continuar la reflexión sobre el amor de Dios; se necesita saber, entender o recordar, que: (1) El amor, es la esencia o substancia de Dios. (2) Se dice, que hay tres tipos de amor: Filial o fileo, Eros y Ágape; este último, es el amor de Dios. (3) En síntesis, la vida del creyente se edifica sobre un trinomio o tres pilares: (a) Amor; es decir la Ley de Cristo o Su nuevo mandamiento: “Amen los unos a los otros como Yo les he amado (Juan 13:34). (b) Confiar o fe; “Sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11:6); (c) Obedecer; no se puede amar a Dios, sin guardar (vivir) su Palabra.

(92) La Gracia de Dios: El amor de Dios (c)

Y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado. (Romanos 5:5 NBLH)

Meditación
Decíamos que la vida del creyente se apoya en/sobre tres pilares y el principal de ellos, es el amor. Alguno dirá: ¿cómo puede obedecer la Ley de Cristo (amar los unos a los otros) si no tengo o no siento amor? Se debe entender: (1) Cristo sabe de qué material estamos hechos. (2) Él no daría un mandamiento si no hubiese provisto el medio para su posibilidad o si no fuésemos capaces de darle cumplimiento. (3) El amor, la salvación, el perdón, etc.; es una decisión, no una emoción. (4) El Espíritu Santo derramó el amor de Dios en nuestros corazones.

(93) La Gracia de Dios: El amor de Dios (d)

Pues, una vez que depositamos nuestra fe en Cristo Jesús, de nada sirve estar o no circuncidado. Lo importante es la fe que se expresa (obra) por medio del amor. (Gálatas 5:6 NTV)

Meditación
Se debe entender, que los otros dos pilares (confianza/fe/creer, guardar/obedecer), no pueden funcionar, aislado del amor. En la era de la gracia, todo gira alrededor de la Ley de Cristo: ¡el amor! Tanto los dones espirituales que el Espíritu Santo concede a los creyentes para la edificación de la Iglesia, deben ser empleados mediante o en combinación con el amor. Recuerde que vimos, que Dios es amor (1Juan 4:8); en consecuencia, la dependencia del creyente, su operación en el reino y vida espiritual, está totalmente condicionado al amor; es decir, dependiente de Dios.

(94) La Gracia de Dios: El amor de Dios (d)

Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Si yo pudiera hablar todos los idiomas del mundo y de los ángeles, pero no amara a los demás, yo sólo sería un metal ruidoso o un címbalo que resuena. (1 Corintios 13:1 RVR/NTV)

Meditación
Después de discurrir sobre los ministerios, operaciones y dones (regalos o capacidades espirituales) que concede el Espíritu Santo (1 Corintios 12); Pablo finaliza el capítulo con un consejo maravilloso: “Procuren (deseen encarecidamente) los dones mejores (los que contribuyen más a la edificación de la iglesia/cuerpo de Cristo). Pero ahora déjenme mostrarles un camino más excelente; es decir, una manera de vida que supera a todas las demás” (1 Corintios 12:31). Este camino es el amor, que está expresado en el himno del amor en 1 Corintios 13.

(95) La Gracia de Dios: El amor de Dios (f)

Si tuviera el don de profecía y entendiera todos los planes secretos de Dios y contara con todo el conocimiento, y si tuviera una fe que me hiciera capaz de mover montañas, pero no amara a otros, yo no sería nada. (1 Corintios 13:2 NTV)

Meditación
Invocando el trinomio donde descansa o se edifica la vida cristiana (que ya se vio); tenemos los siguientes aportes bíblicos sobre la fe con/en amor y son expuestos, con el ánimo de que el lector vea y compruebe, que se fundamenta en la verdad: “En Cristo ni la circuncisión ni la incircuncisión (parte de la ley ceremonial) significan nada, sino la fe que obra por amor (Gálatas 5:6). El propósito de mi instrucción es que todos los creyentes sean llenos del amor que brota de un corazón puro, de una conciencia limpia y de una fe genuina” (1 Timoteo 1:5).

(96) La Gracia de Dios: El amor de Dios (g)

Los que aceptan mis mandamientos y los obedecen son los que me aman. Y, porque me aman a Mí, mi Padre los amará a ellos. Y Yo los amaré y me daré a conocer a cada uno de ellos. (Juan 14:21 NTV)

Meditación
Reiteramos: En la vida cristiana, el amor es la base de todo. Vimos pasajes sobre el amor y la fe; hoy veremos la relación entre el amor y la obediencia (guardar), expuesta por el Señor Jesús: “Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi Palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió (Juan 14:23-24). Aquí, hay dos escenarios opuestos sobre el amor y la obediencia; con ello es fácil evaluar el amor de creyente, por Jesús.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*