La Gracia de Dios: El amor de Dios IV


La Gracia de Dios: El amor de Dios

(118) La Gracia de Dios: El amor de Dios (cc)

Leer Versículos aquí

Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la de ella; su simiente te aplastará la cabeza, pero tú le morderás el talón. (Génesis 3:15 NVI)

Meditación
Dios hizo al hombre a su imagen y a su semejanza (Génesis 1:26). Al reflejar a Sí mismo en el hombre y darle espíritu eterno al soplar en su nariz para convertirlo en alma viviente, es una evidencia de Su gran amor por ellos. Ese gran amor, no los abandonó en su hora más oscura cuando pecaron, ni los substituyó por nuevos seres, cual podía haber hecho. A partir de esta etapa (la confrontación del pecado) y el anuncio del juicio y la maldición como sentencia, la disciplina es correctiva, no contemplativa ni punitiva. Desde la grandeza de ese amor, nació la promesa de un Salvador.

(119) La Gracia de Dios: El amor de Dios (dd)

Y el Señor Dios hizo ropa de pieles de animales para Adán y su esposa. No hay un amor más grande que el dar la vida por sus amigos. (Génesis 3:21; Juan 15:13 NTV)

Meditación
Otro acto de amor de Dios hacia nuestros primeros padres registrado en Génesis, fue cubrirlos tanto en lo espiritual como en lo natural, después de pecar y descubrir que estaban desnudos. En lo espiritual con la sangre de un cordero que Dios sacrificó para darles vestido con que cubrir su desnudez. Este sacrificio simboliza a Cristo; quien vendría siglos después, para ofrecer su propia vida en expiación, el sublime y más grande acto de amor; dar su vida por el mundo y salvar a la humanidad; es decir, a todo aquel que cree en su corazón y lo confiese (recibe) como su Señor.

(120) La Gracia de Dios: El amor de Dios (ee)

Y el Señor Dios hizo vestiduras de pieles para Adán y su mujer, y los vistió. Al que no conoció pecado (Cristo), le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en Él. Y a ella (la Iglesia) le fue concedido vestirse de lino fino, resplandeciente y limpio porque las acciones de los santos son el lino fino. (Génesis 3:21; 2 Corintios 5:21 LBLA)

Meditación
Más, sobre las vestiduras de pieles con que vistió Dios en amor para con Adán y Eva. Nuevamente, es un tipo de Cristo, que fue hecho justicia por nosotros (1 Corintios 1:30); es decir, Él es nuestra fuente de justicia y también justicia de Dios. Él nos hizo justo ante Dios cuando el Padre convirtió a Él en pecado (pasaje). Estos vestidos fueron provisto divinamente para que los primeros pecadores (Adán y Eva,) pudieran presentarse ante Dios. Estas vestiduras señalaban hacia el tiempo final, con el lino fino y resplandeciente, que son las acciones justas de los santos.

(121) La Gracia de Dios: El amor de Dios (ff)

Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre. Y lo sacó Jehová del huerto del Edén… (Génesis 3:22-23 RVR)

Meditación
Cada aspecto de la Palara, manifiesta el amor de Dios, aun cuando lo descrito en ella, muestra a Dios aplicando justicia en forma que la humanidad entiende al revés. Un ejemplo de ello, está relacionado con los primeros padres de la tierra. Pareciera una ‘falta de amor’ de Dios, al sacarlos del Edén, a fin de que no extendiesen su mano para tomar y comer el fruto del árbol, y no morir; pero, no es así. En su amor y con dolor en su corazón por la desobediencia, Dios los sacó del Edén por misericordia, en amor. Esto parece extraño; pero, se ampliará próximamente.

(122) La Gracia de Dios: El amor de Dios (gg)

Luego el Señor Dios dijo: Los seres humanos se han vuelto como nosotros, con conocimiento del bien y del mal. ¿Y qué ocurrirá si toman el fruto del árbol de la vida y lo comen? ¡Entonces vivirán para siempre! Así que el Señor Dios los expulsó del jardín del Edén. (Génesis 3:22-23 NTV)

Meditación
Para apreciar y compenetrar en la revelación del amor de Dios hacia Adán y Eva relacionada con la expulsión del Edén, se debe regresar un poco atrás: veamos: (1) El árbol del bien y del mal (Génesis 2:9), del que la Biblia refiere que estaba ‘en medio del huerto’ (Génesis 3:3), era buena comida y además agradable a la vista (Génesis 3:6). (2) Dios había prohibido a Adán y Eva que comiesen de su fruto bajo pena de muerte (Génesis 2:17; 3:11,17). (3) El árbol era algo real, no mítico; sin embargo, lo que produjo desastre moral y muerte al comer su fruto, no fue ningún efecto mágico o psicológico sino la desobediencia a Dios.

(123) La Gracia de Dios: El amor de Dios (hh)

Entonces el Señor Dios dijo: He aquí el hombre ha venido a ser como uno de nosotros, conociendo el bien y el mal; cuidado ahora no vaya a extender su mano y tomar también del árbol de la vida, coma y viva para siempre. Y el Señor Dios lo echó del huerto del Edén… (Génesis 3:22-23 LBLA)

Meditación
Continuación, en la revelación del amor de Dios hacia Adán y Eva, al expulsarlos del Edén: (4) Sobre ‘el Árbol de la vida’ no hay detalles, salvo que estaba ‘en medio del huerto’ (al igual que el árbol del bien y del mal). (5) El árbol de la vida adquiere importancia por las Palabras de Dios (pasaje) de que el hombre debía ser expulsado del huerto ‘para que no alargue su mano, tome también el fruto del árbol, coma y viva para siempre’. (6) Evidentemente había alguna virtud en el fruto de este árbol que prolongaría indefinidamente la vida física del hombre.

(123) La Gracia de Dios: El amor de Dios (hh)

Entonces el Señor Dios dijo: He aquí el hombre ha venido a ser como uno de nosotros, conociendo el bien y el mal; cuidado ahora no vaya a extender su mano y tomar también del árbol de la vida, coma y viva para siempre. Y el Señor Dios lo echó del huerto del Edén… (Génesis 3:22-23 LBLA)

Meditación
Continuación, en la revelación del amor de Dios hacia Adán y Eva, al expulsarlos del Edén: (4) Sobre ‘el Árbol de la vida’ no hay detalles, salvo que estaba ‘en medio del huerto’ (al igual que el árbol del bien y del mal). (5) El árbol de la vida adquiere importancia por las Palabras de Dios (pasaje) de que el hombre debía ser expulsado del huerto ‘para que no alargue su mano, tome también el fruto del árbol, coma y viva para siempre’. (6) Evidentemente había alguna virtud en el fruto de este árbol que prolongaría indefinidamente la vida física del hombre.

(124) La Gracia de Dios: El amor de Dios (ii)

Y dijo: El ser humano ha llegado a ser como uno de nosotros, pues tiene conocimiento del bien y del mal. No vaya a ser que extienda su mano y también tome del fruto del árbol de la vida, lo coma y viva para siempre. Entonces Dios el Señor expulsó al ser humano del jardín del Edén… (Génesis 3:22-23 NVI)

Meditación
Continuación: Amor de Dios en la expulsión del Edén: (7) Adán y Eva ya estaban en un estado de pecado, por lo cual fueron plantados en ellos las semillas de la muerte. (8) En esta condición, hubiera sido trágico para el hombre vivir perpetuamente en un estado de pecado y camino a la muerte. (9) Dada la situación, Dios no viola su Palabra; Él es amoroso, misericordioso, veraz y justo. Estas cualidades de Dios, hubieran sido violadas poniendo en entredicho al Señor. (10) Aunque parezca contradictorio, Dios actuó en justicia y amor, al expulsar al hombre del Edén.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*