La Gracia de Dios: El amor de Dios I

(97) La Gracia de Dios: El amor de Dios (h)

Leer Versículos aquí

Si ustedes me aman, guardarán Mis mandamientos. Si Me aman, obedezcan mis mandamientos (Juan 14:15 NBLH/NTV)

Meditación
Se toca el punto del amar y obedecer, habido cuenta, de que no se puede amar por la fuerza u obligación. Entonces el principio es: No puedo obedecer voluntariamente, si no amo de la misma forma. De esa manera está establecido en la gracia. En la Ley, el amar a Dios era un mandamiento que debía cumplirse, sin discusión y el cumplimiento de la Ley, traería como resultado, que todo te iría bien y las bendiciones materiales te alcanzarían, en consecuenca. En la gracia, el obedecer no es un mandato, ni el amar a Dios. En la gracia, el obedecer, es el resultado de amar a Dios.

(98) La Gracia de Dios: El amor de Dios (i)

Yo soy el buen Pastor; el buen Pastor da su vida por las ovejas. Cualquiera que hace la voluntad (obedecer) de mi Padre que está en los cielos, ése es Mi hermano y Mi hermana y Mi madre. (Juan 10:11; Mateo 12:50 LBLA)

Meditación
¿El amor es cuantificable? Si así fuese o la respuesta es afirmativa ¿Qué tamaño tiene el amor? ¿Cómo se puede medir? La Biblia no cuenta cómo se puede medir el amor, cuantificarlo o dimensionarlo; pero sí, define el amor en formatos variados y clasifica el amor de Jesús como el más grande y el mismo Cristo, lo definió de esta manera: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno dé (ponga) su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que Yo os mando” (Juan 15:13-14). Él puso su vida por sus amigos; ¡y, si quieres ser su amigo, debes obedecerlo!

(99) La Gracia de Dios: El amor de Dios (j)

Entonces Cristo habitará en el corazón de ustedes a medida que confíen en Él. Echarán raíces profundas en el amor de Dios, y ellas los mantendrán fuertes. (Efesios 3:17 NTV)

Meditación
El amor ni la gracia de Dios, pueden medirse con sistemas de hombre; o sea, de manera natural. No existen paralelos naturales entre la esencia y característica sobrenaturales de Dios. Sin embargo, estos pasajes brindan cierta dimensión o definición del amor de Dios: “De manera que Cristo more por la fe en vuestros corazones; y que arraigados y cimentados en amor, seáis capaces de comprender con todos los santos cuál es la anchura, la longitud, la altura y la profundidad, y de conocer el amor de Cristo que sobrepasa todo entendimiento” (Efesios 3:17-19).

(100) La Gracia de Dios: El amor de Dios (k)

El Señor tu Dios vive en medio de ti. Él es un poderoso Salvador. Se deleitará en ti con alegría. Con su amor calmará todos tus temores. Se gozará por ti con cantos de alegría. (Sofonías 3:17 NTV)

Meditación
Alguien dijo: “El amor de Dios es como un océano, podemos ver su principio, pero no su final”. En verdad, el amor de Dios, no tiene origen ni tiene fin; ¡es eterno! Dios nos dice: “Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué Mi misericordia” (Jeremías 31:3). Oseas (14:4), dice: “Yo sanaré su rebelión, los amaré de pura gracia, porque mi ira se apartó de ellos”. Es una referencia a Israel, pueblo de duro cerviz, que continuamente se rebeló contra Dios; y hasta hoy, muchos de ellos son incrédulos (ateos). No obstante, Dios los ama y los restaurará; por pura gracia.

(101) La Gracia de Dios: El amor de Dios (l)

Así dice el Señor, Rey de Israel, y su Redentor, el Señor de los Ejércitos: Yo Soy el Primero y el último, y fuera de Mí no hay Dios. Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el Principio y el Fin. (Isaías 44:6; Apocalipsis 22:13 LBLA)

Meditación
¿Por qué se observó que el amor de Dios no tiene origen ni final? Porque Dios no tiene principio ni tiene fin. El pasaje que precede describe la esencia de Dios; de igual forma, es Su amor. Se puede afirmar, que Dios ama a Su creación, a todos los seres creados: naturales y espirituales e incluye a Satanás. Hay pruebas indubitables de este amor en sus distintos aspectos y enfoques, evidenciada en las Escrituras. No obstante, para que quede diáfana, se hará la exposición con evidencias bíblica, en cada aspecto; incluyendo, mención de la creación, la fundación del mundo, etc.

(102) La Gracia de Dios: El amor de Dios (m)

En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. (Génesis 1:1-2 RVR)

Meditación
Iniciamos con la creación: Dios ama su creación. El pasaje nos relata que “en el principio, Dios creo los cielos y la tierra”: Declaración taxativa y sin fecha; ¿no sabemos cuándo ocurrió? Luego, dice: “la tierra estaba desordenada y vacía”; y después, describe todo lo que Dios hizo, en término de seis días. En verdad, la tierra no estaba así; sino que alguien o algo lo trastornó; en tal razón, una de las cartas de Pablo hace referencia a la fundación del mundo (Efesios 1:4); y esa declaración obedece a que, el cielo y la tierra, fueron creados en el principio; y los seis días, definitivamente, no fue ese principio.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*