LA COMUNIDAD CRISTIANA 1. ¿QUÉ ES LA COMUNIÓN?

El término comunión (también tra­ducido como “compañerismo”, “comunicación”, “contribución” y “participación”), procede de una raíz griega que quiere decir “tener parte en” y también “dar parte en”. Significa formar parte activa de algo: un negocio, una fraternidad, un matri­monio o un encuentro con Dios. Tener comunión con Cristo no significa ser sólo parte de su familia; significa que él está acti­vamente involucrado con nosotros, que participamos activa­mente día a día en su tarea (el establecimiento del reino de Dios) y que compartimos activamente en la vida de nuestros colegas (otros cristianos). La comunión con otros significa:

Las relaciones; pertenecerse mutuamente, compartir la vida de Dios que tenemos porque su Espíritu vive en nosotros.

La comunicación a un nivel personal y espiritual más profundo; compartiendo lo que Dios nos enseña por la Biblia, por nuestras luchas e intuiciones que ellas nos dan acerca de Dios y animarnos mutuamente para vivir en medio de esas luchas tal como Cristo lo haría. El centro y lo que nos une en nuestras relaciones y comunicación es Dios, su Palabra y su obra en nuestras vidas.

La asociación; somos socios en los negocios del Reino (Fil. 1:5).

Compartir las posesiones materiales (Hech. 2:44, 45): los miembros de un cuerpo, los hermanos de sangre y los socios en negocios, se preocupan los unos por los otros.

Fuente: Guía de bolsillo para la vida cristiana -K.C. Hinckley, compilador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*