¿Podemos tomar en serio la Biblia desde un punto de vista científico?

¿Podemos tomar en serio la Biblia desde un punto de vista científico, si se vale de antiguas concepciones del mundo que desde hace mucho tiempo están ya más que superadas?

La Biblia no usa los conceptos del mundo que reinaban en sus tiempos. Ocurre todo lo contrario: la teología liberal interpreta los textos bíblicos a la luz de las concepciones del antiguo Oriente que ella cree ver en ellos. A. Läpple atribuye falsamente a la Biblia una tal concepción del mundo cuando considera su origen como por mera voluntad humana:

«Se pensaba que la tierra era un disco redondo y plano, situado en el centro de la creación, rodeado de ?aguas inferiores’, las del diluvio o del océano primitivo? Por encima del disco terráqueo se extiende como bóveda el firmamento al cual están sujetos como lámparas el sol, la luna y las estrellas. Por encima del firmamento están acumuladas las ?aguas superiores’, que pueden caer como lluvia a la tierra a través de ventanas o esclusas». (?Die Bibel ? heute? [La Biblia ? hoy], Munich, p.42)

Unos pocos versículos de la Biblia bastan para invalidar dichos prejuicios y mostrar lo realistas que eran las afirmaciones bíblicas antes de que la forma de la tierra fuera un conocimiento generalmente sabido y probado en nuestros días.

En Job 26:7 leemos «Él extiende el norte sobre el vacío, cuelga la tierra sobre nada». La tierra, por consiguiente, no flota en un océano primitivo ni descansa sobre un fundamento sólido; lo cierto es que está suspendida libremente en un vacío que la rodea. La Biblia también dice algo sobre la forma de la tierra, de manera directa e indirecta, aún cuando la intención no sea comunicar esa información en primer lugar: «Él está sentado sobre el círculo (hebr. chug = círculo o globo) de la tierra» (Is 40:22). La forma esférica de la tierra queda también claramente expresada en los textos que hablan de la Segunda Venida de Jesús. Puesto que el Señor aparecerá de manera repentina (Mt 24:27), y visible para todos los hombres simultáneamente (Ap 1:7), cuando Él venga será de noche para los que vivan en un hemisferio y para los que vivan en el otro será de día. Esto es precisamente lo que, de paso, da a entender el relato de Lucas 17:34,36: «En aquella noche estarán dos en una cama; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos estarán en el campo; el uno será tomado y el otro dejado». La situación simultánea de día y noche que existe en la tierra, queda caracterizada por el trabajo en el campo y por el descanso nocturno, según en qué posición de la tierra en rotación uno se encuentre en ese momento.

También Zacarías (cap. 14:7) testifica de la venida del Señor fiel a la realidad y no según el concepto del mundo que reinaba en su tiempo: «Será un día (= fecha), el cual es conocido de Jehová, que no será ni día ni noche (entonces día y noche quedarán suprimidos); pero sucederá que al caer la tarde habrá luz».

Todamo de: Werner Gitt – Preguntas Que siempre suelen hacerse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*