Hazmesolidario, Señor

Señor, ábreme los ojos
para ver el sufrimiento que me rodea,
ábreme los oídos para oír el llanto
y, más que todo, mueve mi corazón
para arrepentirme de mi debilidad
y jamás avergonzarme de Ti.
Ayúdame a serte fiel en mi solidaridad
con los que sufren las injusticias
de este mundo.
Ayúdame a ser un discípulo fiel
en la construcción de tu Reino.

Tomado de: Equipo Teyocoyani. Al encuentro con Dios Oraciones para la vida cristiana. Recopilación y Prólogo de José Argüello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*