Fuente y Medios de la Justificación: La Gracia; Fe e Imputación

Fuente y Medios de la JustificaciónFuente y Medios de la Justificación: La Gracia; Fe e Imputación

Leer los versículos aquí

Por eso es por fe, para que esté de acuerdo con la gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda la posteridad, no sólo a los que son de la Ley, sino también a los que son de la fe de Abraham, quien es padre de todos nosotros. (Romanos 4:16 NBLH)

Meditación
Si la gracia de Dios es la fuente de la justificación la fe es el medio por el cual Dios la imparte (Efesios 2:8-10), en radical antítesis u oposición con las obras de la ley o los méritos de la justicia propia. El Evangelio es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; en esa virtud, “la justicia de Dios se revela por fe  y para fe” (Romanos 1:17). Esta fe está definida o se describe como creer en Jesucristo y confesarlo como Señor (Romanos 3:22,26; 10:9); que es, someterse a la justicia de Dios, en todos sus parámetros; o sea, ¡en obediencia!

(2) Fuente y Medios de la Justificación: La Gracia; Fe e Imputación

Damos siempre gracias a Dios por todos vosotros, acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo. (1 Tesalonicenses 1:2-3 RVR)

Meditación
Continúa el tema de justificación por fe e imputación… Esta clase de fe (que confiesa a Jesús como Señor) es viva y actúa por el amor (Gálatas 3:6), y como Abraham (el padre de la fe) debe fructificar en la obediencia (Romanos 1:5; 6:17). La fe une al creyente con Cristo (Efesios 3:17) mediante el Espíritu Santo (Gálatas 3:1-5), y lo introduce a una esfera nueva. Esta unión con Cristo traslada al creyente del reino de las tinieblas, al reino de Dios, hablando legalmente; así inicia, una nueva etapa y una nueva vida en su unión o experiencia con Cristo.

(3) Fuente y Medios de la Justificación: La Gracia; Fe e Imputación

Porque si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué jactarse, pero no para con Dios. Porque ¿Qué dice la Escritura? Y creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia. (Romanos 4:2-3 LBLA)

Meditación
Para Pablo, el apóstol que más escribió sobre la justificación; Abraham es el prototipo de esa justificación por fe (Romanos 4:2-22; Gálatas 3:6). Hace énfasis en que la fe del patriarca no tiene el carácter de una obra meritoria en sí misma, como creían muchos rabinos del judaísmo. En forma atrevida, contrasta la interpretación judaica de Génesis 15:6 como “imputación por deuda” (Romanos 4:4); donde esta expresión, refleja la interpretación e insiste en el sentido original del texto como una imputación por gracia, pues tal revelación la obtuvo directamente de Cristo.

(4) Fuente y Medios de la justification: La Gracia; Fe e imputación

Por Tanto, Como el pecado entro en El Mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, la muerte Así Pasó a todos los hombres, por Cuanto Todos pecaron. (Romanos 5:12 RVR)

Meditación
Si transitas por las CARTAS paulinas, se encontrará Que Mediante Diversas Maneras y Formas, Pablo Muestra Una clara elaboración divina (Afirmación), Sobre la imputación de la justicia o justification de Dios una Aquel (impío) Que el cree (Fe) en Cristo Jesús. AUNQUE DeCLARA El Mismo, Que: “Donde no hay ley heno, no se inculpa de pecado” (Romanos 5:13; 4:15); sin embargo, también Evidencia Que la muerte Reino from Adán Hasta Moisés (Romanos 5:14); Porque, por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, constituyéndoles pecadores   (Romanos 5:18).

(5) Medios de la Justificación: Imputación por Fe

Por la desobediencia de uno solo muchos fueron constituidos pecadores. Cristo nos rescató de la maldición de la ley al hacerse maldición por nosotros. (Romanos 5:19; Gálatas 3:13 NVI)

Meditación
Vimos que por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores; o sea, el pecado fue transmitido genéticamente; consecuentemente, todos nos volvimos pecadores. En esa virtud Cristo, nuestro representante o substituto asumió la maldición del pecado por nosotros (2 Corintios 5:21); es decir, Dios identificó jurídicamente a Jesús con el pecado; e hizo cargar sobre Él, la maldición inherente al pecado. Dicho de otro modo, Dios estaba en Cristo, reconciliando consigo al mundo, no imputándoles a los hombres sus pecados (2 Corintios 5:19; Romanos 3:25).

(6) Medios de la Justificación: Imputación por Fe y otro Enfoque

Pero por obra Suya están ustedes en Cristo Jesús, el cual se hizo para nosotros sabiduría de Dios, y justificación, santificación, y redención. (1 Corintios 1:30 NBLH)

Meditación
Otro enfoque sobre el tema de justificación, podemos encontrarlo en el pasaje que antecede; donde “Cristo nos es hecho justificación” por Dios; “para que fuésemos hechos justicia de Dios en Él” (2 Corintios 5:21). Al creer en Jesús y recibirlo como Señor y Salvador; tu fe (y la mía) también “es contada por justicia” (Romanos 4:24), al igual que Abraham, el padre de la fe; y en esa virtud, la Escritura nos llama “hijos de Abraham” (Gálatas 3:7); y de esa manera, recibimos “la justicia que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe” (Filipenses 3:9).

(7) Medios de la Justificación: Conclusión

(Dios) a causa de haber pasado por alto, en Su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo Su justicia, a fin de que Él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús. (Romanos 3:25-26 RVR)

Meditación
En cuanto a la “imputación”, cabe señalar que no es una mera transacción circunstancial; ese concepto de “cuenta celestial”, es el que rechaza Pablo en el contexto de Romanos (4:3-5). Visto lo anterior, quizá por eso Pablo no dice que la justicia de Cristo se pone a nuestra cuenta; sino más bien, resalta que Dios nos imparte “la justicia que es por la fe de Cristo”, cuando el contraste lógico a “mi propia justicia” como pretendía los judíos, sería “la justicia de Cristo”. Identificados con Cristo, nos sujetamos a la justicia de Dios, de modo que “Cristo nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención” (1 Corintios 1:30).

¡Jesús Resucitó y está Vivo; Hay Vida y Victoria en Él!

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*