Escudriñar la Palabra

Vamos a ver algo bien interesante en este día, lo cual es escudriñar, esto quiere decir examinar la palabra a un punto más elevado, con más detención? Hch. 17:10  Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas hasta Berea. Y ellos, habiendo llegado, entraron en la sinagoga de los judíos.

Hch. 17:11  Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así. HH. 17:12  Así que creyeron muchos de ellos, y mujeres griegas de distinción, y no pocos hombres.

HH. 17:13 Cuando los judíos de Tesalónica supieron que también en Berea era anunciada la palabra de Dios por Pablo, fueron allá, y también alborotaron a las multitudes. HH. 17:14  Pero inmediatamente los hermanos enviaron a Pablo que fuese hacia el mar; y Silas y Timoteo se quedaron allí. HH. 17:15  Y los que se habían encargado de conducir a Pablo le llevaron a Atenas; y habiendo recibido orden para Silas y Timoteo, de que viniesen a él lo más pronto que pudiesen, salieron. Vemos cosas importantes en este texto, dice la Biblia que ellos fueron contados por nobles por el hecho de estudiar la palabra con más profundidad, no se les tomo, como que dudaban del predicador que les enseñaba, aun estando ahí el mismo Pablo, estudiaban a fondo la palabra que les hablaba para saber si eran ciertas. Se comete el gran error de que la gente se queda con lo que dicen en un pulpito y no les gusta indagar, ir más allá en el estudio de la palabra.

También lo otro que sucede es que por ser un predicador de renombre, no toman la idea de poder leer un poco más o ir más allá en el estudio de la Palabra. Cabe recalcar que estando ahí el mismo Pablo, igualmente estudiaron la palabra para ver si estas cosas eran ciertas, ¡¡¡A ese grado!!! También, es importante decir que por el hecho de ellos hacer esto, el de comparar lo que predicaba Pablo con la palabra de Dios y también otros hacerlo con otros predicadores, no se les conto que dudaban de lo que les enseñaban, sino que se les dijo que eran nobles, por el hecho de hacer, eso.

Así que este es el reto, no porque venga el predicador más grande por así decirlo o porque lo predique el pastor, nos vamos a quedar ahí, hay que indagar en la Palabra para no quedar dudando, u algo parecido, sino que escudriñar la palabra cada día para aprender más de ella y así ser más sabios en su palabra, OJO y también aplicarla.

Por Ricardo Rex Palma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*