EL SUFRIMIENTO: 4. ¿CÓMO PUEDO AYUDAR A ALGUIEN QUE SUFRE?

gente mujer hombre sufrimientoNo des respuestas apresuradas. Con mucha frecuencia las personas se preguntan “¿Por qué?”, pero a menos que Dios te lo muestre directamente, nunca estarás realmente seguro. Los amigos de Job estaban convencidos de saber por qué sufría Job, pero sus presuposiciones erraban el blanco. También revelaron una falta total de sensibilidad hacia los sentimientos de Job. Si Dios quiere enseñarle a alguien por medio del sufrimiento, no harás más que estorbar si reduces la dolorosa lección práctica a una declaración trivial o a una cita bíblica aislada.

Hazte presente. Tu presencia silenciosa es la mejor ma­nera de mostrar tu solidaridad.

Usa el discernimiento. Alguna persona podría beneficiarse al escucharte contar bromas, otra de conversar acerca de algo interesante, alguna otra de contarte lo airada y asustada que está, otra de sentirte a su lado mientras llora. Pídele a Dios que te muestre la necesidad y que te dé el valor para suplirla.

No argumentes. Las personas ofendidas, con frecuencia, dicen cosas terribles. Dales la oportunidad de desahogarse aunque lleguen a insultar a Dios. Él no caerá de su trono por ello y puede defenderse a sí mismo. Espera hasta que la persona exprese lo que siente y se calme para discutir racionalmente lo que ha dicho.

Fuente: Guía de bolsillo para la vida cristiana -K.C. Hinckley, compilador

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*