EL SUFRIMIENTO: 2. ¿CÓMO PUEDO TRATAR CON MI PROPIO SUFRIMIENTO?

cadena pieConoce que Dios lo utilizará para bien. Dios puede uti­lizar tu sufrimiento para conseguir uno o más de los pro­pósitos mencionados, o para alguna otra bendición que no has podido ni siquiera imaginar (Rom. 8:28).

Procura usarlo para bien. Ora para que tu actitud en medio del sufrimiento glorifique a Dios y atraiga a los incrédulos hacia Cristo. Busca la oportunidad para apren­der la compasión para que puedas consolar a otros que están afligidos de similar manera (2 Cor. 1:3-7). Deja que te haga más dependiente de Dios y te permita crecer en la fe; regocíjate de que el reclamo de Satanás (que los que sufre reniegan de Dios) es vano ante todas las fuerzas del universo.

Consigue apoyo. Persevera en la oración, el estudio de la Biblia y la comunión con otros creyentes. Busca a otros para orar contigo y por ti. Habla con personas de tu con­fianza de tus sentimientos, temores, dudas y esperanzas.

No racionalices. No construyas razonamientos acerca de por qué Dios ha permitido la tragedia (tales como: “Dios mató a mi hijo para enseñarme algo”). Acepta que no sabes por qué en lugar de inventar razones para sentirte mejor.

Concéntrate en lo bueno. Pon atención a las buenas personas y a las cosas agradables en tu vida y alaba a Dios por ellas.

Fuente: Guía de bolsillo para la vida cristiana -K.C. Hinckley, compilador

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*