El sexto sentido de la Fe

gente mujer fe naranjaLa fe es la certeza

Medita en la palabra de Dios hasta que puedas tener la certeza. No importa lo que los cinco sentidos digan en este reino natural, tu fe lo percibirá como un hecho real.

Hebreos 11:1 dice: “Ahora fe es la certeza (la confirmación, el titulo de propiedad) de las cosas que [nosotros] esperamos, es laprueba de cosas que [nosotros] no vemos (está hablando de fuerzas invisibles) y la convicción de su realidad ? la fe percibe como un hecho real lo que no ha sido revelado a los sentidos” (Amplified Bible).

¡La fe creada por la Palabra de Dios percibe como un hecho real aquello que no es revelado a nuestros sentidos naturales! Hay cinco sentidos en el cuerpo humano. Estos son, la vista, el gusto, el olfato, el oído y el tacto. Tocamos, olemos, vemos, oímos y gustamos. Todos éstos están en el mundo natural.
Usamos estos sentidos para ponernos en contacto con el mundo natural. Dios te dio estos cinco sentidos para usarlos en el mundo físico. Pero hay otro sentido más, el sentido del hombre espiritual en tu interior, y este sentido se llama la fe.

Este sentido de la fe es usado para tocar lo que no se ve, el mundo invisible. Los sentidos naturales no pueden tocar esa dimensión espiritual, no tienen contacto con ella. Pero la fe, creada por la Palabra de Dios, te capacita para alcanzar la dimensión de lo invisible y activar el poder creativo de Dios.

La Biblia es como un gran bosque. Creciendo en ese bosque están los Sequoias gigantes (árboles inmensos de California de madera rojiza) de las eternas verdades de Dios. Necesitamos caminar diariamente entre este gran bosque y ver a los gigantes, a los Sequoias inconmovibles de las verdades eternas de Dios y refrescarnos ante su presencia. Entonces podemos regresar a este mundo material con el conocimiento por revelación de que los principios bíblicos son verdades eternas.

Meditar en la Palabra de Dios es la mejor forma de poner a trabajar tu fe. Dios (Romanos 10:17).
Vive en la Palabra de Dios. Camina cada día bajo la sombra de los gigantescos árboles de las verdades eternas de El. Solázate al calor de la luz del sol del mundo espiritual de Dios y conoce que en esa dimensión invisible, esto es tuyo. Tu fe te dice que es tuyo.

La fe hace que la Palabra de Dios escrita venga a ser como la voz audible de Dios hablando personalmente a ti. Medita en ella hasta que puedas decir: “Soy salvo, soy sano, soy próspero, soy victorioso, soy fuerte”. No importa lo que los cinco sentidos digan en este reino natural, tu fe lo percibirá como un hecho real.

Todas nuestras bendiciones vienen de un mundo invisible. Tu redención es espiritual. El perdón se encontraba en lo invisible. ¿Cómo descubrí ese gran hecho invisible del perdón? Lo encontré en la Palabra de Dios. Era invisible y se hizo visible cuando yo lo acepté. La sanidad y prosperidad habitan en la dimensión espiritual, el mundo invisible.

Tus sentidos frecuentemente tratarán de contradecir la Palabra de Dios, tal como mis otros cuatro sentidos me decían que no había ningún perfume presente. Cuando regresamos del gran bosque de las eternas verdades de Dios, entonces la fe grita: “¡Lo tengo! ¡Lo tengo!” Y los cinco sentidos pueden decir: “¡No lo tienes! ¡No lo tienes! ¡Sabes que no lo tienes! ¡Mira el historial médico, mira los exámenes de laboratorio! ¡Tómate unas radiografías! ¡No hay ningún cambio!”

Este es el campo de batalla. Pero recuerda que la batalla se gana cuando escuchas a tu hombre espiritual regocijándose en lo que él sabe que es la verdad. Lo sabe a través del conocimiento por revelación que obtuvo de la Palabra de Dios por el sexto sentido de la FE

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*