El rumbo de la disciplina

“Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala y échala de ti, pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno”, Mateo 5.30

Jesús no dijo que todos se deben cortar la mano derecha, sino: “si tu mano derecha te es ocasión de caer en tu caminar conmigo, entonces es mejor cortarla”. Hay muchas cosas que son perfectamente lícitas, pero si te vas a concentrar en Dios, no debes hacerlas. Tu mano derecha es uno de los mejores miembros que tienes; pero Jesús afirma que, si te impide cumplir sus preceptos, es mejor “cortarla”. El principio que se enseña aquí se refiere a la más estricta disciplina jamás dada a la humanidad.


Cuando Dios te cambia por medio de la regeneración, la característica al comienzo de esa nueva vida es que está “mutilada”. Hay muchas actividades que no te atreves a realizar, las cuales son tu mano derecha y tu ojo para ti y para el mundo que te conoce. La persona que no es espiritual dirá: “¿Qué tiene de malo? ¡Qué absurdo eres!” Hasta el momento nunca ha existido un santo que no haya tenido que vivir una vida mutilada al principio. Sin embargo, es mejor entrar en la vida mutilado y hermoso ante los ojos de Dios, que ser hermoso ante los ojos de los hombres, pero imperfecto delante de Él. Al comienzo Jesucristo tiene que impedir, por medio de su Espíritu, que hagas muchas cosas que podrían ser perfectamente correctas para todos los demás, pero no para ti. No obstante, ten cuidado y no uses tus restricciones para criticar a otros.

La vida cristiana está mutilada al comienzo. Pero en Mateo 5:48 Jesús describe la imagen de una vida perfectamente desarrollada: “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que esta en los cielos es perfecto”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*