EL RENCOR

El odio despierta rencillas; Pero el amor cubrirá todas las faltas. Pr. 10: 12

INTRODUCCIÓN:

Hoy en día vivimos en mundo lleno de rencor, odio y muchos sentimientos negativos que el enemigo ha estado minando no solo en las personas que aun no conocen de Cristo sino también entre los ?hijos de Dios?.

El enemigo es muy astuto y el sabe que cuando siembra una semilla de rencor en el corazón de una persona, el mismo se encargara de hacer que crezca con situación que vendrá a su vida, las cuales el mismo enemigo ocupara para hacer crecer ese rencor en nuestros corazones.

Es por ello que en esta hora queremos desenmascarar las artimañas del enemigo y a la vez hacerte ver que EL RENCOR esta en contra de los principios bíblicos que tenemos que seguir.

DEFINAMOS ¿QUE ES EL RENCOR?

?    Resentimiento arraigado y tenaz. (Definición de la Real Academia Española)
?    Es un profundo resentimiento que se incuba como una enfermedad. El rencoroso se aferra a ese sentimiento de manera obstinada y obsesiva lo cual le provoca debilidad en su salud mental. La persona que siente rencor suele “rumiar” sus rencores, aumentándolos generalmente con fantasías creadas por sus pensamientos que nada tienen que ver con la realidad.

HAY MUCHAS SITUACIONES LAS CUALES PROVOCAN QUE EL ODIO NAZCA EN NUESTROS CORAZONES:

?    Un Familiar que nos abandono.
?    Una Persona que nos hizo daño físico o emocional(Por medio de una palabra).
?    Algún fracaso sentimental, entre otros.

Cuando una de estas situación hacen nacer o crecer en nosotros una raíz de rencor u odio es ahí en donde tenemos que analizar y percibir que el rencor es un sentimiento que comenzara a destruir nuestra vida espiritual poco a poco y que sus consecuencias muy duras, por ejemplo:

CONSECUENCIAS  DEL  RENCOR:
1.    El  rencor  destruye  vidas  más  que  cualquier  otra  cosa.
2.    De  el  dependen  todas  las  formas  de enfermedad  espiritual.
3.    Además  muchas  enfermedades  mentales  y  físicas  tienen  raíces  en  el  rencor.
4.    Donde  hay  rencor  profundo  solo hay  infelicidad.

A lo mejor en tu vida has permitido que el rencor nazca y por mas que has intentado quitarlo de tu corazón has fracasado en el intento.

Quizá tienes mucho tiempo de venir pidiéndole a Dios que quite de tu vida ese sentimiento el cual no te deja servirle libremente, puesto que en tu mente vienen los recuerdos del momento en el que fuiste dañado y eso hace que el rencor cobre fuerza en tu vida.

A lo mejor eres una persona que sabes que estas desagradando a Dios permitiendo que el Rencor te domine y te has permitido que tu mente se cauterice y ya no vea ese sentimiento negativo que hay en tu vida como algo malo, sino que siempre lo excusas haciéndote la víctima.

Es hora que permitas que Jesús obre en tu vida y que Él sea quien te libere, es por ello que queremos darte unos pasos de cómo ser libre de esta sentimiento tan negativo para tu vida como lo es el rencor.

¿COMO SER LIBRE DEL RENCOR?

1.    Hacer conciencia: Requiere recordar y analizar quien fue el agresor y porque.
2.    Buscar consejo Sabio: Consiste en conversar y analizar con una persona de confianza, objetiva, capaz de escuchar, analizar la situación y dar un consejo sabio.
3.    Compasión o Misericordia: Significa esforzarse para ver al agresor como un ser humano que tiene errores y tratar de comprenderlo.
4.    Humildad: Es necesario eliminar el orgullo que actúa como una barrera para impedir que la persona sea libre del rencor.
5.    Perdonar a la persona que lo daño: Reconocer que Jesús me ha perdonado y por ello yo también tengo que perdonar al que me ofende.
6.    LO MAS IMPORTANTE DE TODO ENTREGARLE MI VIDA POR COMPLETO A JESÚS Y HACER DE ÉL, EL CENTRO DE MI VIDA.

CONCLUSIÓN:

La mejor forma de recibir liberación de esta situación es rendirte a los pies de Jesús y perdonar a las personas que te dañaron, pues de otra forma nunca podrás disfrutar de una vida de felicidad. Recuerda Jesús quiere bendecirte grandemente pero para que ello necesitas ser transformado cada día por su mano poderosa.

Autor: Enrique Monterroza
Tomado de: www.enriquemonterroza.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*