EL PROPÓSITO DEL LIBRO DE APOCALIPSIS

EL PROPÓSITO DEL LIBRO DE APOCALIPSISEL PROPÓSITO DEL LIBRO DE APOCALIPSIS

Leer Versículos aquí

El bosquejo del capítulo:

I. (Apoc 1.1-3) La revelación: ¿Para qué es el libro?
A. (v1-2) Para manifestar
B. (v3) Para motivar

II. (Apoc 1.4-8) La salutación: ¿Para quién es el libro?
A. (v4-5a) Para las iglesias y su edificación
B. (v5b-6) Para Jesucristo y Su exaltación
C. (v7-8) Para todos y su amonestación
1.  (v7) El señorío de Dios en la tierra
2.  (v8) El señorío de Dios en la eternidad

En este capítulo vamos a estudiar el primer capítulo del Libro de Apocalipsis, un capítulo que sirve de introducción para todo lo demás que sigue en la revelación que el Señor le dio al Apóstol Juan. Hasta el capítulo 2 vemos el comienzo de la historia de los eventos por venir (con las cartas a las siete iglesias de la Tribulación). Así que, este primer capítulo nos prepara para lo que viene porque nos muestra el propósito de Dios en escribir el libro.

Hemos de observar que Apocalipsis termina de la misma manera, con casi todo un capítulo dedicado a concluir y aplicar la historia futura que se acaba de revelar. El capítulo 22 sólo tiene cinco versículos que se tratan de los eventos por venir?de la eternidad después del Milenio (Apoc 22.1-5). Todo lo demás es una exhortación al lector del libro para motivarle a aplicar lo que acaba de leer.

Así que, Dios nos pone un marco de referencia alrededor de todo lo que vamos a estudiar acerca de los eventos por venir. El primer capítulo nos prepara para lo que viene y el último nos exhorta a hacer una aplicación práctica a la luz de lo mismo. Según el capítulo 1, entonces, ¿cuál es el propósito del Libro de Apocalipsis?

LA REVELACIÓN: ¿PARA QUÉ ES EL LIBRO?

Para manifestar: Apocalipsis 1.1-2

1 La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan,

2 que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto.

Dios inspiró el Libro de Apocalipsis a través del Apóstol Juan y lo hizo para manifestar algo: ?Las cosas que deben suceder pronto?. Dios le dio a Juan la revelación de Apocalipsis para mostrarnos a todos los hombres los eventos por venir. Entonces, podemos ver otra vez que este no es un libro ni ?simbólico? ni ?místico? porque Dios simplemente le mostró a Juan la historia futura y el Apóstol la escribió. Debido a esto, uno podría ver Apocalipsis como un ?libro de texto? sobre la escatología (el estudio de los eventos por venir).

Dios le declaró esta revelación a Juan por medio de ?Su ángel??el ángel de Dios. Es importante en nuestro estudio de Apocalipsis (y realmente en cualquier estudio de la Biblia) que entendamos este término ?ángel?. Según Apocalipsis 1.17-18, el ángel de Dios que le diola revelación de Apocalipsis a Juan era el que estuvo muerto pero que ahora vive. Obviamente esto es una referencia a Jesucristo. Según la Biblia, entonces, un ?ángel? es una ?aparición? (casi siempre cuando vemos la palabra ?ángel? en la Escritura, podríamos reemplazarla por ?aparición? y el sentido no cambio). En este caso de Juan y Apocalipsis el ángel es la aparición de un ser espiritual en el mundo físico porque el ?Ángel? de Dios es la aparición de Dios en un cuerpo en el mundo físico. Por esto, entendemos que se rerefiere al Señor Jesucristo. Así que, cuando vemos el término ?ángel? (tanto en Apocalipsis como en el resto de la Biblia), no debemos creer que es un ?mensajero celestial?, como muchos quieren enseñar hoy en día. Puede ser un mensajero, pero en su sentido más inclusivo, un ángel en la Escritura es una ?aparición? (de un ser espiriutal en el mundo físico o de un ser físico en el mundo espiritual).

Para motivar: Apocalipsis 1.3

3 Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca.

Además de manifestar la historia futura de los eventos por venir, Dios inspiró el Libro de Apocalipsis para cambiar nuestras vidas?para ?motivarnos? a cambiar y crecer en Cristo. El estudio de los eventos por venir no es un simple ejercicio académico de nuestro intelectual. Dios quiere que oigamos estas cosas de profecía para guardarlas. El Apóstol Pedro llegó a la misma conclusión cuando dijo que el conocimiento de los eventos por venir debe cambiar la vida cotidiana del cristiano (2Ped 3.8-18).

Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir! [2Ped 3.11]

Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz. [2Ped 3.14]

En Apocalipsis 1.3 Dios nos da tres claves para la aplicación práctica del estudio de este libro. Primero, si queremos ser bienaventurados (bendecidos) en lo que estamos estudiando, tenemos que leer. A través de la lectura bíblica podemos aumentar nuestro conocimiento y, con la ayuda del Espíritu Santo, entender lo que Dios quiere enseñarnos. Así que, lo opuesto es la verdad también: Si no leemos la Escritura, no vamos a entender nada.

Por esta causa yo Pablo, prisionero de Cristo Jesús por vosotros los gentiles; si es que habéis oído de la administración de la gracia de Dios que me fue dada para con vosotros; que por revelación me fue declarado el misterio, como antes lo he escrito brevemente, leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo. [Ef 3.1-4]

Tenemos que empezar leyendo, pero no debemos parar ahí. A través de la lectura aumentamos el conocimiento, pero Dios quiere que ?oigamos? las palabras de Su Libro también. ?Oír? la Palabra de Dios es ?recibirla? y tomar lo que ella dice personalmente.

Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. [Stg 1.21-22]

En este mismo pasaje de Santiago, vemos el tercer componente del estudio bíblico exitoso: ?Guardar las cosas? que ?oímos? leyendo la Escritura. Guardar la Palabra es ser ?hacedor? de ella?es hacer lo que ella dice. Para ser un hacedor de la Biblia, uno tiene que oírla primero?tiene que tomarlo todo literal y personalmente?y para poder oírla, tiene que leerla.

Esta es la exhortación que vemos en Apocalipsis 1.3: Leer la Palabra (observar lo que dice), oírla (prestar atención a lo que dice) y guardarla (hacer lo que ella dice). Si queremos la bendición de Dios (si queremos ser ?bienaventurados?), tenemos que seguir estos tres pasos constantemente, todos los días. ¿Para qué es, entonces, este libro de la revelación del futuro? Es para manifestar la historia futura y para motivarnos a cambiar nuestras vidas a la luz de lo que está por venir.

LA SALUTACIÓN: ¿PARA QUIÉN ES EL LIBRO?

Para las iglesias y su edificación: Apocalipsis 1.4-5a

4 Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir, y de los siete espíritus que están delante de su trono;

5 y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra.

En el versículo 4 vemos la primera mención del número siete en el Libro de Apocalipsis. Siete es el número de perfección y consumación en la Escritura y es por esto que Dios lo usó tanto en Apocalipsis. Este es el último libro de la Biblia y en él vemos la consumación del plan de Dios. Hay 21 diferentes juegos de siete en Apocalipsis (y note que el número 21 es la combinación de siete?el número de perfección y consumación?y tres, el número de Dios; 7 x 3 = 21):

1.   Siete iglesias12. Siete truenos
2.   Siete ángeles de las siete iglesias13. Siete cabezas del dragón
3.   Siete Espíritus14. Siete diademas del dragón
4.   Siete candeleros15. Siete cabezas del Anticristo
5.   Siete estrellas16. Siete ángeles de las plagas
6.   Siete lámparas17. Siete plagas
7.   Siete sellos18. Siete copas
8.   Siete cuernos19. Siete cabezas de la ramera
9.   Siete ojos20. Siete montes
10. Siete trompetas21. Siete reyes
11. Siete ángeles de las siete trompetas

Cristo mandó el Libro de Apocalipsis, históricamente, a siete diferentes iglesias que estaban en Asia Menor. Una ?iglesia? (a menudo se usa el término ?iglesia local?) es un grupo de creyentes que se reúnen regularmente en un lugar para adorar al Señor y compartir la Palabra de Dios. Así que, tenemos que entender que esta carta (el Libro de Apocalipsis) no se escribió principalmente para ?la Iglesia?, el Cuerpo de Cristo (que es el conjunto de todos los cristianos de todas las épocas). Esta distinción va a ser importante luego cuando analicemos las siete iglesias y lo que Cristo les escribió a ellas en los capítulos 2 y 3. Apocalipsis se escribió para la edificación de unas iglesias locales y para este fin les comunica ?gracia y paz? de parte de Dios.

Como acabamos de ver, Jesucristo es el Autor del Libro de Apocalipsis. El versículo 5 dice claramente que esta revelación es ?de Jesucristo?, el Primogénito de los muertos (o sea, Él es el primero que resucitó para ya no morir más; todos los demás que fueron resucitados en la Biblia, después murieron otra vez).

Es interesante en este contexto recordar lo que Dios nos dice en el Libro de 2Pedro: Toda la Escritura
(incluyendo el Libro de Apocalipsis) vino por medio del Espíritu de Dios.

Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo. [2Ped 1.21]

En Apocalipsis 3.1 vemos que este Espíritu es también los ?siete Espíritus? de Dios.

Escribe al ángel de la iglesia en Sardis: El que tiene los siete espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice esto. [Apoc 3.1]

Luego, en el capítulo 4, la Biblia dice que delante del trono de Dios arden siete lámparas que son estos siete Espíritus.

Y del trono salían relámpagos y truenos y voces; y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete espíritus de Dios. [Apoc 4.5]

¿Cómo puede ser que son siete Espíritus pero a la vez es uno? Y, ¿qué tienen que ver con siete lámparas? Vemos la respuesta en Éxodo 25.31-40 y el diseño divino en el candelero de oro para el Tabernáculo. Este candelero de oro es un cuadro del Espíritu Santo de Dios. Todo el candelero es ?de una pieza? (Exodo 25.36) porque sólo hay un Espíritu de Dios. Sin embargo, el mismo mueble tenía ?siete lamparillas? (Exod 25.37). Había una lamparilla en cada uno de los seis brazos y una también en la caña central (Exod 25.33-34). Así que, el candelero nos muestra un buen cuadro del Espíritu Santo porque hay ?siete Espíritus? (siete lamparillas; siete manifestaciones del Espíritu) que realmente son Uno sólo (el candelero era de una sola pieza). Vemos la explicación de este cuadro en el Libro de Isaías.

Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová. [Isa 11.2]

Son siete las manifestaciones del mismo Espíritu. Así que, cuando se habla de los ?siete espíritus de Dios? en el Libro de Apocalipsis, no es que haya siete diferentes Espíritus. Hay un solo Espíritu de Dios que se manifiesta en siete diferentes maneras. La ?caña central? del candelero corresponde al ?Espíritu de Jehová? (la manifestación principal del Espíritu) y los seis brazos corresponden a las demás seis manifestaciones de Isaías 11.2: De sabiduría, de inteligencia, de consejo, de poder, de conocimiento y de temor de Jehová. A través de Su Espíritu, el Señor Jesucristo inspiró el Libro de Apocalipsis y lo hizo para la edificación de las iglesias locales.

Para Jesucristo y Su exaltación: Apocalipsis 1.5b-6

5 Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre,

6 y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.

El Libro de Apocalipsis se inspiró también para exaltar a Cristo?es para Su ?gloria e imperio por los siglos de los siglos?. Este libro exalta a Cristo por lo que Él hizo (por Sus grandes obras). Él ?nos amó, y nos lavó… y nos hizo reyes y sacerdotes?. Es por esto que Cristo es exaltado en el Libro de Apocalipsis, y es por esto también que será exaltado por toda la eternidad?por los siglos de los siglos. Nosotros podemos exaltar a Cristo hoy de la misma manera: Anunciando Sus obras, especialmente Su obra en la cruz. Él nos amó tanto que murió en nuestro lugar y así nos lavó de todos nuestros pecados por Su sangre que derramó. Cuando anunciamos esto en el mundo, estamos exaltando y gloficando a Dios.

Es curioso que el versículo 6 menciona a algunas personas que, por la obra de Cristo, llegaron a ser ?reyes y sacerdotes para Dios?. Sólo hay dos sacerdocios que se mencionan en la Biblia y de los dos sólo uno tiene que ver con alguien siendo rey y sacerdote a la vez. Los dos sacerdocios, según Hebreos 7.11, son el levítico y el de Melquisedec. Este último era rey y también sacerdote del Dios Altísimo (Heb 7.1). Además, Hebreos 7 nos enseña que el orden de Melquisedec es espiritual porque no tiene que ver con una descendencia como el sacerdocio levítico (que se mantiene dentro del linaje físico de Aarón; o sea, uno tiene que nacer como un descendiente de Aarón para formar parte del sacerdocio levítico). Hebreos 6.20 dice claramente que Cristo era un sacerdote del orden de Melquisedec, como es obvio por el hecho de que Él es Rey y a la vez el Sumo Sacerdote (Heb 8.1; 9.11). Lo curioso es que Apocalipsis 1.6 dice que hay otros ?reyes y sacerdotes? que fueron (o serán) hechos así por la obra de Dios (?nos amó… nos lavó… nos hizo reyes y sacerdotes para Dios?). No son del sacerdocio levítico?el orden de Aarón?porque fueron ?hechos? sacerdotes; no nacieron así. ¿Quiénes serán? Históricamente, eran los cristianos porque el Libro de Apocalipsis se escribió a las siete iglesias locales que estaban en las siete ciudades mencionadas de Asia Menor. Así que, podríamos llegar a hacer una aplicación personal y decir que nosotros también somos estos ?reyes y sacerdotes? del orden de Melquisedec. Sólo es que para nosotros, una parte de todo esto es condicional. Si somos fieles en la misión (si es que padecemos juntamente con Cristo en lo que Él está haciendo en el mundo hoy), reinaremos con Él como ?coherederos?. O sea, como Él es Rey, podríamos llegar a ser hechos ?reyes? también si somos fieles en la misión de hacer discípulos.

Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados. [Rom 8.17]

Somos ?sacerdotes? en el sentido que tenemos acceso directo a Dios (Ef 2.13; 1Tim 2.5; Heb 4.16) e intercedemos por otros delante de Él (1Tim 2.1-4). Esto sería una aplicación personal de Apocalipsis 1.6 porque doctrinalmente este pasaje se refiere a algunos fieles en la Tribulación que tendrán el gozo de reinar con Cristo y funcionar como sacerdotes en el reino futuro. Específicamente se refiere a los 12
Apóstoles (de los cuales Juan, el autor humano de Apocalipsis, forma parte).

Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. [Mat 19.28]

El Libro de Apocalipsis, entonces, está en nuestras Biblias para exaltar a Jesucristo. Todo el contenido de este libro sirve para glorificar a nuestro Señor destacando Su carácter y también Sus obras.

Para todos y su amonestación: Apocalipsis 1.7-8

7 He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén.

8 Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el
Todopoderoso.

El señorío de Dios en la tierra (v7)

El evento central de todo el Libro de Apocalipsis es la segunda venida del Señor Jesucristo. En aquel día Él vendrá en las nubes y establecerá Su señorío aquí en la tierra. Será el día cuando Él vendrá para tomar control de lo que es el Suyo: El reino en esta creación.

Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido. [Dan 7.13-14]

La nubes en las cuales el Señor vendrá seremos nosotros y todos los demás que formarán parte de los ejércitos celestiales. Apocalipsis 19.14 dice que en la segunda venida los ejércitos celestiales?los santos de todas las épocas y los ángeles, todos vestidos de lino finísimo y blanco?seguiremos al Señor. Así que, los innumerables seres vestidos de blanco brillante nos veremos como nubes alrededor de Jesucristo.

Todo ojo verá a Jesucristo en Su venida porque, sin duda, saldrá por televisión en todos los canales de noticias. No hay nada hoy en día que pueda suceder sin que todo el mundo se entere del asunto en cuestión de minutos. La llegada del Señor Jesucristo a la tierra con millones de santos y ángeles para hacer guerra contra los ejércitos de las Naciones Unidas será una noticia que correrá por todo el mundo. Tanto los judíos?los que ?le traspasaron? (Zac 12.10)?como los gentiles (los demás linajes en la tierra) lo verán.

Además, la segunda venida será muy diferente de la primera vez que el Señor llegó a la tierra. Cristo vino la primera vez y se sometió a la voluntad de los hombres, quienes lo crucificaron. La segunda vez que venga, Él impondrá Su señorío violentamente sobre todos los moradores de la tierra y los regirá con vara de hierro (a la fuerza).

Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. [Apoc 19.14-15]

 

El señorío de Dios en la eternidad (v8)

Cristo, en este contexto de Su venida para reinar, se refiere a sí mismo como el Alfa y la Omega. ?Alfa? es la primera letra del alfabeto griego y ?omega? es la última. Cristo es Dios eterno en la carne?el que es desde el principio y hasta el fin. Él es el que murió por nuestros pecados y también el que resucitó de entre los muertos. Entonces, Él es también el que vendrá para reinar sobre Su creación?es el Todopoderoso.

Observe que este título ?Todopoderoso? se refiere a Jehová en el Antiguo Testamento.

Era Abram de edad de noventa y nueve años, cuando le apareció Jehová y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto. [Gen 17.1; esta es la primera mención de ?Todopoderoso? en la Biblia]

Jesucristo es el Dios Todopoderoso porque Él es Jehová en la carne. Así que, los que no quieren aceptar la deidad de Cristo (que Él es el único Dios, Jehová en la carne) están equivocados. La manifestación de Dios  en  esta  creación?el  ?Ángel  de  Jehová?  (la  aparición  de  Jehová  en  este  mundo  físico)?es Jesucristo.

El señorío de Cristo es, entonces, tan eterno como Él, y será impuesto sobre los moradores de esta tierra en Su segunda y gloriosa venida. El Libro de Apocalipsis sirve como una amonestación a todos los habitantes de este planeta que deben arrepentirse y someterse al Señor ahora voluntariamente (para su salvación) y no luego a la fuerza (para su condenación).

Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. [Flp 2.9-11]

Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos. [Apoc 17.30-31]

Tomado de Apocalipsis ? Gregory A. Kedrovsky

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*